Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Goizueta

'Makilas' y odres de vino bajo la lluvia

  • El blanco y rojo de los ‘mozorros’ y el negro rostro de los ‘zahagiak’ colorean el martes de carnaval en Goizueta

Un hombre disfrazado de 'zahagiak' pasa entre las 'makilas' de dos filas de 'mozorros' en una calle de Goizueta.

Un hombre disfrazado de 'zahagiak' pasa entre las 'makilas' de dos filas de 'mozorros' en una calle de Goizueta.

Un hombre disfrazado de 'zahagiak' pasa entre las 'makilas' de dos filas de 'mozorros' en una calle de Goizueta.

LUIS CARMONA
12/02/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • Luis carmona. Goizueta
Lluvia. Una continua cortina de agua empapaba Goizueta cuando, a las cinco y media de la tarde, con el estallido de un cohete, mozorros y zahagiak salían del bar Izar para comenzar a recorrer las calles de la localidad al ritmo marcado por la melodía de las trikitixas. Aizpea Uizi, Lucía Etxeberria, Olaia Salaberria y Garazi Loiarte no dejaron de tocar, salvo en las contadas ocasiones en las que la comitiva de mozorros se detuvo a tomar un trago en los bares y sociedades del pueblo. Arin-arin y jotas se sucedieron para ambientar la zahagi-dantza -baile de odres-, siempre precedida de los toques de corneta del grupo de 16 mozorros que, makila en mano, flanqueaban a los zahagiak, encarnados por Xumar Bakero y Ekaitz Narbarte, de 25 y 26 años, respectivamente.

Entre toque y toque, ambos, ataviados con abarcas, medias de lana, pantalón y camisa azul, txapela y un odre de vino inflado de aire sujeto a su espalda, corrían para abrazar y manchar, restregando su rostro tiznado de negro y rojo, a vecinos y curiosos sin importar la edad, y en su mayoría mujeres.

Los zahagiak de Goizueta representan a unos carboneros que antaño vivían en el monte y que bajaban a la localidad en carnavales. Según Ibon Elizegi, vecino que lleva 21 años de mozorro, estos carboneros se emborrachaban con los odres que llenaban de vino para llevarlos al monte. Ebrios, se acercaban y besaban a las mujeres que se cruzaban en su camino. Entonces, los jóvenes del pueblo, mozorros, comenzaron a ridiculizar a sus paisanos por su proceder y a echarlos del lugar a palos.

La zahagi-dantza representa esta escena y termina con los golpes de las makilas sobre los odres, una vez que el sol ha caído por completo. Ibón Elizegi precisó el porqué de la vestimenta de los mozorros -camisa y pantalones o pololos blancos con faja y txapela rojas y alpargatas-, que expresa la limpieza o pulcritud frente a la suciedad de los zahagiak, símbolo a su vez de la regeneración propia de la tierra tras el invierno.

Este año, un total de 56 jóvenes de Goizueta, de entre 17 y 44 años de edad, han participado en la tradición ancestral de la puska-biltza, recorriendo en dos grupos, durante el lunes, los barrios de caseríos del término municipal y, durante el martes, las casas del pueblo, pidiendo en ambos casos viandas y dinero para sufragar la juerga del carnaval. El próximo sábado, dentro ya de la Cuaresma, se reunirán para hacer cuentas y saldar las deudas de estos días.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual