Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Conservas

​Viuda de Cayo apuesta por la internacionalización y duplicará su cifra de exportación

La empresa de Mendavia dirigida por Cayo Martínez sigue innovando y está desarrollando, a través de su marca premium La Catedral de Navarra, una gama de platos listos para comer

Cayo Martínez, gerente de La Catedral de Navarra

Cayo Martínez, gerente de La Catedral de Navarra

Actualizada 02/06/2016 a las 21:26
Etiquetas
En Cayo Martínez conviven dos personalidades enfrentadas. Por un lado está la del empresario visionario, emprendedor y motivado por afrontar nuevos retos y negocios, pero, por otro, ese espíritu atrevido rivaliza con una parte más precavida, con gusto por la tradición, el detalle y la calidad, que le hace mirar constantemente al cielo para comprobar si el clima va a ser propicio para el campo y sus cultivos. Fruto de esta dicotomía, el gerente de Conservas Viuda de Cayo es capaz de asociarse a José Gómez, director general de Jamones Joselito, en el Grupo Álbora, una aventura hostelera que les ha llevado a abrir dos restaurantes en Madrid (uno de ellos ha obtenido ya una estrella Michelin) pero, al mismo tiempo, es reacio a dar cifras de estimaciones de ventas por si el pedrisco le destroza la producción de pimientos como ocurrió hace unos años.

Pero como no hay que estar pendiente de los elementos que escapan a nuestro control, la empresa ha dado un paso más en su internacionalización y ha creado un Departamento de Exportación con el objetivo de duplicar sus cifras de ventas en mercados internacionales. “Hemos exportado nuestras conservas desde hace muchos años pero era una venta totalmente pasiva, la gente nos llamaba y nos compraba. Sin embargo, después no había un seguimiento de esas ventas y no sabíamos dónde estaba colocado el producto. El año pasado exportamos el 6% de nuestra facturación y en 2016 esperamos llegar al 12%. Para ello, hemos contratado a una persona para trabajar este tema de una forma mucho más profesional, llegar a más mercados y potenciar nuestra internacionalización”, explica Cayo Martínez, quien admite que en estos primeros meses del año ya se están viendo los primeros frutos de esta apuesta.

Además del reto de aumentar sus ventas en el extranjero, Viuda de Cayo sigue innovando y, además de sus conservas, cremas, salsas y aceite, está desarrollando una nueva gama de platos listos para degustar. En 2014, a través de su marca premium La Catedral de Navarra, lanzó “La Fabada de Casa Gerardo por LC” y, motivados por su éxito, este año presentaron en Alimentaria un nuevo plato de callos con garbanzos y otro de piquillos confitados.

Esta empresa familiar de Mendavia lleva más de 70 años dedicada al sector de las conservas vegetales, especialmente centrada en los productos navarros con Denominación de Origen. Antes de envasar sus propias verduras, Petra López, la abuela del actual gerente y viuda de Cayo, tal y como el nombre de la compañía indica, fue la primera estañadora de la localidad y se dedicaba a cerrar los botes de conserva casera que los vecinos del pueblo preparaban en casa. Posteriormente, empezó a preparar sus propias conservas y a vender sus productos. Así fue como surgió la empresa, que actualmente genera 35 puestos de trabajo fijos y 80 fijos discontinuos y es el mayor productor de pimiento del piquillo DO Lodosa y de espárrago IGP Navarra.

Cayo Martínez es la tercera generación al frente de Viuda de Cayo. Con 16 años se incorporó al negocio familiar y comenzó a trabajar en la recepción de los productos que llegaban del campo. Tras pasar por diferentes puestos y tareas de la fábrica, en el año 2000 se hizo cargo de la gerencia de la empresa, que desde entonces ha cuadruplicado su facturación aunque durante los años de crisis ha visto cómo su facturación experimentaba retrocesos del 20% con respecto a 2008. “Han sido años duros, sobre todo en los productos de alta gama. Pero la crisis también nos ha ayudado a ajustar nuestras fabricaciones para no hacer barbaridades, optimizando los procesos para ser más competitivos. En 2014 la tendencia de bajada cambió y en 2015 también seguimos creciendo”, apunta el gerente de Viuda de Cayo.

¿Qué facturación tuvieron el año pasado y qué estimaciones han realizado para este año?

En 2015 facturamos alrededor de 8 millones, que con respecto al año anterior supone un crecimiento del 2%. Para este año nuestra intención es seguir creciendo entre un 3 y un 5 %, hasta llegar a los 8,5 millones de facturación, pero todo depende de lo receptivo que esté el mercado a las subidas de precio. Por ejemplo, este año, parece que hay subida en el precio del espárrago. Si el mercado está receptivo y lo admite, sí cumpliremos los objetivos pero es muy complicado saber a ciencia cierta lo que se va a vender porque hasta el 1 de julio no sabemos los espárragos que vamos a producir. Yo puedo hacer los números más bonitos del mundo pero si luego el clima no acompaña…

Hace unos años, por culpa del pedrisco perdimos el 50% de la producción de pimientos. Realizamos estimaciones pero a nosotros nos marca mucho la climatología porque al estar acogidos a las Denominaciones de Origen estamos obligados a comprar producto solamente en unas zonas determinadas, no tenemos nada de producto de importación y por eso nos condiciona muchísimo la metereología. Otros industriales que trabajan con todo tipo de producto no tienen las limitaciones de tener que comprar aquí.

¿Cómo les ha afectado la llegada de productos importados de Perú y China?

La pérdida de empleos ha sido importante en la producción y la transformación. No hay más que ver la producción de espárrago con Denominación de Origen Navarra que ha pasado de ser de 25 millones de kilos a los 4 que tiene ahora. La gente se equivoca porque compra ciertas marcas pensando que es producto de Navarra y no lo es, porque esconden bajo el nombre de la provincia lo que es materia prima de otros países.

¿Eso no está perseguido?

Sí, pero la legislación es un tanto suave y como dependemos de la UE y allí los proteccionismos no se ven bien... Los países con más peso en Europa son los que más producto traen de fuera porque buscan ser competitivos en cuanto a precio. La competencia dentro de un orden es buena, lo que tenemos que conseguir es que la gente valore nuestro producto por su calidad y lo reivindique. Pero la competencia no es buena cuando en la etiqueta se esconde el origen del producto. Si jugamos todos con las mismas reglas, perfecto.

 


En su empresa realizan una apuesta importante por los productos navarros y reivindican la importancia de las denominaciones de origen.

Las denominaciones de origen es lo más fuerte que tiene Navarra y hay que defenderlas. Cuando viajas por el mundo, lo primero que te nombran al decir de dónde eres es espárrago, pimiento, ahora empieza a nombrarse el vino. En cuanto a productos agroalimentarios, no hay otra provincia que tenga tantos y tan buenos como nosotros: espárrago, pimiento, alcachofa, queso de Roncal, cogollo de Tudela, vino de Navarra, rosado, pacharán… Navarra se ha hecho un nombre y tenemos lo más difícil: la marca. Hay un trabajo bien hecho pero cierta gente se están aprovechando de este paraguas.

Los productos de calidad están vinculados a esta tierra. El espárrago de Navarra es un producto que prácticamente no tiene fibra, es muy blanco, tiene un sabor muy intenso... y lo que no se puede pretender es que un espárrago que venga del otro lado del charco o de China tenga las mismas peculiaridades que el de aquí porque son diferentes. Y cada vez más consumidores son conscientes de esto. Nuestra filosofía es intentar mantener intactas las propiedades del producto en fresco y procurar que la conserva sea lo más natural posible. Esto conlleva unos procedimientos de fabricación, tanto en el proceso como en su propio manipulado, lo menos agresivos posible para respetar esos matices, aromas, sabores y texturas. Hay mucho proceso manual y ahí es donde tratamos el producto con mucho cariño.

¿En qué países venden sus productos?

Francia, Italia, Reino Unido, México y Estados Unidos eran nuestros mercados más potentes y este año queremos seguir creciendo en estos países e introducirnos en Filipinas, China, Emiratos, Costa Rica... Trabajamos prácticamente con casi todos los países de Europa y Sudamérica, excepto Cuba y Brasil. Tenemos la suerte de que la gastronomía española está de moda y el consumidor extranjero conoce nuestros cocineros, nuestros mejores restaurantes, los platos típicos... y eso hace que sea mucho más fácil introducir nuestros productos en los mercados internacionales. Incluso nos solicitan recetas y vídeos de cómo preparar nuestras conservas.

¿Cuáles son sus clientes más importantes?

Principalmente la gran superficie: El Corte Inglés, Eroski, Carrefour... Estas empresas han apostado también por tener productos premium con sus propias marcas y es donde nosotros encajamos y fabricamos para Selectia de Eroski, Nuestra tierra, Gourmet de El Corte Inglés... No siempre la marca blanca es de precio bajo.

¿Cómo surgió la idea de crear su marca Premium La Catedral de Navarra?

Es una prueba más de nuestro fuerte enfoque hacia la calidad, con una importante apuesta por el diseño y el valor añadido. La marca era de un cliente nuestro de La Rioja que iba a cerrar, nos la ofreció y nos la quedamos con la idea de diferenciar dos líneas de negocio, ya que en las tiendas especializadas nuestros productos Viuda de Cayo no encajaban bien porque estaban también en la gran superficie.

Ambas líneas se trabajan igual tanto en el campo como en los procesos pero para La Catedral seleccionamos las mejores piezas y tienen otros envases y packaging pero el producto, el sabor, la parte sensorial es muy similar. La diferencia está en el tamaño, la uniformidad, el color...

El pasado mes de abril fue elegido presidente de Consebro, la Asociación de Industrias Agroalimentarias de Navarra, La Rioja y Aragón, ¿cómo ve al sector agroalimentario navarro?

Lo veo bastante bien y consolidado. Ya ha pasado su último bache y creo que sus empresas tienen bastante claro hacia dónde van y están en el buen camino. Pienso que en los balances ya han dejado de verse los números rojos, están saneados y las empresas que han quedado ya no tienen aquellos problemas, así que podrán volver a crecer.  
 
 

VIUDA DE CAYO Y LA CATEDRAL DE NAVARRA

  • Actividad: Elaboración de conservas vegetales
  • Sector: Alimentación
  • Año de Fundación: 1942
  • Dirección: C/ Virgen de Legarda 66, 31587 Mendavia (Navarra)
  • Webwww.lacatedraldenavarra.com
  • Empleados: 35 fijos y 80 fijos discontinuos
  • Twitter: @LC_conservas
 

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra