Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Benito Jiménez Cambra, presidente y director general de Congelados de Navarra

“Queremos pasar de ser una empresa local a una global en cinco años”

Congelados de Navarra tiene cuatro plantas: Arguedas, Fustiñana, Alfaro y Valladolid. Exporta el 70% a todo el mundo. Pero el objetivo es crecer con implantaciones industriales para ser “la mejor en verduras congeladas”

Benito Jiménez es el director general de Congelados de Navarra.

Benito Jiménez es el director general de Congelados de Navarra.

Actualizada 01/02/2018 a las 20:58

Dice que él no es modesto, que es normal. Dice que no es tan complicado lo que ha hecho; ni montar una empresa; ni tener éxito; ni crecer un 20% cada año en facturación; ni llegar hasta Corea del Sur o Sudáfrica o Cuba con los brócoli de Congelados de Navarra, por poner un ejemplo; ni tener un tamaño cuatro veces mayor al de antes de la crisis... Benito Jiménez Cambra, nacido en Tudela en 1965 (“pero soy de Cadreita y vivo en Valtierra”, quiere puntualizar), puso en marcha en 1998 Congelados de Navarra, dedicada a elaborar y comercializar verduras congeladas. La empresa tiene 20 años; cuatro plantas industriales: dos de ellas en Navarra (Arguedas y Fustiñana), en Valladolid (con Grupo AN) y en Alfaro (La Rioja).

 

Cuenta con más de 800 trabajadores y facturó, en 2017, 190 millones de euros. Esto le ha valido ser reconocido con el Premio Empresario del Año 2017, galardón concedido por la revista Negocios en Navarra y la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN). A esto tampoco le da excesiva importancia, o intenta quitársela, quizá, por modestia, o por afán de normalidad. Pero sí que le pena que no pudieran acompañarle ayer dos de sus cuatro hijos: Carmen (24 años), la mayor, que es médico y está preparando el MIR en Oviedo, y la tercera, Esperanza (18 años), que está estudiando en Inglaterra.

 

Tiene dos más, Ana María (23), estudiante de medicina, y Benito (15), en edad escolar. Y, aunque Benito Jiménez, de 52 años, quiera quitarse importancia, reconoce que las felicitaciones que más le han gustado han sido las de su familia. Entre ellas, la de sus padres, José María Jiménez Cambra y Ángeles Cambra Preciado, y la de su mujer, Ana Carmen Jaso López, médico a la que conoció en el autobús que les llevaba al colegio de los Jesuitas en Tudela. Él se subía en Cadreita y ella, en Valtierra. A los 20 años se hicieron novios.

 

Te recomendamos



¿Empezamos por el principio?
Me crié en Cadreita, donde sigue viviendo mi familia. Mi padre era ganadero y agricultor. Mi madre, ama de casa. Desde muy pequeño he vivido la agricultura intensamente. Siempre he trabajado en el campo, los fines de semana, las vacaciones, después del colegio..., hasta que me casé. Tengo dos hermanos: José Mari y Juan. Éramos una familia de clase media. Y yo quería seguir con el negocio de mi padre cuando terminé los estudios de COU. Pero no se me daban mal los libros y mi padre me convenció para que estudiara ingeniero técnico agrícola.

 

¿Obedeció?
Sí. No lo dudé. Además, le cogí gusto a la carrera e hice el grado superior. Estudiaba en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Lérida. Fue entonces cuando decidí que no iba a seguir en el negocio familiar. E hice el MBA en el IESE en Barcelona.

 

Así que su padre tenía razón en obligarle a estudiar.
Como casi siempre. Además, es que era buen estudiante.

 

¿Encontró trabajo al terminar?
Después del MBA tuve posibilidades en varios sitios para trabajar. Pero yo quería vivir en Navarra. Y empecé a trabajar en Alimentos Congelados, en Marcilla.

 

¿Fue fácil encontrar trabajo?
En Navarra no era tan fácil, no había tantas empresas del nivel profesional y tamaño que yo buscaba.

 

¿Se ha arrepentido alguna vez de no haber escogido las otras posibilidades?
No, pero sí me ha quedado la incógnita de qué hubiera pasado si hubiera aceptado una oferta muy buena que tuve en General Motors, en Zaragoza, donde había hecho el trabajo práctico de la carrera. Pero no me arrepiento, entonces Zaragoza me parecía lejos.
(hoy, Benito Jiménez pasa gran parte de su vida fuera, no solo de Navarra, sino de España, y no es raro que conteste el teléfono desde EEUU, donde la empresa tiene una filial. Por cierto, en deportivas, que no faltan nunca en la maleta, y corriendo se conoce los lugares a donde le llevan sus negocios).

Te recomendamos

 

¿Después de Alimentos Congelados?
Llevaba seis años y medio, encargado de las ventas internacionales, industriales y de compras. Tenía un trabajo bueno, mi mujer era médico, no tenía necesidad de montar un negocio. Pero vi que tenía 31 años y que mi carrera profesional había llegado al límite en esta empresa. Busqué y me resultó difícil encontrar una otra del nivel que quería y como siempre había tenido en la cabeza crear algo por mi cuenta...

 

¿Cómo ‘siempre’? ¿Desde cuándo?
Desde pequeño he vivido el negocio familiar. No me parecía complicado vivir del propio negocio.

 

Pero dejar un trabajo para montar su empresa....
Vendí todo, me prestó dinero mi suegro, mi padre, el banco... Me fui a vivir a casa de mis suegros y monté la empresa, Congelados de Navarra, en Arguedas. Mirándolo ahora no lo veo tan difícil. Era lo más natural del mundo, no fue nada especial ni me resultó complicado. Percibo que los demás le dan más importancia que yo. Al fin y al cabo lo que he hecho es trabajar. Lo que sí he hecho muy bien desde el primer día es rodearme de buenas personas y buenos profesionales, de gente muy capaz. El comité de dirección está formado por cinco personas más y tres de ellas llevan 18 años en la empresa. Entraron recién salidos de la universidad.

 

En alguna ocasión ha dicho que afrontaron la crisis invirtiendo. ¿Es esa la receta?
Con la crisis no nos entró el pánico. De hecho hoy somos cuatro veces mayores que en 2007. Las crisis producen momentos difíciles para unas empresas y de oportunidades para otras. La crisis es oportunidad cuando se saben aprovechar las debilidades de otras empresas. Nosotros fuimos valientes, invertimos y aprovechamos el mercado que otros dejaban libres.

 

¿Cuáles son las últimas cifras de inversión?
De 2015 a 2018 hemos invertido 65 millones de euros, dedicadas a aumentar la capacidad de producción, sobre todo en Fustiñana.

 

¿Qué empresa ve en unos años?
Mi sueño y ambición es llegar a ser la mejor empresa de soluciones de verduras congeladas.

 

¿De dónde, España, Europa, mundo...?
La mejor es la mejor de las que existen, para eso es importante el crecimiento. Por eso vamos a seguir creciendo, porque las empresas grandes son las más atractivas para proveedores, clientes, mejor financiación... Hemos pasado de ser una empresa local a ser internacional y ahora debemos dar un paso más y convertirnos en una empresa global. Queremos estar en todo el mundo con implantaciones industriales en cinco años.

 

¿Esto también es, digamos, ‘normal’?
No es fácil. Es un reto importante. No es fácil que una empresa que nació hace 20 años en Arguedas se convierta en otra global.

 

¿Una recomendación para los políticos?
Que piensen en cómo mejorar el bienestar de la sociedad, independientemente de lo intereses partidistas.

 

¿No ocurre?
Ya se ve que no.

 

CONGELADOS DE NAVARRA
Origen. 1998, en Arguedas. Promovida por Benito Jiménez.
Actividad. Fabricación y comercialización de verduras congeladas, hierbas, frutas y platos preparados con verdura...
Clientes: Eroski, Lidl, Carrefour, Dia, Consum, Tesco, Nestlé, Heinz...
Propiedad. Benito Jiménez controla la mayoría. Participa un socio minoritario con el 20%.
Producción: 220.000 toneladas al año.
Plantas. Cuatro industriales: Fustiñana (sede), Arguedas, La Rioja, Alfaro, y en Valladolid (con grupo AN). Filial comercial en EEUU.
Trabajadores: más de 800.
Agricultores. Trabaja con 2.000 agricultores.
Facturación. 190 millones en 2017 y previsión de llegar a los 210 en 2018.
Exportación: el 70%. Vende en 50 países de todo el mundo.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra