Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Se buscan trabajadores felices

Coach Ejecutiva AECOP-EMCC y formadora de AIN

foto de Mamen Antón, Coach Ejecutiva AECOP-EMCC y formadora de AIN

foto de Mamen Antón, Coach Ejecutiva AECOP-EMCC y formadora de AIN

Cedida
Actualizada 20/04/2017 a las 13:32
  • Mamen Antón

Billares, jardines, zonas de juego y descanso, comida y bebida gratis, guardería, mascotas correteando… Seguro que todos hemos visto alguna vez imágenes, con severas dosis de envidia, de cómo son las oficinas de Google, Microsoft y otros gigantes tecnológicos. ¿Postureo? ¿Estrategia estudiada? ¿Efectividad laboral? Pues un poco de todo. Pero la realidad es que realmente allí se trabaja de esa forma. De acuerdo que es un sector muy especializado y bajo un sistema de trabajo basado en proyectos. Eso permite la flexibilidad total de horarios, los descansos, el teletrabajo… siempre que se cumplan los objetivos determinados en el plazo acordado.

 

Lo que está ya empíricamente comprobado es que este tipo de organización del trabajo redunda indefectiblemente en un aumento considerable de la efectividad y productividad laboral (que acaba desembocando irremediablemente en un aumento del retorno de la inversión empresarial). ¿Pero cómo podemos desde una empresa nuestra “convencional” adaptar estos modelos?

 

A día de hoy nadie discute ya que el optimismo y el bienestar emocional de los trabajadores es uno de los principales activos en cualquier organización empresarial. En el fondo, siempre se ha sospechado que era así: hacer equipo, motivación, comunicación interna efectiva, transparencia… Ahora ya hay estudios que lo corroboran, implicando nuevos conceptos como el del “salario emocional”; todas aquellas retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa y cuyo objetivo es incentivar de forma positiva la imagen que tiene sobre su ambiente laboral, incrementar su productividad, así como satisfacer las necesidades personales, familiares o profesionales que manifiesta, mejorando así su calidad de vida y fomentando un buen clima organizacional:

 

  • Flexibilidad de horario.
  • Teletrabajo.
  • Trabajo por objetivos y proyectos (sin presentismo permanente).
  • Beneficios sociales.
  • Tiempo de disposición propia.
  • Inteligencia emocional.
  • Motivación.

 

Sin embargo, sería un error que las organizaciones se lanzaran a la conversión del trabajador feliz pensando únicamente en su cuenta de resultados. Muchas empresas lucen orgullosas un sinfín de sellos acreditativos de su responsabilidad con el medio ambiente y la ecología, gestión de residuos, corresponsabilidad energética…

 

¿Y qué hay de la “ecología humana”? ¿Por qué no cuidar también la salud emocional de nuestra especie igual que intentamos cuidar de la salud de nuestro planeta? Y qué mejor para ello que empezar con su propio personal.

 

Resulta evidente que  no solo con futbolines o eliminando el fichaje lograremos mágicamente convertir a nuestro personal en trabajadores más felices. El profesor Rojas Marcos habla con frecuencia en sus intervenciones de la “empresa optimista”: aquella en la que el empleado cree que su aportación es determinante al resultado. Son organizaciones en las que las personas sienten que lo que hacen sirve para algo y que fomentan también la comunicación entre sus empleados, incluso en duros y complicados momentos de crisis.

 

Los próximos días 5,10 y 12 de mayo en la Asociación de la Industria Navarra (AIN) trataremos de dilucidar todas estas claves en el curso “Se buscan trabajadores felices”. ¿Merece la pena intentarlo?

 

Mamen Antón Remírez es Coach Ejecutiva AECOP-EMCC y formadora Senior Dpto. de Formación de AIN.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra