Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Encuentro Popular - Diario de Navarra

El cambio de cultura empresarial, un reto para las pymes navarras

Varias decenas de directivos y empresarios asistieron a la jornada organizada por Popular y Diario de Navarra

Por la izquierda: el experto en innovación empresarial y marketing, Pablo Foncillas Díaz -Plaja; el director territorial de Banco Popular, Miguel Ángel Franco; el presidente del Consejo de Administración de Diario de Navarra, Virgilio Sagüés Arraiza; la experta en transformación del talento, Arancha Ruiz y el director regional de Banco Popular, Javier Barra.

Por la izquierda: el experto en innovación empresarial y marketing, Pablo Foncillas Díaz -Plaja; el director territorial de Banco Popular, Miguel Ángel Franco; el presidente del Consejo de Administración de Diario de Navarra, Virgilio Sagüés Arraiza; la experta en transformación del talento, Arancha Ruiz y el director regional de Banco Popular, Javier Barra.

CALLEJA
Actualizada 13/12/2017 a las 16:32

La intervención de la cazatalentos Arancha Ruiz y el divulgador Pablo Foncillas no dejó indiferente a ninguno de los asistentes al desayuno de trabajo organizado este martes por Diario de Navarra y Banco Popular. La sala del hotel Tres Reyes, donde se reunió una treintena de invitados, albergó una sesión en la que se dejó de lado la tan manida zona de confort. Con un estilo a ratos provocador y con toques de histrionismo, los dos gurús de la era digital y las nuevas tendencias en la cultura empresarial pusieron a prueba las tablas de empresarios y directivos de distintos sectores de la economía navarra. El evento, que fue presentado por el director de Comunicación del grupo La Información, José Ignacio Roldán, contó además con sendas breves intervenciones de Miguel Ángel Franco, director territorial de Banco Popular, y Javier Barra, director regional de Navarra, Aragón y La Rioja de Banco Popular.


Arancha Ruiz, que presumió de granadina pese a “tener nombre vasco”, ya advirtió de sus intenciones de pasear entre los asistentes para dinamizar la jornada. Nada más empezar, afirmó que las empresas “no existen”, sino que “solo son una línea en el Registro Mercantil”. “Bueno, no digo que vuestras empresas no sean reales. Pero lo que verdaderamente es una empresa consiste en un grupo de personas organizadas para un fin”, aclaró. Respecto a la acelerada digitalización global, Ruiz identificó tres características de este fenómeno: la instantaneidad, la multiplicidad de canales de comunicación y la personalización de los productos y servicios. En relación con el primero, la cazatalentos señaló la creciente necesidad de obtener una respuesta cada vez más inmediata, sin esperas. Esa respuesta debería ser capaz de llegar por aquel canal que haya elegido el consumidor, bien por correo electrónico, Whatsapp o Facebook. Además, se exige una mayor personalización de los productos y servicios, que el comprador entiende como una demostración de interés.


En ese sentido, Ruiz advirtió que, aquellas empresas que no sean capaces de adaptarse a estas tres características, “desaparecerán y serán sustituidas por aquellas otras que puedan lograrlo”. Asimismo, expuso que la globalización ha provocado la fuga de todas aquellas actividades susceptibles de abaratarse porque pueden desarrollarse en países con mano de obra barata, lo que ha derivado en una “polarización del empleo”. “Han crecido las ocupaciones de alta cualificación, aquellas que no pueden encontrarse en regiones emergentes. Las de mediana cualificación han disminuido por el efecto de la deslocalización y la sustitución de sus funciones por tecnología. Y por último, siguen existiendo los perfiles poco cualificados”, explicó. Como consecuencia de ello, Ruiz se refirió al adelgazamiento de la clase media, que se ve forzada a “subir de escalón”, lo que resulta “muy costoso”, o “caer”, lo que genera “una gran ansiedad”.

 

La sesión puso a prueba las tablas de algunos de los asistentes.


NUEVOS PERFILES PROFESIONALES


No obstante, añadió que estos fenómenos “no son tan absolutos”, y puso por ejemplo el retorno a los países desarrollados de algunas empresas manufactureras, aunque demandando trabajadores “muy cualificados”. “Los grandes titulares a veces nos engañan. La robotización no es una amenaza para el empleo, como es el caso de Japón. Allí no cuentan con población suficiente para atender la demanda de trabajo y no quieren recurrir a la inmigración, por lo que su única opción fue apostar por la automatización”, razonó.


La cazatalentos también se refirió al omnipresente big data, un conjunto de tecnologías que permiten “conectar fenómenos que están interconectados pero cuya relación no es fácil de asociar”. Ruiz alertó que faltan muchos perfiles para atender la demanda de profesionales del big data y la inteligencia artificial, especializaciones que todavía no se han implantado en las universidades.


Otro de los malos hábitos en el seno de las actuales empresas que deberían cambiar, según Ruiz, es el denominado echo chamber (cámara de eco), que impermeabiliza a las organizaciones y sus responsables frente a las nuevas tendencias. “Tendemos a escuchar solo aquello que reafirma lo que creemos”, sintetizó. Frente a esta tradicional práctica, la cazatalentos recomendó “aprender a escuchar e integrar en la organización a personas que sean realmente distintas” con el fin de abrir la mente.


Como ejemplo para comprender este comportamiento, se refirió a un producto tan asentado como el automóvil. “Creemos que un coche es un signo de estatus social. Pero frente a esta visión, también podemos ver en los actuales vehículos su faceta relacionada con los ordenadores y el software que necesitan, la hiperconexión y el internet de las cosas o como un lugar en el que las personas de transportan. Desde esta nueva perspectiva somos capaces de tener una visión mucho más global”, aleccionó.


Ante el contraste de la “escasez de talento” en algunas áreas innovadoras con la sobrecualificación de quienes desempeñan otras funciones, Ruiz explicó a los asistentes la importancia de cultivar la marca personal de los directivos, que describió como “la capacidad de explicar lo que se es para mover a los demás a colaborar”. Esas cualidades permiten transmitir al resto de la organización que sus esfuerzos “merecen la pena” porque todos comparten “un mismo sueño”. Para finalizar, la cazatalentos advirtió que “no sirve de nada entender las actuales tendencias si no se ponen en práctica” e insistió en la trascendencia de potenciar la marca personal y cultivar la capacidad de “escuchar a los diferentes” en el seno de las empresas.

 

Los asistentes interactuaron con los ponentes durante las dos ponencias.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra