Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Emprendedores

La empresa navarra Chirimiri transforma el hogar en un territorio creativo para niños

La emprendedora es Cristina Esandi, de 33 años, madre de dos hijos, y también trabajadora por cuenta ajena

De izquierda a derecha, Gonzalo Díez Llorens, Santiago Díez Llorens y Pablo Lara Esandi junto a Cristina Esandi Fernández, con Julia Lara Esandi en brazos.

De izquierda a derecha, Gonzalo Díez Llorens, Santiago Díez Llorens y Pablo Lara Esandi junto a Cristina Esandi Fernández, con Julia Lara Esandi en brazos.

Actualizada 28/04/2017 a las 11:05

Pablo y Julia son la razón de ser de la empresa navarra Chirimiri, creada hace poco más de un mes por su madre, Cristina Esandi Fernández (Pamplona, 13 de marzo de 1984). Tal y como señala su eslogan, se dedican a crear “productos para niños pensados para imaginar”.

La propia Esandi, pamplonesa de 33 años, que compatibiliza el día a día de su empresa con un trabajo por cuenta ajena, es consultora de comunicación, explica que la filosofía del proyecto consiste en “convertir lo cotidiano en algo mágico ocupando el mínimo espacio posible para después devolver la funcionalidad al hogar de una forma rápida y sencilla”. “Buscamos que los espacios que creamos les lleven a imaginar, crear, ilusionarse... Está basado en el juego simbólico y la intención es apartarlos de las pantallas”.

Chirimiri ofrece productos personalizados, ilustrados por Cristina Esandi y terminados a mano. Empezó aprovechando la puerta de las habitaciones de los niños para, con una lona ilustrada, convertirlas en la entrada a un mundo diferente: castillos, barcos, una granja... “Lo llaman mi territorio. También cuentan con una pequeña ventana para que los padres puedan controlar el juego de los más pequeños”.

Esta idea de negocio surgió porque consideraba que los juguetes que oferta el mercado “no dejan espacio para la imaginación”. “Están muy dirigidos. No dejan lugar para experimentar. Vivimos en un mundo donde estamos sobreestimulados y recordamos con nostalgia ese mundo imaginario que creábamos, soñábamos e imaginábamos cuando éramos pequeños. Chirimiri quiere ser la nube que deja caer esa lluvia constante de ideas y estímulos para que los más pequeños expresen libremente la creatividad que llevan dentro”, señala.

Esas puertas las empezó a crear antes de que naciera su segunda hija, Julia. “Decidimos que teníamos que hacer algo. Chirimiri es un intento de crear algo diferente y soñar con poder conciliar mi trabajo, desarrollarme profesionalmente, y realizar mi pasión: dibujar”.

Después de las puertas, han lanzado otra gama de productos. Son los gigantes de Pamplona fabricados en cartón con asas para que los más pequeños los puedan bailar. “Ahora vamos a seguir probando más materiales y lanzando nuevos productos en esta misma línea”.

La inquietud por emprender de Cristina Esandi surge en el ejemplo de su padre, Luis Esandi, empresario de la industria cárnica: “Siempre he querido tener algo propio. Ellos me enseñaron a construir algo y cuidarlo como un tesoro. Mi sueño con Chirimiri es que siga creciendo”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra