Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
JUICIO DE TRW

El director de TRW justifica sus actuaciones "para salvar la planta"

Paul Parnham ha sido rotundo al afirmar que el fin del grupo es "crear el mayor beneficio posible y ganar dinero"

El director de TRW, Paul Parnham.

El director de TRW, Paul Parnham.

Actualizada 19/05/2016 a las 21:07
Etiquetas
  • EFE. Pamplona
El director de la factoría de TRW de Landaben, Paul Parnham, ha insistido hoy en que su actuación al frente de la fábrica con la extinción de 123 contratos y con otras medidas de recorte "siempre ha estado encaminada a salvar la planta" porque el cierre "siempre debe ser la última solución".

Así lo ha señalado en su declaración en la vista oral celebrada en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) para decidir sobre la demanda planteada por el Comité de Empresa contra el expediente de extinción de 123 contratos en la factoría de Landaben, donde TRW produce direcciones para vehículos.

Parnham, cuya declaración en inglés ha sido finalmente traducida por un miembro del tribunal al recusar las partes la que hasta ese momento estaba haciendo la traductora asignada, ha relatado que llegó en noviembre de 2014 a Pamplona a requerimiento de la dirección del grupo ZF dados los "serios problemas" de la planta.

En enero de 2015 asumió la dirección y a lo largo de ese año, en el que se trajo la producción de la recién cerrada planta italiana de Livorno, hubo "un cambio significativo en el negocio", que comenzó a descender y acumular millones de pérdidas sin atraer nuevos clientes "a pesar de los muchos cambios introducidos en 2015, cuyo ritmo no conseguimos cambiar".

Todo ello llevó a finales de año a barajar "todas las opciones", incluidas jubilaciones anticipadas o un expediente de regulación temporal, así como otras medidas, pero ninguna era definitiva para un problema "estructural" como este, que ocurría en una planta que, de entre las del grupo en Europa, "funcionaba con el menor numero horas, era la de mayor absentismo y con más vacaciones".

"La única manera era el despido colectivo", ha zanjado Parnham pese a reconocer que tan solo un año antes de plantearlo la producción era alta y se había contratado a operarios eventuales para sacarla adelante, por lo que intentó explicar la situación directamente a los trabajadores incluso a través de un blog personal.

Ha señalado que, pese a plantear al principio 250 despidos "convencido" de que sin ello la planta no tendría futuro, finalmente se rebajó al "límite" de 123, prueba de que "siempre tuvimos el propósito de negociar y estábamos abiertos a nuevas propuestas".

Tras explicar que es la dirección del grupo la que determina las líneas de Landaben, ha sido rotundo al afirmar que el fin del grupo es "crear el mayor beneficio posible y ganar dinero", por lo que si hay que elegir entre dos compañías, "los productos irán a la que los produzca más baratos".

También ha reconocido que la propuesta del ERE en Landaben fue suya, pero estaba "abierta" ya que el que decidía era la dirección del grupo, ha señalado un Parnham convencido de que "el cierre de una planta siempre debe ser la última solución".

Por su parte, el presidente del Comité de Empresa, Josi Alvarez (CC OO), en su declaración ha reiterado que la propuesta de la empresa de extinción de contratos no se sometió a votación de la asamblea de trabajadores, como sí se han sometido de forma habitual otras propuestas como los convenios colectivos o el plan industrial de la empresa que conllevaba el convenio colectivo firmado en 2013.

Precisamente este plan y su incumplimiento ha centrado buena parte de la declaración de Álvarez, quien ha valorado que la parte social hizo un "esfuerzo" al rebajar sus demandas y aceptar el convenio de 2013 en aras al apoyo a este plan porque contemplaba la integración de nuevas tecnologías y "nos ponía en el mercado" con al menos 10 años de futuro y "de tranquilidad".

Sin embargo, este plan "luego no se cumplió", pese a que cuando se firmó su implantación no tenía condicionantes para su implantación, que "era sí o sí".

Así, y pese a que en 2013 tras su firma se acometió la hoja de ruta de plan, se comprobó "que no se cumple en absoluto", algo que coincidió "con la llegada a la planta del nuevo gerente", Parnham, quien después ha llevado la negociación del convenio y de ERE en un momento que "no era de negociación sino de imposición", ha dicho.

Álvarez ha expuesto que "la parte social siempre se ha dicho dispuesta a negociar, cosa que la otra parte no ha hecho", ha señalado para ahondar en la tesis de que la dirección se preparó ante una eventual huelga y acumuló productos para poder surtir a sus clientes pese a ello.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra