Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elgorriaga

Capítulo XXII de la saga del hongo

  • El actor José Sacristán figura en la nómina de seis nuevos miembros de honor de la Cofradía del Hongo y la Seta de Navarra celebrado con éxito de asistencia el domingo en Elgorriaga

La relación de nuevos cofrades arropados por sus padrinos de investidura de Elgorriaga.

La relación de nuevos cofrades arropados por sus padrinos de investidura de Elgorriaga.

La relación de nuevos cofrades arropados por sus padrinos de investidura de Elgorriaga.

alicia del castillo
0
08/10/2015 a las 06:00
  • Natxo gutiérrez. Pamplona
El hongo tiene feeling antes las cámaras en otoño como la figura irreconocible de José Sacristán, el veterano actor de películas para el recuerdo. En el serial de su vida recogida en celuloide figura desde el domingo un nuevo capítulo que no exigió de su parte interpretación alguna sino más bien una pose cotidiana, unas palabras de agradecimiento y un compromiso de exaltación del fruto silvestre por excelencia de esta época del año. Su promesa fue un apunte en el guión de la fiesta que desde hace veintidós años une en Elgorriaga a amantes de la recolección y, sobre todo, de la mesa con vituallas ricas al paladar.

El capítulo de la Cofradía del Hongo y la Seta de Navarra fue, como corresponde, una ocasión para subrayar las bondades gastronómicas de un bocado apreciado en la estación de la hoja caída en que las bendiciones del cielo, en forma de lluvia, descubren sensaciones y palabras de alabanza.

José Sacristán compartió honores, tocado como estuvo con txapela, capa y medalla, con el director de Euskal Telebista, Eduardo Barinaga; el dietista Txumari Alfaro, el diseñador Francisco Arroyo, el pintor catalán José Juanico y el profesional de la hostelería Zacarías Puente.

Fueron merecedores de los halagos recibidos bajo la coordinación del que fuera alcalde y alma mater del evento, José Miguel Galarregui, quien ofició de maestro de ceremonias.

Incansable al desaliento en su faceta promotora a favor de su pueblo -impulsó la regeneración del Balneario de Elgorriaga, hoy referente del descanso en la zona norte-, suyas fueron las primeras palabras de atención y reconocimiento dispensado a cada uno de los homenajeados en su presentación pública. Antes de cederles la palabra, dio razón de las razones que motivaron su propuesta y posterior nombramiento como nuevos cofrades.

Como requisito, de cada uno requirió la voluntad de ensalzar allí donde estén la calidad culinaria y también medicinal de los hongos.

CITA A ALFREDO LANDA

La presencia de José Sacristán en la localidad de Malerreka dio lugar al recuerdo de un insigne de la pantalla cuya trayectoria profesional, pero sobre todo humana, dejó una huella profunda en su tierra navarra. Como fruto de raíces densas, Alfredo Landa encarnó la nobleza de su origen.

Su recuerdo fue glosado por Sacristán en su turno de intervención. Además de compartir ilusión ante las cámaras y de una amistad duradera hasta la desaparición de Alfredo Landa, los dos interprétes gozaron de la misma condición de pertenencia a la Orden del Aceite de la Tostada de Arróniz.

La honra de “ser de pueblo”, que llegó a destacar José Sacristán, no hizo sino acentuar el aprendizaje para la vida que encierra el valor de la calle y de las relaciones humanas cultivadas con delicadeza como lo hizo y supo incorporar en su profesión el pamplonés Alfredo Landa. El mundo de la imagen, aunque en pantalla pequeña, proporcionó un segundo cofrade a la investidura del domingo. El director de EITB, Eduardo Barinaga, hizo defensa de la conservación de los valores locales como distintivo en un mundo dominado por el influjo de la globalización.

La aportación de José Juanico Bou al encuentro fue la donación de un cuadro de su firma para el sorteo celebrado con posterioridad. Txumari Alfaro echó mano de la hemeroteca que es la historia para aludir al descubrimiento de las propiedades curativas halladas por los indios de la Amazonía en el hongo penicilium.

UN AÑO GENEROSO

La ceremonia se desarrolló a la conclusión del oficio religioso celebrado en la parroquia en el que intervino el coro de Voces Graves de Santa María la Real. Hubo representación de 12 cofradías vinculadas a la entidad que en Elgorriaga cuida de destacar las virtudes del hongo. No faltó el sonido de los joaldunak como tampoco la degustación reconstituyente de un día bendecido por el ingrediente de la relación humana. Entre comentarios e intercambios de pareceres en corros formados en torno a las mesas de ricos manjares hubo referencias a las previsiones halagüeñas de la temporada alta en la recolección de setas. Fue el condimento sabroso a una jornada gastronómica que fue retratada en imágenes en un nuevo capítulo de la Cofradía del Hongo y la Seta de Navarra.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual