Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Desarrollos electrónicos

La innovación y la especialización de nicho, claves de la competitividad de IED Electronics

Iñigo Ayerra es el director general de esta empresa especializada en soluciones electrónicas a medida para sectores industriales como energías renovables, construcción, herramienta, movilidad eléctrica o automatización

foto de Iñigo Ayerra, director general de IED Electronics

Iñigo Ayerra, director general de IED Electronics.

Cedida
foto de Iñigo Ayerra, CEO de IED Electronics.

Iñigo Ayerra, CEO de IED Electronics.

E.S.
Actualizada 08/09/2017 a las 08:33
Etiquetas

“Tengo un proyecto pensado…”, “mi idea es…”, “estuve reflexionando…”, “después de darle muchas vueltas…” y otras muchas frases parecidas se escapan recurrentemente de la boca de Iñigo Ayerra durante la entrevista y son un claro reflejo de que la cabeza del director general de IED Electronics no para nunca y que lo tiene todo planificado. Es más, afirma convencido que cuando descansa es cuando le surgen las ideas: “Tengo una mente muy abstracta y soy capaz de sumar conexiones, mezclar cosas distintas y concebir productos nuevos. Las tecnologías disruptivas hace ya tiempo que están en el mercado, nosotros las aplicamos para crear una nueva solución a un problema y eso es lo que nos genera una ventaja competitiva en ese nicho. Hay que estar atento a muchas cosas y por eso cuando estás relajado es cuando surgen las ideas”.

 

Precisamente ideas no le faltan y son las que han ayudado a este inquieto y emprendedor ingeniero industrial a tomar las riendas de la empresa que fundó su padre, Francisco Ayerra, en 1993 y conseguir que desde que comenzó a dirigirla en 2003 haya pasado de 5 a 30 empleados y haya facturado 4 millones de euros en el último año.

 

IÑIGO AYERRA

Puesto:
Director general de IED Electronics
Fecha de nacimiento: 16/05/1977
Formación:  
Ingeniero Industrial por la UPNA y Executive MBA por IESE Business School
Trayectoria profesional:
Toda la vida en la empresa familiar.
Linkedin

Para ello, esta empresa dedicada al desarrollo de equipos electrónicos ha apostado por la innovación y la especialización para obtener productos diferenciados que le permitan competir en mercados tan importantes como el eólico.

 

Pero Ayerra no se conforma con la evolución que ha experimentado IED Electronics y es consciente de que no se puede competir sin tamaño. “Necesitamos crecer en clientes, que sean clientes sólidos, en capacidades internas, en presencia internacional… La liga en la que queremos competir está un par de peldaños por encima de donde estamos y mi objetivo es marcar los pasos adecuados para llevar ahí a la empresa porque así seremos una compañía sólida, estable y fuerte. Estoy invirtiendo todo lo que tengo en mi cabeza y todo lo que generamos para que el plan de negocio madure adecuadamente y hacernos mayores sin tropezar ni desaprovechar oportunidades”, explica.

 

Hasta ahora su trayectoria no ha sufrido ningún traspiés y sus logros no han pasado desapercibidos: en 2016 obtuvo el Premio Joven Empresario Navarro y este año fue uno de los 15 finalistas que optaron al Premio Nacional Joven Empresario de CEAJE y, aunque no ganó, recibió el Accésit a la Innovación. Pero él mira más allá del reconocimiento a su trabajo que implican estos galardones y del impacto en el orgullo de pertenencia que supone para su plantilla: “Estos premios aportan visibilidad y credibilidad a la empresa, lo que nos ayuda a generar confianza y a que la gente y las empresas buenas quieran trabajar con nosotros. Y eso es lo que estoy deseando”.

 

Iñigo Ayerra considera que uno de los puntos clave para que su proyecto se convierta en lo que él ha planificado detalladamente en su cabeza es la incorporación de talento con desarrollo de negocio a largo plazo, para que encabecen las cuatro unidades de negocio en las que se divide IED Electronics y las desarrollen como negocios únicos. Sin embargo, ha tenido que afrontar uno de los principales retos que cualquier pyme navarra se encuentra en esta situación: cómo atraer y retener el talento. “Pero hemos construido una empresa muy atractiva y gracias a eso hemos atraído a unos perfiles muy buenos, que vienen de multinacionales o de dirigir negocios grandes, que han desechado otras oportunidades mejor pagadas porque les ha gustado la potencialidad de nuestro proyecto y cómo pueden ellos llegar a traccionarlo. Son proyectos a largo plazo y necesitamos gente que los sientan como algo suyo, marquen el ritmo y desarrollen las unidades de negocio. Y lo hemos logrado", asegura.

 

Antes de que comenzara a trabajar en la empresa familiar, no existían esas divisiones del negocio. ¿Cómo fue su llegada a IED Electronics?

La base de la estrategia actual ha sido seleccionar de entre las múltiples líneas de producto que hacía mi padre y centrarnos en desarrollar nuestras capacidades en aquellos campos en los que somos buenos y tenemos más posibilidades para diferenciarnos. En 2001, cuando yo empecé a trabajar en la empresa, eran cuatro personas, dos de ellos mis padres, había mucho conocimiento, éramos todos “multitodo” pero había demasiadas ramas abiertas. En 2003, surgió una normativa que obligaba a las grúas a llevar unos anemómetros para que cuando soplara mucho viento avisaran y se dejara de trabajar. Y esa fue nuestra gran oportunidad y la que propició el cambio generacional.

Había que desarrollar el proyecto de la noche a la mañana, había que trabajar un montón en diseñar y construir el producto, venderlo, hacer labor comercial... y mi padre me dijo que me ayudaba pero que ya no tenía ganas de estar todo el día en el coche. Ese fue el momento del cambio real, cuando yo asumí ese proyecto y me hice cargo de la empresa. Mi padre desarrolló el anemómeto técnicamente, yo visité comercialmente el país entero hablando con los fabricantes, montamos bien el producto, contratamos gente para I+D, para producción y comerciales y así reestructuramos la empresa. De 2004 a 2006, pasamos de ser 5 personas a 13 y ahí fue cuando me planteé que había que crear una nueva estrategia de crecimiento para IED Electronics, pensar mucho a qué nos íbamos a dedicar, descartar el resto de actividades e invertir recursos para desarrollar capacidades en los campos que nos permitieran competir.

 

Y así es como surgieron las cuatro líneas de trabajo en las que se centra actualmente IED Electronics. ¿Cuáles son?

La principal línea de negocio es Greenpower, que diseña y fabrica sistemas de iluminación LED para el sector eólico. La segunda es Windcontrol, que está dedicada a los dispositivos de seguridad contra el viento para dos grandes mercados: maquinaria de construcción como grúas, grúas torre, telescópicas, plataformas elevadoras... y el ámbito de la energía solar. Vendemos mucho estos productos tanto aquí como en el extranjero, principalmente en Australia, Italia y Sudáfrica, pero ahora queremos desarrollar para fabricante y convertirnos en sus proveedores. Para lograrlo, este año vamos a poner el foco en grandes fabricantes de Inglaterra, Alemania y Francia.

La tercera línea, Safetycrane, es como un hijo para mí, y hemos desarrollado un sistema de seguridad anticolisión para puentes grúa de doble nivel. Hemos incorporado diferentes sensores comerciales a nuestro CPU, con los que analizamos la dinámica de las grúas, a qué velocidad van, el riesgo de colisión con un obstáculo que tienen, qué carga llevan, de qué capacidad de frenado disponen... y con toda esa información podemos detectar cuándo va a chocar y, en ese momento, se le quita el control al operario y se para la grúa.

 

¿Este producto supone un avance hacia la industria 4.0 de IED Electronics?

Casi. Tiene las capacidades pero está dentro de mi ecosistema y, en mi opinión, para que sea 4.0 la información tiene que salir de ahí mediante una conexión externa y llegar al sistema de gestión, para poder impactar en la cuenta de resultados. Estamos trabajando ahora en un proyecto para dotar al producto de esa capacidad de extraer la información de la fábrica y subirla a la nube para tenerla accesible, tanto para el propietario del sistema como para mí. Entonces, como sabré cuántas veces y con cuánto peso ha subido y bajado cada grúa, podremos explicarle cómo trabajan sus grúas, cómo es la trazabilidad, cuándo hay que cambiar los motores de elevación... y muchas cosas más.

Esta línea de negocio tiene mucho potencial pero comercialmente es compleja y requiere un montón de esfuerzo para venderla a nivel internacional porque, además de vender a fábricas que tienen grúas instaladas, queremos llegar a fabricantes de grúas ya que es un producto muy innovador y que no tiene un equivalente en el mercado. Ahora estamos en la fase final para cerrar una operación muy importante con una gran empresa de Francia.

 

Y la cuarta línea de negocio...

Es Smartronics y está centrada en los desarrollos a medida, tanto para clientes particulares como para nuevos proyectos de la empresa. Es como el laboratorio de ideas, por así decirlo, y sirve para ir detectando posibles oportunidades, buscando socios y conociendo gente para ver cómo construir nuevas unidades de negocio que luego se desarrollen independientemente y nos generen recursos para crecer en el futuro. Por ejemplo, ahora estamos metidos en proyectos de movilidad eléctrica y también en temas solares. De esta forma es como Julio Bustillo de Sumelec y yo creamos Greenpower.

 

Greenpower es el mayor fabricante mundial de luminarias LED para el interior de los molinos eólicos ¿cómo surgió la idea de crear esta joint venture con Sumelec?

Vimos que la tecnología utilizada en las luminarias ya estaba un poco obsoleta porque era un fluorescente y se acercaban cuatro tecnologías como el led, las baterías, las lentes y todo el mundo óptico y la electrónica, que combinándolas conseguíamos una mayor eficiencia económica en el cómputo de la luminaria. La decisión de salir al mercado a competir con este producto la tomamos en conjunto con mi socio Julio Bustillo, que es quien conoce muy bien el mercado eólico, y nos ha funcionado muy bien. Greenpower tiene un potencial muy interesante y, además, es un negocio de ventana de oportunidad. Ahora se está repartiendo el nuevo mercado, se está cambiando el marco competitivo y en 2-3 años se definirán quiénes son los nuevos jugadores. Actualmente, somos los líderes en esta nueva ola de soluciones, los que más vendemos en todo el mundo y los que tenemos la gama más grande de producto, pero nuestros competidores son muy grandes.

 

La innovación y la especialización de nicho, claves de la competitividad de IED Electronics

 

Con Greenpower ya han dado el salto hacia la internacionalización de la empresa.

Sí. Contamos con una delegación comercial en Dinamarca que nos da mucha presencia para todos los clientes del norte de Europa como Siemens, Vestas… y, además, tenemos una fábrica en India y un equipo comercial que da servicio a toda Asia, pero principalmente al mercado indio que es enorme. Ahora nos queda pensar en cómo nos ubicamos en Estados Unidos y ver si hay negocio allí, sobre todo de lo que llamamos after market, molinos que ya tienen las luminarias instaladas para convencerles de que cuando se les rompan pongan las nuestras. El siguiente paso es China, pero como es un mercado muy grande y complejo buscaremos formas para colaborar con otras empresas para hacer fuerza conjunta.

Además, también pertenecemos a Nawind, un grupo de empresarios navarros que nos hemos unido para explorar el mercado indio. Este consorcio lo gestiona Iñaki Soto, de Indversis, que es quien nos ha facilitado la implantación en India. Tú te encargas de la parte productiva pero todo lo demás lo lleva él: permisos, impuestos, buscar la nave, a los empleados... Esto hace que el desembarco allí sea mucho más fácil.

 

¿Cuándo abrieron la fábrica de India?

En julio del año pasado y ya trabajan allí 5 personas. En total, de plantilla somos 30. La estructura comercial es única para cada unidad de negocio porque tienen que aprender mucho del mercado, pero la I+D es transversal porque cuando nos enfrentamos a un nuevo problema de un cliente nos interesa tener el conocimiento cuanto más ancho posible, todo lo que aprendemos de baterías en luminarias lo aplicamos luego cuando hacemos el anemómetro inalámbrico, por ejemplo. La producción tiende a especializarse cada vez más y, una vez que cada unidad de negocio alcanza un volumen razonable, montamos una línea para eso. Greenpower tiene, incluso, una instalación independiente en otra nave.

 

¿Qué facturación tiene IED Electronics y qué porcentaje proviene de cada una de las líneas de negocio?

Ahora estamos en los 4 millones de euros y en 2015 fueron 3 millones por lo que tuvimos un crecimiento de un 33 %. En cuanto a las previsiones para este año, esperamos consolidar la cifra de facturación de 2016 y planificar un crecimiento importante para 2018. La línea más importante es Greenpower, que factura 2,5 millones y del resto el 50% pertenece a Windcontrol,el  45 % a Smartronics y el 5 % a Safetycrane. Un 30 % procede de mercados internacionales.

Somos una empresa muy pequeña aunque si lo comparas con los 200.000 euros que facturábamos cuando empecé… la evolución ha sido enorme. Sin embargo, tenemos que ser mucho más grandes todavía, pero no por facturar un montón de millones sino porque podemos aportar valor y abarcar proyectos y sectores más ambiciosos que generen una riqueza y una estabilidad mayor. Mi objetivo es conseguir una empresa en la que la gente trabaje a gusto, esté muchos años y juntos generemos una riqueza que se quede aquí, en Navarra, que pueda asegurar que nuestros hijos se eduquen bien, que nuestras familias puedan hacer planes a futuro, que la gente tenga una buena calidad de vida... Esto no tiene más fin que eso, que las 30 personas que formamos IED Electronics podamos tener una perspectiva feliz de la vida y de nuestro entorno. Y con un mayor tamaño podremos generar una riqueza más sostenible en ese aspecto.

 

¿Y ahora qué? ¿Qué nuevos retos te planteas?

De lo más contento y orgulloso que estoy es que he conseguido trabajar con gente muy buena, que me ayudan a desarrollar el negocio sin tener que depender de mí, saben hacer cosas de forma espectacular y aprendo un montón. Me he rodeado de talento, el mercado me va queriendo, pero mi palanca es madurar la empresa, hacerla grande y hacerlo bien. Ese es mi reto. Aunque sé que, una vez lo consiga, querré más y empezaré a pensar en el siguiente paso.  Lo bonito es vivir siempre en esa insatisfacción que te hace disfrutar de buscar cosas nuevas, sin amargarte, y de comenzar siempre nuevos caminos.

 

 

IED ELECTRONICS

  • Actividad: Fabricación por mecanizado de piezas en serie para múltiples sectores industriales
  • Sector: Electrónica
  • Año de Fundación: 1993
  • Dirección: Pol. Plazaola Manzana E Nave 6. CP 31195 Aizoáin (Navarra)
  • Web: www.iedelectronics.com
  • Empleados: 30 empleados
 

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra