Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Innovación social, la necesidad de emprender sin fronteras

Presidenta de Inesfly Corporation

foto de Pilar Mateo, presidenta de Inesfly Corporation

Pilar Mateo, presidenta de Inesfly Corporation.

Cedida
Actualizada 07/06/2017 a las 13:09
Etiquetas
  • Pilar Mateo

Desde la incorporación de España a la actual Unión Europea, en 1986, venimos oyendo hablar de la importancia de la innovación tanto de los productos que fabricamos como de los servicios que damos. Superamos bien el reto de competir con los países europeos gracias a que nuestros salarios eran por entonces más bajos, pero no hemos podido saltar esa muralla de la competencia que la globalización ha traído, sobre todo de Asia.

 

¿Cómo hacer frente a esta nueva competencia sin perder nuestro modelo de bienestar y sin estar subiendo permanentemente los impuestos para solucionar el déficit público? Sabemos que no es un problema exclusivo de nuestro país. Es un problema del mundo occidental. Y requiere soluciones muy variadas. La innovación industrial es una de ellas.

 

Trabajo desde hace unos 20 años en el control de vectores (insectos para entendernos) que transmiten enfermedades endémicas. Para ello desarrollé y patenté una nueva tecnología de micro encapsulación bio polimérica llamada Inesfly, que presenté en forma de pintura. En la práctica supuso que los biocidas incorporados se liberaran muy lentamente (“pasito a pasito” se dice musicalmente ahora). Esa cualidad o innovación facilitó su uso para el control del chinche triatomino, transmisor de la llamada enfermedad de Chagas, y del mosquito Anopheles, transmisor de la malaria.

 

Pasado todo este tiempo, me introduje en la micro encapsulación de nuevos biocidas (piretroides y carbamatos) para el control de los mosquitos Aedes. transmisores de enfermedades como el dengue o el zika y de productos naturales (aceite del árbol del té) para el control de los piojos. Desarrollé mecanismos para introducir las micro capsulas primero en plásticos. También realicé una nueva aplicación para su uso en textiles pensada para proteger a los soldados españoles en misión de paz internacional en países del tercer mundo. Recientemente, he creado una pintura transparente que se ha revelado muy eficaz para proteger a las palmeras del feroz ataque del picudo y ahora llevo en marcha un nuevo producto para la protección de los animales que, en terminología moderna, “va a ser una pasada”. En total 7 familias de patentes diferentes.

 

Apoyé la construcción de la empresa Inesfly Africa en Ghana y ahora quiero potenciar el desarrollo industrial de Teruel (como homenaje a mi padre) y a la zona del Maestrazgo con una nueva fábrica pensada para la exportación.

 

Como las enfermedades endémicas están vinculadas con la pobreza, y esta con la falta de higiene, monté una productora (Filmantropo) con la idea de realizar programas educativos y divulgativos sobre los temas de salud. Rodé para el Canal Historia la serie “Microasesinos”, hablando de los insectos y de los virus, y tengo en mente crear una telenovela que eduque sobre estos temas. Ahora, con mi hija Jessica, he creado la empresa De mujer a mujer by Pilar Mateo, centrada en la distribución de cosméticos de nuestra marca Sichi.

 

No sé si todos estos actos de emprendimiento empresarial y social son descritos técnicamente como innovación. Si lo son supongo que soy una especie de innova-adicta. Pero veo problemas y me planteo soluciones. Y como mi madre es navarra (de Lodosa), carácter no me falta para enfrentarme a los retos planteados.

 

Enlazando con el inicio de mi texto, creo que nuestra única alternativa real para poder mantener nuestro estado de bienestar en una sociedad global pasa de forma ineludible por potenciar a todas las personas que ponen en marcha nuevos proyectos, con nuevos productos, con nuevas patentes y con innovaciones.

 

Esto es algo que, parece evidente, debería ser así. Y si las palabras fueran obras qué fácil sería todo. Pero ya dijo Hegel que, si el mundo fuera como cada uno de nosotros piensa que debe ser, el mundo sería imposible porque haríamos juez de la razón al conocimiento finito, es decir al saber limitado que cada uno de nosotros tiene.

 

Espero que las autoridades públicas se tomen en serio este aspecto de la innovación y fomenten en los jóvenes la capacidad y el deseo de ser creativos. Es nuestra última tabla de salvación.

 

Pilar Mateo es presidenta de Inesfly Corporation y una de las ponentes de Pamplona Innovaction Week

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra