Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Entrevista
IMPRESIÓN DIGITAL

IN2 Printing Solutions, un referente mundial en máquinas Inkjet para el sector farmacéutico

En solo cinco años desde su creación, esta empresa tecnológica ha logrado consolidar un producto industrial y tener como clientes a los principales fabricantes de medicamentos del mercado nacional

Carlos Corchón, Josemari Martínez y Joseán Górriz, socios de In2 Printing Solutions

IN2 Printing Solutions, un referente mundial en máquinas Inkjet para el sector farmacéutico

Carlos Corchón, Josemari Martínez y Josean Górriz, socios de In2 Printing Solutions.

E.S.
Actualizada 09/09/2016 a las 14:54
Etiquetas
En 2010, el centro tecnológico Cemitec y la sociedad de capital riesgo Start Up  Capital Navarra crearon In2 Printing Solutions, una empresa innovadora de base tecnológica dedicada al diseño, desarrollo y fabricación de soluciones de impresión digital industrial. En estos años, la compañía ha evolucionado y se ha convertido en la empresa líder en el mercado nacional de máquinas de impresión con Inkjet para el sector farmacéutico y en un claro referente a nivel mundial.

 
CARLOS CORCHÓN

Puesto: Director Gerente
Fecha de nacimiento: 13/03/1973
Formación: Ingeniería Industrial (Universidad de Zaragoza)
Trayectoria profesional: Lucas Girling (1,5 años), Azkoyen Hostelería (2 años), Grupo Simes (9 años), Muebles Bordonabe (0.5 años)
Linkedin

JOSEMARI MARTÍNEZ OSÉS

Puesto: Desarrollo software
Fecha de nacimiento: 13-07-1978
Formación: Ing. Telecomunicación.
Trayectoria profesional:
Desarrollo software en ETS (Madrid), desarrollo de producto electrónico en CEMITEC, ingeniero de Control en Gamesa
Linkedin
El pasado mes de mayo, el equipo directivo de In2, formado por Carlos Corchón Zamora y Josemari Martínez Osés, con el apoyo de las empresas Hutipre y Coyma, adquirió el 100 % de la propiedad. “Fue un proceso complicado y duro pero finalmente lo conseguimos”, señala Carlos Corchón, socio y director gerente.

En 2015 se cumplían los cinco años de la fundación de la empresa y ese era el horizonte de desinversión que se había marcado Start Up desde el inicio, por lo que comenzó la búsqueda de nuevos inversores.

“Nos estamos haciendo un hueco importante en el mercado farmacéutico y la única competencia a nivel mundial es una empresa suiza, que fue una de posibilidades con las que se contactó para que comprara la empresa… Después de años de mucho esfuerzo y trabajo para sacar la empresa adelante, veíamos que el rumbo que iba a tomar no tenía ningún futuro y no podíamos quedarnos sin hacer nada”, añade.

Nadie lo decía en palabras pero, a juicio de Corchón, los hechos indicaban que el interés de la empresa suiza en In2 se debía únicamente a que “somos los únicos en el mercado que le podemos hacer sombra y competir con ella”.

Corchón y Martínez creían en las posibilidades de la empresa si seguía con la trayectoria que llevaba, pero ninguna de las alternativas que se planteaban en ese momento ofrecía ese futuro. Así que, animados por las personas que tenían alrededor como Hutipre, empresa encabezada por Josean Górriz Idoate y encargada del diseño, fabricación y montaje mecánico de las máquinas de In2, junto a la compañía catalana Coyma, distribuidora de maquinaria para el sector farmacéutico, decidieron crear un consorcio para adquirir la compañía y asegurar su futuro en la dirección deseada.

Lo que pudiera parecer la decisión más sencilla, ya que se trataba de vender la empresa a las personas que mejor la conocían, no fue tan sencillo. “Parece que había gente que no quería que la compráramos, sin embargo, haciendo la mejor oferta y poniendo encima de la mesa más dinero que los de fuera, lo conseguimos. Pero no habría sido posible sin la ayuda y la confianza de Caja Rural de Navarra, Banco Sabadell, BBVA y Elkargi, que han apostado por el proyecto, y sin el apoyo de proveedores y clientes, especialmente Cinfa”, remarca Corchón.

En la misma línea se muestra Josean Górriz: “El esfuerzo que hemos tenido que hacer ha sido muy importante y es duro luego encontrarte tantas pegas para conseguir que este proyecto siga adelante y se quede en Navarra”. En la actualidad, el accionariado de In2 Printing Solutions se reparte en un 30% para cada una de las empresas, 20 % para Corchón y otro 20 % para Martínez, que es el desarrollador de software.

Con el horizonte despejado, ahora In2 constituye una competitiva alternativa en el mercado de la impresión Inkjet, gracias a un producto industrial consolidado y de calidad y a una innovadora tecnología que se puede utilizar en múltiples sectores.

La primera máquina que fabricaron fue un prototipo para Cinfa, que les abrió las puertas del mercado farmacéutico. 

Carlos Corchón. Sí, fuimos a presentarles las posibilidades de la impresión en Inkjet y nos propusieron crear una máquina para imprimir el aluminio de los blísters de sus medicamentos. Diseñamos un prototipo de la mano de Cinfa y a medida de sus necesidades y les gustó tanto que nos encargaron convertirlo en una máquina para entrar en producción. Así fue como empezó a girar la rueda. Fue un proceso duro pero nos sirvió para aprender cómo funciona el sector farmacéutico, lo que hacen otros laboratorios… Fue una suerte enorme porque en Cinfa se involucraron, tuvieron paciencia con nosotros, sabían lo que querían y eso nos permitió crear estas máquinas y hacernos un hueco en el mercado.

Tras crear la máquina para Cinfa, ¿luego la pudieron vender a otras empresas?

C.C. Hay clientes que cuando les fabricas un producto se aseguran que sea exclusivo para ellos pero Cinfa fue muy generoso y nos dijo que les interesaba que a nuestra empresa le vaya bien porque es bueno para Navarra. Siempre nos han demostrado una vocación de colaboración total. Es un tema de mentalidad, de ver qué es bueno para todos, pero sin ellos no habríamos podido llegar hasta aquí ni estaríamos posicionados a nivel mundial en el mercado farmacéutico. Seguimos teniendo una relación muy cercana e, incluso, permiten que potenciales clientes puedan visitar sus instalaciones para ver nuestras máquinas, aunque sean su competencia directa. El caso de Cinfa va más allá de lo normal. Tienen un potencial innovador enorme y, en parte, es porque están totalmente abiertos a colaborar con otras empresas.

¿Cuáles son los clientes más importantes con los que trabajan?

C.C. El 80% de nuestra facturación proviene del sector farmacéutico y, además de con Cinfa, también trabajamos con Kern Pharma, Grupo Chemo, Laboratorios Dr. Esteve, Cyndea Pharma, SAG Manufacturing, Laboratorios Gramar y B. Braun Surgical. Los principales fabricantes de medicamentos por volumen de España son clientes nuestros. En otros sectores también hemos vendido nuestras máquinas a BSH Electrodomésticos, Etiquetas E. Albéniz, Universidad de Zaragoza, ImageXpert Inc., Campos del Pacífico… Ahora hemos  comenzado un proyecto para el mundo aeronáutico con una empresa francesa y estamos acabando también una máquina para imprimir sobre los tapes de los botes de conserva.

¿Cada cliente requiere unas especificidades concretas en sus máquinas?

Josemari Martínez. Esto es como un coche, el armazón mecánico y el motor es igual pero tú puedes personalizar el color, los asientos, que tenga pantalla para DVD… En nuestro caso es parecido, el cliente nos pide que la máquina se conecte a su ERP, a las bases de datos, no quiere tocar nada, o quiere que la pantalla sea de una forma determinada, que se comunique con sus equipos… intentamos abrir el abanico de posibilidades de cara al cliente porque nuestra competencia es muy cerrada.

Es algo que les diferencia y un valor añadido a su producto.

J.M. Sí, el cliente percibe un esfuerzo y unas ganas por crear un proyecto común. No solo buscamos vender una máquina sino que nos interesa que funcione para su empresa y que esté satisfecho con lo que recibe, que es algo que ha diseñado con nosotros en función a sus necesidades. Por eso hay mucho trabajo previo con el propio cliente antes de diseñar la máquina para conocer cuál es su método de trabajo, sus requerimientos, sus necesidades... Es una máquina compleja de diseñar porque lleva sensores, electrónica, mucha computación, sistemas de visión artificial, componentes externos… pero mecánicamente es sencilla y fácil de usar.

C.C. Precisamente lo difícil es que la mecánica sea sencilla. Nuestra competencia fabrica una máquina que es muy complicada y lo que nos diferencia es que hemos conseguido que las cosas se puedan hacer de una forma más sencilla.

¿Qué facturación ha tenido la empresa en los últimos años?

C.C. En 2015 cerramos el año con 950.000 euros de facturación, con un 16 % de crecimiento, y este año esperamos llegar a 1,2 millones de euros. El salto importante lo dimos entre 2013 y 2014 que pasamos de los 300.000 a 820.000 euros, cuando empezamos a vender más masivamente las máquinas para el sector farmacéutico. En solo cinco años, hemos logrado crear una empresa de cero y consolidar un producto industrial que es algo muy difícil de lograr.



¿Qué posibilidades ofrece la impresión Inkjet?

C.C. Es una tecnología que permite imprimir sobre diferentes superficies, como el aluminio de los blísters de los medicamentos, que es la principal máquina que fabricamos, pero también madera, plástico, chapa metálica, balones, bolsas, tapones, cristal, cerámica... Se trata de una impresión sin contacto, tirando gotas de tinta, como las impresoras de casa pero llevado a la industria y maximizado. Es un proceso muy rápido que puede llegar a imprimir 45 metros por minuto.

Josean Górriz. Es una tecnología que tiene mil aplicaciones por descubrir y múltiples campos de trabajo. Hemos empezado con máquinas para el sector farmacéutico pero se puede pintar casi todo, es cuestión de probar cómo. Es un mundo por investigar.

J.M. La ventaja del Inkjet frente a las rotativas o la flexografía es que no necesita clichés para imprimir, solo hace falta una imagen digital. Esto, para a una empresa farmacéutica que cuenta con 3.000-4.000 referencias vivas, que tiene que imprimirlas para disponer en stock y cambiar el cliché cada vez, es una ventaja fantástica porque solo hay que darle a un botón y es todo mucho más fácil. De esta forma, se eliminan muchos procedimientos internos y stock, con su correspondiente ahorro.

Y ahora el siguiente reto al que se enfrentan es dar los primeros pasos en la internacionalización de la empresa.

C.C. Así es. Nos acaban de encargar la primera máquina en el Reino Unido para una compañía farmacéutica importante. No es del tipo que estamos haciendo pero es un bonito hito poder colocar allí una máquina antes de final de año. Además, en Francia estamos colaborando con una empresa del sector aeronáutico. De forma paralela, tenemos un acuerdo de distribución con un agente para Latinoamérica y los países balcánicos, y ya hemos presentado bastantes ofertas. De hecho, estamos en conversaciones para realizar un pedido para Perú en 2017. En Sudamérica parece que van a empezar a fructificar las cosas pronto y también tenemos otro comercial para Francia y Alemania.

Esa máquina para el sector aeronáutico, ¿se puede convertir en una segunda línea de negocio?

C.C. Sí, quizás, pero donde nos estamos encontrando que puede surgir una segunda línea de negocio es en torno a nuestro software porque ya hay varias empresas que están interesadas.

J.M. Nosotros fabricamos máquinas y el software va incluido, es un complemento. Pero hay clientes que hacen sus propias máquinas y no tienen tanta necesidad de hacer un complejo mecánico y nos piden que integremos nuestro software en su máquina y se lo vendamos. Era algo que inicialmente no queríamos hacer pero si te viene una empresa potente y te dice que le interesa nuestro software porque en el mercado no encuentra algo similar no les puedes decir que no. De pronto se ha abierto la posibilidad de empezar a serializar nuestro software, que parece que puede tener éxito y le vamos a dar una vuelta.

C.C. El software que ha desarrollado Josemari ha cogido tanto prestigio a nivel mundial que el fabricante de los cabezales que utilizamos en nuestras máquinas se ha quedado sorprendido de lo que es capaz de hacer. Cuando a este fabricante le preguntan las empresas cómo hacer determinadas cosas, les remite a que hablen con In2 en España para que les demos una solución y de esta forma nos están llegando nuevos clientes.

¿Cuántos trabajadores están en plantilla? ¿tienen pensado contratar a más gente?

C.C. Somos cinco pero si las cosas siguen como hasta ahora y el ritmo de pedidos va acorde a lo que pensamos, contrataremos a alguien con un perfil muy técnico a comienzos de 2017.

 
 

IN2 PRINTING SOLUTIONS

  • Actividad: Diseño y fabricación de sistemas de impresión digital industrial
  • Sector: Fabricación de maquinaria
  • Año de Fundación: 2010
  • Dirección: Pol. Ind. Noáin-Esquíroz, C/H-24. Esquíroz de Galar (Navarra)
  • Webwww.in2ps.com
  • Empleados: 5 empleados 
 

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual