Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
ETIQUETAJE INDUSTRIAL

El Grupo Albéniz prevé facturar 9,6 millones en 2016 y dará el salto a Brasil

Tras el incendio que en 2012 arrasó su fábrica de etiquetas autoadhesivas, esta empresa familiar renació de sus cenizas y ha regresado a la senda del crecimiento modernizada y adaptada a las nuevas tendencias del mercado

Javier Téllez, director general del Grupo Albéniz

Javier Téllez, director general del Grupo Albéniz.

CEDIDA
Actualizada 09/04/2016 a las 08:37
  • EDURNE SUBERVIOLA. PAMPLONA
“Ninguna meta, por difícil que parezca, es imposible si el equipo que la persigue está unido, motivado y determinado para conseguirla. Albéniz va a renacer de sus cenizas”. Estas líneas resumen la 'Carta de los lectores' que publicó Diario de Navarra el 10 de octubre de 2012. Estaba firmada por Javier Téllez, director general de la fábrica de etiquetas Albéniz, y sólo habían pasado diez días desde que un incendio había arrasado su planta de Landaben.

Todavía estaban las llamas destruyendo la fábrica, cuando los hermanos Albéniz, propietarios de esta empresa familiar fundada en 1910, anunciaron sin titubeos su intención de no tirar la toalla y continuar con la actividad. “El incendio supuso un antes y un después, no sólo para la empresa sino para todos los trabajadores”, recuerda Téllez. A su juicio, la familia Albéniz demostró su compromiso con el proyecto empresarial y con el empleo, “por encima de sus intereses económicos a corto plazo”, al tomar inmediatamente la decisión de reconstruir la fábrica y poner todos los medios a su alcance para que la empresa no desapareciera.

 
JAVIER TÉLLEZ

Puesto:
Director general del Grupo Albéniz
Fecha de nacimiento: 03/12/1967
Formación:
Ingeniero Industrial Organización y PDG por IESE
Trayectoria profesional: Schneider, Saint-Gobain y desde 2008 Grupo Albéniz
Linkedin
​Hoy, tres años y medio después, las cenizas ya han quedado atrás y Albéniz ha regresado a la senda del crecimiento con fuerzas renovadas. La empresa trabaja a plena actividad en una nueva fábrica más moderna y adaptada a los tiempos, emplea a 35 personas, exporta el 30% de su producción y en 2016 estima alcanzar los 7,2 millones de facturación, cantidad con la que superará la cifra de negocio que tenía antes del incendio.

“Fueron momentos muy complicados en los que supimos trabajar en equipo y a contrarreloj para no perder los clientes que tantos años nos había costado conseguir. Aprendimos muchas cosas de aquel proceso, como que se pueden obtener grandes logros si se tiene claro el objetivo, la estrategia y la implicación de todos”, afirma el directivo. Y demostraron que es posible.

Convirtieron un triste suceso en una oportunidad y aprovecharon que tenían que comenzar de cero para construir no sólo una nueva fábrica sino “una nueva empresa, mejor adaptada a los tiempos y a los mercados que más nos interesaban. Esto implicó no limitarnos a copiar lo que teníamos sino a imaginar una nueva manera de hacer las cosas y nos obligó a redefinir algunos objetivos estratégicos”, explica el director general, quien lamenta que este proceso acarreara también una parte negativa, que fue la reducción de puestos de trabajo. “No obstante, preferimos decir que no se perdió el 30% del empleo sino que se creó el 70% porque el día del incendio la empresa estaba prácticamente muerta, no había trabajo para la plantilla y, afortunadamente, fuimos capaces entre todos de sacarla adelante y recuperar una parte importante del empleo perdido, demostrando grandes dosis de capacidad de adaptación y determinación ante los problemas”, argumenta.

Recientemente, con el fin de optimizar sinergias y aprovechar mejor las oportunidades que ofrece el mercado, las empresas Eduardo Albéniz S.A. (dedicada a las etiquetas autoadhesivas y el fabricante de etiquetas más antiguo de España) y Albéniz Etiquetaje Industrial S.L. (que suministra maquinaria para la aplicación automática de etiquetas) se han unido para conformar el Grupo Albéniz, que está dirigido por Javier Téllez.

Con esta unión, el Grupo Albéniz cierra el círculo ya que, además de ser uno de los principales fabricantes de etiquetas, ofrece soluciones llave en mano de sistemas de impresión y aplicación de etiquetas. ¿Es una manera de dar al cliente un servicio más personalizado?

Efectivamente, nuestro modelo de negocio es ofrecer la solución completa y personalizada, dando al cliente todo lo que necesita en el campo del etiquetado. Gracias a este enfoque, accedemos a más información en cuanto a sus necesidades, lo que redunda en un producto final mucho mejor adaptado a sus requerimientos. Pero además, esto tiene una segunda ventaja y es que el cliente tiene la tranquilidad de saber que su proveedor le garantiza el funcionamiento óptimo del conjunto, siendo el único responsable de que su línea de etiquetado funcione perfectamente y según los parámetros acordados.

En mi opinión, esto es algo que nos diferencia claramente de las empresas competidoras. Otro elemento diferenciador, relacionado en parte con el primero, es nuestra presencia en sectores enormemente exigentes como el neumático, la automoción, los laboratorios farmacéuticos y los electrodomésticos. Además, el año pasado conseguimos la certificación TS en la actividad de fabricación de etiquetas, lo que va a permitirnos crecer todavía más en estos mercados de alto valor añadido.

¿Cuáles son las empresas más importantes con las que trabajan?

Nuestros principales clientes son: Bridgestone, Apollo Vredestein, Michelin, Schneider, Krafft, Pirelli, BSH, Cinfa y Sodesa. Más de la mitad de nuestra cifra de negocio la obtenemos de la fabricación de etiquetas para neumáticos, donde está el grueso de nuestra exportación. En este sector está habiendo grandes oportunidades derivadas de cambios normativos en los principales países del mundo. 
 


¿Qué facturación generaron en 2015 y qué estimaciones tienen para este año?

El Grupo Albéniz facturó 8,5 millones de euros en 2015 lo que ha supuesto un incremento del 15% respecto al año anterior. El presupuesto para 2016 es de 9,6 millones de euros.

¿Qué porcentaje proviene de mercados internacionales?

La exportación supone el 30% de la cifra de negocio del grupo. Los principales países con los que trabajamos son Polonia, Hungría, Francia, UK, Alemania, Italia, Holanda y Portugal. Este año iniciaremos la exportación a Brasil mediante la constitución de una nueva sociedad para dar servicio posventa a unos equipos de aplicación de etiquetas que vamos a vender a un importante cliente del sector del neumático, con el que hemos firmado un acuerdo de suministro de máquinas, etiquetas y mantenimiento para tres años. Nuestra intención es que, si este modelo de negocio funciona bien, podamos ampliarlo en el futuro a más clientes de Brasil y otros países limítrofes.

¿Qué inversión tuvieron que realizar para construir la nueva planta de Barbatáin? ¿han llevado a cabo alguna inversión nueva en los últimos años?

Tras el incendio, invertimos 4,2 millones de euros en una fábrica de etiquetas completamente nueva, con la última tecnología del mercado. Por el momento, nos hemos centrado en dos tecnologías de impresión: flexografía para tiradas largas y digital para las cortas. En los dos últimos años hemos instalado cámaras de visión artificial para mejorar el control de calidad de la impresión y máquinas de acabado de última generación, que han tenido un coste de 450.000 euros. Además, todos los años realizamos inversiones menores para mejorar el proceso productivo y ganar en eficiencia.

¿Cómo se enfrenta la empresa a un mercado como el de los envases que está en continua transformación y que avanza tan rápidamente?

Adaptándonos y cambiando igual de rápido. Esto implica conocer muy bien la evolución de las necesidades del cliente y estar al corriente permanentemente de los materiales base y adhesivos que van surgiendo y podemos utilizar en la fabricación de etiquetas. El sector de los materiales base es muy innovador y está en constante evolución, por lo que conocerlo y estar al día de sus avances es fundamental para nosotros.

¿Qué papel juega la innovación en la empresa? ¿en qué proyectos están trabajando actualmente?

La innovación forma parte del ADN del Grupo Albéniz. Contamos con un departamento de I+D+i en el que invertimos anualmente unos 100.000 €. El conocimiento de los nuevos materiales nos permite fabricar las etiquetas con los materiales mejor adaptados a las necesidades cambiantes de los clientes. El segundo foco de innovación es la maquinaria de aplicación de etiquetas, donde intentamos diseñar nuevos equipos para resolver problemas que el cliente tiene en la aplicación o para aportarle ahorros de coste y mejoras técnicas. Por último, la Impresión Funcional es otra de nuestras grandes apuestas. Desde comienzos de 2015 somos miembros del Clúster Functional Print en el que varias empresas de artes gráficas de Navarra nos hemos unido para desarrollar productos que actualmente se fabrican mediante tecnologías distintas a la impresión, con el objetivo de producirlos mediante impresión con el consiguiente ahorro de costes.

Tras una trayectoria profesional que le permitió trabajar en diferentes empresas multinacionales llegó en 2008 a Albéniz. ¿Qué cambios ha supuesto para usted trabajar en una empresa familiar?

Desde mi llegada he intentado aplicar las cosas que aprendí en mi paso por grandes grupos multinacionales, como todo lo relacionado con los métodos de gestión, análisis de datos, rigor en los procesos, cuadro de mando integral, mejora continua, etc. pero adaptándolas a la problemática de la pequeña empresa, que es distinta. Creo que si se consigue combinar lo mejor de esos dos mundos, el resultado puede ser espectacular y marcar la diferencia. Lo que más valoro de la empresa familiar es la rapidez en la toma de decisiones, consecuencia de su tamaño y de la estrecha relación de confianza con la propiedad. Y otro aspecto importante también es la implicación de los socios cuando son además directivos de la empresa, como es este caso.

¿Cuáles son los nuevos retos a los que se enfrenta ahora el Grupo Albéniz?

El reto más importante es continuar creciendo tanto en volumen como en rentabilidad en un sector tan maduro y competitivo como el etiquetaje. Este año tenemos el ambicioso objetivo de superar la cifra de negocio en etiquetas que teníamos antes del incendio de 2012. Por otra parte, vamos a iniciar en breve nuestra actividad en Brasil, lo que para un pequeño grupo empresarial de 50 personas va a ser todo un desafío. Intentaremos cometer pocos errores, aprender de ellos, seguir atentos a las oportunidades que el mercado nos brinde y continuar creciendo tanto en lo empresarial como en lo personal.

 

GRUPO ALBÉNIZ

  • Actividad: Fabricación de etiquetas autoadhesivas para uso industrial y maquinaria para aplicación automática de etiquetas.
  • Sector: Artes gráficas
  • Año de Fundación:
    Eduardo Albéniz en 1978
    Albéniz Etiquetaje Industrial S.L. en 1993
  • Dirección:
    Fábrica de etiquetas: Pol. Ind. Comarca 2, calle A, nº 31. 31191 Barbatáin-Galar
    Actividad de maquinaria: Pol. Ind. Landaben calle E, s/n. 31012 Pamplona
  • Webwww.ealbeniz.com
  • Empleados: 50
  • Grupo Empresarial: Grupo Albéniz

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra