Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
Juan Miguel Sucunza

“Es difícil que vengan empresas a Navarra con esta fiscalidad”

Juan Miguel Sucunza comenzó su trayectoria empresarial buscando una nave para Materiales de Fricción, que había sufrido un incendio. Hoy es presidente de Azkoyen y consejero delegado de Berkelium

Juan Miguel Sucunza, presidente de Azkoyen y Premio Empresario Navarra 2016, en un momento de la entrevista.

Juan Miguel Sucunza, presidente de Azkoyen y Premio Empresario Navarra 2016, en un momento de la entrevista.

Actualizada 16/02/2017 a las 21:05

‘Alérgico’ como es a la exposición pública y a las fotografías, ayer tuvo que hacer una excepción. Es el ‘peaje’ por recibir el Premio Empresario de Navarra 2016, concedido por la revista Negocios en Navarra y la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), en su 26 edición. Juan Miguel Sucunza Nicasio (Pamplona, 8 de junio de 1960) es presidente desde 2010 de Azkoyen y consejero delegado de Berkelium, su accionista de referencia. Berkelium, de donde también es socio, es propietario además de ICER Brakes y Sigma. “Es que una serie de personas me han pedido que acepte”, dice casi excusándose, momentos antes de recibir el galardón. Agradecido y satisfecho, el premio le ha permitido recibir de su madre, María José Nicasio March, una especial felicitación. “Estoy muy orgullosa y más lo estaría tu padre”, le ha dicho. Era Jenaro Sucunza Goyena, que fue director técnico de la empresa que luego fue ICER. Casado con Beatriz Guibert Guibert, Sucunza tiene cuatro hijos de 28, 26 (dos gemelos) y 20. Hijo único, estudió en el colegio San Ignacio Jesuitas en Pamplona, ingeniería en San Sebastián en la Tecnum de la UN y pasó a trabajar directamente en la empresa donde continúa hoy. “Después del ejército, en la mili, sólo he tenido un jefe en mi vida, Víctor Ruiz”, dice. Ha sido miembro del consejo de Sodena y forma parte del comité de accionistas de Caixabank, además de su consejo asesor territorial (cargos no remunerados). Con él de presidente, Azkoyen ha vuelto a los beneficios y volvió a repartir dividendo en 2015.


¿Cómo comienza la relación con Víctor Ruiz, presidente de Berkelium?


Mi padre trabajaba en Materiales de Fricción, empresa constituida en 1961, en la Rochapea, y origen de ICER. Era su director técnico. La empresa era de varios accionistas, entre ellos, del madrileño Víctor Ruiz. En septiembre de 1985 yo estaba en Inglaterra y se incendió la fábrica. Mi padre estaba ya jubilado y me pidieron si podía venir a buscar una nave. En un mes la encontré.


¿Así de fácil? Como quien busca...


A través de mis padres. Tuvo un papel importante José María Zarranz, que nos prestó espacio en la fábrica Carenes, en Arre, para meter las máquinas que pudimos salvar. Era amigo de la familia y si no llega a ser por él no estaríamos hoy aquí. Ahí estuvimos hasta que compramos, con ayuda del Gobierno, la nave de la empresa de Ignacio Soria, en Landaben, de montajes eléctricos, que estaba en suspensión de pagos. Después de esto me ofrecieron seguir trabajando y poder comprar acciones para participar en la compañía.


¿Qué responsabilidad tenía?


Era adjunto a la dirección, que quiere decir que había que hacer de todo. Éramos pocos, unos 50, y pensaban que los ingenieros sabíamos de todo, pero yo no tenía ninguna experiencia . En 2009 me propusieron ser gerente de la ya ICER Materiales de Fricción, que luego fue ICER Brakes, porque exportábamos y lo de fricción no lo entendían muy bien fuera.


¿Cuándo nace Berkelium?


En 1999, cuando se constituye Sigma en Tudela, también de frenos.


¿Cómo fue y por qué la entrada en Azkoyen?


Siempre poco a poco. Al vender el 50% de Adi Metalparts a Nucap queríamos reinvertir lo obtenido. Una posibilidad era Azkoyen porque, como nosotros, es navarra. En 2008 compramos una pequeña participación que fuimos aumentando hasta el 29,5% actual. En 2009 entro yo como consejero y en 2010, como presidente.


¿Van a reinvertir también lo obtenido con la venta ahora de ICER Rail (en noviembre de 2016)?


Es posible que hagamos nuevas inversiones en alguna otra empresa, si es que vemos la oportunidad. No nos vamos a precipitar, porque no lo hemos hecho nunca. Esta misma tarde (por ayer) salgo para Toronto, para ver qué me puede proponer mi exsocio Nucap. Estamos en búsqueda de oportunidades.


¿Cómo ve Navarra?


Siempre la he visto bien. Me gustaría que desde el Gobierno, que siempre ha tratado bien a los empresarios, siguiera haciéndolo.


¿Y lo hace?


Desde el punto de vista fiscal, lo podía hacer un poco mejor. Sobre todo en lo relativo al apoyo al tejido empresarial.


¿Qué le parece el nuevo impuesto de patrimonio que afecta a las empresas familiares?


A las empresas no nos gustan los impuestos. Nos gusta reinvertir y retribuir al accionista, en ese orden.


¿Afecta a la ‘huida’ de empresas?


No creo que se vaya ninguna empresa de Navarra por ello, pero sí que es más complicado que vengan. Cuando se suben los impuestos se favorece la marcha. Es difícil que vengan empresas si analizan la situación fiscal, si comparan las ventajas fiscales que había con las que hay ahora. Las que estamos seguiremos estando, si no se incrementa más la presión fiscal. Pero podremos invertir menos.

 

El ‘brexit’ y la competitividad

 

 

Azkoyen tiene una empresa en Inglaterra, Coffetek. ¿Cómo les afecta el brexit?


Cuando se aprueba el brexit y la libra se devalúa, como ganamos en esa moneda, al día siguiente empezamos a ganar menos. Pero también nos da la posibilidad de ser más competitivos en otros países, pero esto último no lo notamos de forma inmediata.


Entonces, ¿es positivo o negativo?


Negativo, a pesar del aumento de la competitividad. Igual soy un idealista, pero soy un ‘fan’ de una Unión Europea mucho más integrada de lo que lo está actualmente.


¿Sus hijos seguirán en la empresa?


Me encantaría que tomaran sus decisiones y tomaran riesgos y se equivocaran antes de los 35 años. Mejor que hacerlo a los 50.


Usted, ¿en qué se ha equivocado? ¿Y el mayor acierto?


Todos los días me equivoco. Soy de muchas equivocaciones pequeñas y muchos aciertos también pequeños. El mayor acierto igual es haber contratado a una serie de personas en 2000 que son la base de lo que hoy somos.


Para llegar hasta aquí, ¿cree que lo ha tenido fácil?


No he tenido muchas barreras, pero he trabajado mucho.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra