Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Emprendedores

Nutrinsec, una granja de insectos en Tudela para fabricar comida

Si logran socio industrial, con 5 millones, harían en la CAT una fábrica de harina hecha de insectos

Imagen de José Vidal Obón, catalán residente en Tudela y uno de los emprendedores acogidos en el vivero de empresas de CEIN en la CAT.

José Vidal Obón, catalán residente en Tudela y uno de los emprendedores acogidos en el vivero de empresas de CEIN en la CAT.

Actualizada 07/02/2018 a las 17:18

¿Se imaginan comer macarrones de harina de insectos? Probablemente, el futuro alimentario del planeta sea eso. Cuestión de recursos, de sostenibilidad, de poner fin al hambre y hasta una alternativa de alimentación ‘bio’ frente a los cultivos de soja transgénica, principal fuente del pienso animal.

Esto, que suena a ciencia ficción, tiene cada día más de ciencia y de realidad, que de ficción. “En el mundo, hay más de 2.500 millones de personas que comen insectos como parte de su dieta tradicional” explica Jose Vidal Obón, valenciano de origen y catalán de adopción que no dudó en dejar su empleo y su Castelldefels de residencia para venirse en septiembre a Tudela.

Lo que fuera, con tal de poder montar el negocio de su vida. Él que había visto nacer y crecer muchos negocios ajenos durante los 15 años que trabajó como gestor financiero en el Sabadell, los que sumó luego en el banco italiano Mediolano y, a partir de 2005, como asesor financiero particular, hasta que la crisis le reubicó en la aseguradora Crédito y Caución.

UNA ANÉCDOTA EN UN PERIÓDICO

La estrambótica idea de criar insectos para pienso animal nació de un pura casualidad. Finalizaba el año 2013. Jose Vidal desayunaba en un bar de Barcelona, esperando a Robert Cianni, su amigo y compañero de trabajo en la aseguradora. Solía leer el Marca, pero ese día no estaba disponible. Cogió el diario que había. No recuerda si fue La Vanguardia o El Periódico. Se detuvo en una noticia impactante: contaba el caso de un ciudadano chino que, al tirar un tabique, se vio invadido por 2 millones de cucarachas que su vecino criaba en el piso contiguo. Allí, se venden y se comen.

Aquella anécdota de periódico suscitó la curiosidad financiera de ambos amigos. Primero, a través de Internet. Después, consultando a la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona. Y más tarde, madurándola con los investigadores del laboratorio de Biología evolutiva de la Pompeu Fabra, adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

“Descubrimos que los insectos son como un almacén de nutrientes, una pastilla de vitaminas concentrada”, relata. En 2013, uno de los informes más influyentes de la FAO, organización para la Alimentación de la ONU, apuntaba a los insectos como la alternativa barata y sostenible al hambre en la tierra cuando su población alcance los 10.000 millones de habitantes en 2050. Vidal asegura que la proteína animal, base de la alimentación humana actual, “no es sostenible”. Ni por recursos como consumo de agua o superficie cultivada para alimentar el ganado. “Hoy, más de la mitad de cultivos de cereal se dedican al ganado”, afirma. Ni lo será por los gases de efecto invernadero que generan sus flatulencias.

SOSTENIBLE Y CIRCULAR

Ahí es cuando entra en juego el negocio de los insectos. “Se pueden criar en vertical. Puedes montar, una encima de otra, tantas jaulas como quieras”, dice. Su ciclo de reproducción es “más corto” que los cultivos: “un kilo de moscas hoy, en tres días son 300 kilos de larvas”. Además, “la soja es una commodity y su precio es variable en los mercados de materias primas”. Los insectos, no. Por último, añade la ventaja del “círculo cerrado”; el cero residuos, porque los insectos “transforman residuos en proteínas”. En su caso, los bichos tendrían una alimentación regulada “solo con sustrato vegetal” procedente, además, de residuos de empresas agroalimentarias que trata una empresa de Milagro.

La domiciliación de la empresa en Navarra es un requisito del programa Orizont. Pero Vidal asegura haber encontrado aquí “el ecosistema ideal” para su proyecto: la predisposición científica de las investigadoras del CNTA, de San Adrián; el apoyo del catedrático de Entomología, Primitivo Caballero, y del laboratorio de Agrobiotecnología de la UPNA. Y hasta el tutor de proyecto que le tocó en el consejo asesor de Sodena: Nacho Simón, de Piensos Caceco.

LA LISTA DE INSECTOS DE LA UE

La UE ya autorizó el uso de siete especies de insectos de granja como base para pienso de mascotas hace años. A mediados de 2017 lo extenderlo a la acuicultura (pienso para peces y marisco de criadero). Y desde este año se permite su comercialización para nutrición humana. En los dos próximos años, se permitirá su inclusión en piensos de aves de corral y porcino. Y, finalmente, al vacuno.

Nutrinsec solo criará tres tipos de insectos de la lista UE: el grillo común (achetta vulgaris), el ‘gusano’ de escarabajo de la harina (telebrio molitor) y la mosca soldado negra (hermetia) en fase de larva. Con ellos, desarrollará un prototipo de harina desengrasadapara pienso. Y aunque su objetivo es fabricar hasta 4.000 toneladas anuales para uso acuícola, partirán con volúmenes menores, 1.000 Tn, para empresas de suplementos alimenticios para deportistas, como barritas energéticas, o snacks. “Es más fácil decirle a un deportista que una barrita de harina de insectos tiene un 70% de proteínas, frente al 30 ó 30% de otra de soja, que decir a una ama de casa que cocina unos espaguetti a sus hijos con harina de insectos”.

EN BUSCA DE SOCIO INDUSTRIAL

El proyecto requiere un tiempo de maduración, calcula que un año y medio para alcanzar la dimensión de insectos suficiente para suministrar con garantías a una empresa de dietas para ejercicio. Y una inversión sustanciosa, que cifra en 5 millones de euros, para construir la nave (5.000 m2), instalar el criadero de insectos y adquirir la máquina harinera. “Nosotros no vamos a producir bolsitas de insectos para la ensalada”, explica.

Reniegan de socios puramente financieros que exigen retorno de inversión a medio plazo y buscan socios industriales con mayor permanencia en el capital. Según Vidal, los socios mantienen conversaciones con una gran firma de pasta italiana. “Estamos bastante esperanzados”, apunta.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra