Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Simplificar la gestión de aguas residuales para evitar problemas técnicos y legales

Experto en depuración de aguas residuales industriales

Carlos Sala Gómez es socio fundador de Depuración y Reutilización S.L.

Carlos Sala Gómez es socio fundador de Depuración y Reutilización S.L.

Actualizada 21/04/2016 a las 21:07
  • CARLOS SALA GÓMEZ
Los procesos productivos de muchas empresas generan aguas residuales específicas, en general diferentes a las generadas por usos domésticos. Para el tratamiento de las aguas de origen urbano las autoridades están obligadas a construir y operar Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR); no así para las aguas residuales de origen industrial, por lo que las industrias están obligadas a instalar sus propias depuradoras.

Desde los puntos de vista legal (y ecológico), técnico, económico y de complejidad de gestión, el punto final de vertido es determinante:
 
  1. Vertido a red de alcantarillado con EDAR final
  2. Vertido a red de alcantarillado sin EDAR final
  3. Vertido a cauce público.

A efectos legales, los casos 2 (vertido indirecto a cauce público) y 3 son equivalentes. Cauce público se considera río, lago, riera, barranco (e incluso vertido al terreno) o mar. Las condiciones (rigurosas) de grado de contaminación del vertido en estos casos las determinan la confederación hidrográfica, empresa pública de saneamiento u organismo que cada comunidad autónoma determine, o directamente el Estado. Para estos casos, la industria está obligada a instalar (y operar correctamente) una depuradora de aguas residuales, frecuentemente compleja y costosa. El incumplimiento grave de la calidad del vertido implica responsabilidades penales, con posible imputación de delito ecológico que puede llevar a penas de cárcel para el empresario.

En el caso 1, las condiciones de calidad del vertido las determina el organismo (generalmente municipal o supramunicipal) responsable de la operación de la EDAR. La calidad del vertido establecido para cada industria busca asimilar éste a un vertido doméstico, obligando a la industria a una depuración parcial de sus aguas eliminando contaminantes específicos generados en su proceso o asimilando su grado de concentración a los de los vertidos de origen urbano (que es para los que están diseñadas las EDAR). El grado de complejidad de esta depuradora industrial varía mucho según sea el proceso productivo de cada industria.

El incumplimiento de la calidad del vertido implica generalmente multas (y aumento del precio del canon de vertido) y, si los incumplimientos son graves y reiterados, pueden llevar a la revocación de la autorización ambiental y la licencia de funcionamiento.

Una depuradora industrial puede ser muy compleja y costosa. Siempre significa un gasto sin retorno de la inversión (si no consideramos retorno evitar multas, riesgos de cese de la actividad de la empresa o peligro de condena por delito ecológico).

Por esta razón, entre otras, cada vez más empresas deciden externalizar la operación de sus depuradoras de aguas residuales. La tendencia empresarial de los últimos años es que las empresas tengan la estructura justa adecuada para su propia actividad y externalicen las actividades para las que su capacidad técnica y de gestión no están especializadas.

Poner en manos de una empresa especializada la gestión de la depuradora permite optimizar su funcionamiento, minimizar problemas de funcionamiento (y vertidos fuera de límites) y ahorrar costes. Aunque una industria pueda disponer de un técnico que conozca perfectamente su depuradora concreta, la disponibilidad de un grupo de técnicos con experiencia en depuradoras de diferentes sectores significa un bagaje de conocimientos y experiencias imposible de igualar por un técnico que conozca exclusivamente su propia depuradora.

Los principales conceptos de coste de la mayoría de las depuradoras en las que existe un gran potencial de ahorro son:
  • Energía eléctrica (soplantes, control de oxígeno, bombas...).
  • Consumo de productos químicos (optimización del proceso, dosificaciones, cambio de productos por otros más específicos...).
  • Mano de obra (automatización, control y monitorización remotos).
  • Canon de vertido o de saneamiento (mejora de la calidad del vertido).
  • Gestión de residuos (disminución de su volumen, mejora de la gestión de fangos, cambios y mejoras del proceso de deshidratación...).

Toda industria genera un residuo (que si va con el agua, es agua residual). Sin embargo, siempre es posible reducir la cantidad (y/o concentración) de las aguas residuales. Para ello, hay que estudiar a fondo el proceso productivo y las prácticas de operación dentro de fábrica. Para esto es indispensable una íntima colaboración entre los responsables del proceso productivo y los de gestión de la depuradora. Si los técnicos de la empresa especialista en gestión de depuradoras tienen experiencia industrial, pueden aportar una ayuda extra para conseguir ese objetivo.

Basándonos en las “3 R” elementales de la gestión de residuos: “Reducir, Reciclar, Reutilizar”, y dado que las exigencias de calidad del vertido son cada vez mayores, si el agua depurada hemos conseguido que salga tan limpia, ¿porqué no reciclarla en alguna parte del proceso de la propia industria?


Carlos Sala Gómez es socio fundador de Depuración y Reutilización S.L. y experto en depuración de aguas residuales industriales.
 

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra