Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

No dejes que la tecnología por sí sola asuma el reto de la innovación

Director de Proyectos de Innovación de Acciona Energía

foto de Enrique Iriarte, director de Proyectos de Innovación de Acciona Energía.

Enrique Iriarte, director de Proyectos de Innovación de Acciona Energía.

Cedida
Actualizada 14/06/2017 a las 11:07
  • Enrique Iriarte

La tecnología no puede ser el único condicionante de la innovación. Esta es una filosofía que tengo presente desde hace unos cuantos meses. Sin darnos cuenta, llevamos ya muchos años en la industria de la energía y en concreto de la energía renovable, que es la que conozco, sin innovaciones tecnológicas disruptivas en productos. Construimos parque eólicos con aerogeneradores mayores y mucho más potentes que hace 20 años, pero con la misma base tecnológica. Construimos plantas solares fotovoltaicas mucho más extensas, con módulos fotovoltaicos de mayor potencia que hace 10 años, ya que la mejora de procesos nos ha permitido incrementar la potencia por superficie de exposición al sol. En Acciona hemos sido capaces de acelerar el ritmo de construcción de una planta fotovoltaica un 1.000%, gracias a la innovación en los propios procesos de logística y construcción (como por ejemplo en la planta fotovoltaica de El Romero en Chile). Pero los productos -módulos, estructuras, inversores- son básicamente de la misma tecnología.

 

En este entorno cabe preguntarse: ¿hasta cuándo? O dicho de otra forma, ¿cuáles son los desafíos de la industria de la energía y por extensión, seguramente, de la industria en general?

 

La reducción de costes es obviamente uno de esos desafíos. De hecho, el coste de la energía generada por fuentes renovables ha ido disminuyendo hasta el punto de que ya nadie discute que en muchos emplazamientos es más competitiva que las fuentes convencionales. Estamos inmersos en una carrera de reducción de costes, lo cual es muy positivo para impulsar la transición del sistema energético hacia un modelo descarbonizado y sostenible.

 

Pero… ¿es suficiente con reducir los costes ¿No podemos hacer nada más? ¿Qué o cómo innovamos de manera más disruptiva?

 

UN CAMBIO DE MENTALIDAD

En Acciona Energía estamos invirtiendo una cifra superior a los 60 millones de euros al año en I+D+i. Innovamos en los propios procesos de construcción de parques eólicos y plantas fotovoltaicas, además de desarrollar productos y tecnología propia que nos permiten hacer más eficientes nuestras instalaciones. Estamos digitalizando y ‘remotizando’ los activos, mediante modelos físicos, componente por componente. Estamos aplicando tecnologías de data mining, big data o machine learning. Sumamos más de 20 años de experiencia en operación y mantenimiento de centrales hidroeléctricas, plantas de biomasa, plantas solares y parques eólicos con un conocimiento adquirido que nos está permitiendo dirigirnos con confianza hacia un smart maintenance, y más adelante hacia un smart facility management. Es decir, hacia una gestión inteligente de las instalaciones, que posibilite una mayor disponibilidad de los activos y una mayor optimización de todos los costes.

 

En el campo de las tecnologías eólica y fotovoltaica, hemos integrado el almacenamiento de energía mediante baterías y realizado un innovador desarrollo de software de control que permite un mayor grado de adaptación y una mayor penetración de estas tecnologías en el sistema eléctrico, contribuyendo a su estabilidad y eficacia.

 

Acciona estrena la primera planta híbrida de almacenamiento de energía eólica en baterías

 

En fotovoltaica, estamos realizando también inspecciones automatizadas mediante drones que toman tomografías y termografías de millones de células fotovoltaicas en funcionamiento y las volcamos después a bases de datos para su procesado mediante técnicas y algoritmos avanzados y de autoaprendizaje, de tal manera que obtenemos información precisa y fiable en tiempos récord sobre el estado de cada uno de los paneles solares. Esta tecnología hace unos años era impensable.

 

Podría seguir enumerando varios ejemplos más del uso de nuevas tecnologías, como las herramientas de simulación para planificar mega-instalaciones, pero, con ser logros destacables, no agotan lo que en mi opinión debe ser una apuesta decidida por la innovación.

 

En un mundo que va tan rápido, en un entorno tan disruptivo, compañías que durante muchos años han sido exitosas se ven súbitamente amenazadas, incluso aniquiladas. Es paradigmático el ejemplo de Kodak, que no supo cambiar su modelo de negocio de la fotografía analógica a la digital, pese a contar con numerosas patentes en esta última. O el caso de los servicios de transporte público (taxis, autobuses, etc.) y las plataformas o aplicaciones que conectan a personas para desplazarse en una ciudad o entre ciudades (Uber, Cabify, BlaBlaCar…). Cabe recordar también el caso de los medios de comunicación tradicionales frente a plataformas que permiten compartir información P2P (Twitter, Facebook – sí, Facebook más allá de conectar a personas o grupos de amigos se ha convertido hace tiempo en un medio de difusión de noticias y contenidos desplazando a la prensa, la radio o la televisión-). ¿Cuántas personas de menos de 40 años compran hoy un periódico o una revista de papel?

 

La innovación pasa ineludiblemente por los servicios que facilitan la vida a las personas, por los intangibles y por la transformación digital, donde “digital” actúa como driver que facilita nuestra propia transformación. Ello nos aboca irremediablemente a una nueva manera de pensar, de hacer y de relacionar, lo que quizá es más sencillo desde un punto de vista personal, pero que como organizaciones nos cuesta incorporar.

 

Estamos en un momento de cambio, que impacta de extremo a extremo a nuestra sociedad. Algunas de las mayores empresas del mundo se han creado en los últimos diez años. Google, Facebook, Uber, Spotify, Apple, Airbnb o Netflix son algunos de esos ejemplos de compañías que, valiéndose de la tecnología digital, supieron transformar industrias con nuevos modelos de negocio, acompañando al consumidor a transitar de la compra de productos al consumo de servicios.

 

Es fundamental que nuestras compañías reflexionen acerca de las implicaciones que este nuevo entorno conlleva. Entender que, o somos agentes transformadores, o seremos transformados. Porque aparecerá, más pronto que tarde, ese competidor disruptivo que amenazará nuestra propia supervivencia.

 

La tecnología es un medio, pero no es el fin. Es necesario un cambio de modelo mental mindset, para que las empresas sean capaces de realizar cambios realmente disruptivos que generen nuevos modelos de negocio orientados a atraer a las personas, a los consumidores. Porque realmente lo que hace que una compañía venda es aportar valor a las personas.

 

Para estas reflexiones, me he inspirado en el concepto de Innovación en Valor (value innovation), que tan brillantemente explican W. Chan Kim y Renée Mauborgne en el libro “Blue Ocean Strategy”, que descubrí durante uno de los cursos que se imparten actualmente sobre el tema.

 

Creo, en definitiva, que las compañías capaces de reinterpretar sus industrias, generar nuevos modelos de negocio, ser disruptivas, no sólo con los consumidores o sus accionistas, sino también para la sociedad en conjunto, serán precisamente las que estarán mejor posicionadas. Ello no sólo exige a las empresas un cambio de modelo mental, sino también un cambio cultural que las convierta en organizaciones nuevas y ágiles. Un reto, sin duda, tan difícil como apasionante.

 

Enrique Iriarte es director de Proyectos de Innovación de Acciona Energía y uno de los ponentes de Pamplona Innovaction Week.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra