Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Ocio

Las fiestas de Leitza organizaron una plaza de piedra y espuma

  • Piedras de 400 y 700 kilos arrastradas por mujeres y hombres fueron las protagonistas en el tercer día de fiestas

Decenas de niños disfrutaron de la fiesta de la espuma.

Las fiestas de Leitza organizaron una plaza de piedra y espuma

Decenas de niños disfrutaron de la fiesta de la espuma.

Goñi
0
15/08/2015 a las 06:00
  • Beatriz Díaz. Leitza
Por honor. Una competición en la que ese es el único premio, el orgullo de haber ganado. Dos equipos, uno femenino y otro masculino, se enfrentaron el miércoles en fiestas de Leitza para poner a prueba su fuerza y técnica arrastrando piedras de 400 kilos las mujeres y de 700 los hombres. Luego, ‘medallas’ aparte, los niños se centraron en la diversión pura y dura, sumergiéndose en una gran masa blanca. Ellos no tuvieron que levantar pesos tan elevados. La espuma cubrió la misma plaza que antes mojaron las gotas de sudor de los tiradores durante la competición.

El 'harri tira' (arrastre de piedra) es una modalidad de 'herri kirolak' (deporte rural). Esta fue la primera ocasión en la que se separaron los sexos por equipos y se enfrentaron. Según cuenta Gabriel Saralegi, de 58 años y entrenador de 'herri kirolak' en Leitza, antes se competía con equipos mixtos, siendo la mitad hombres y la otra mitad mujeres y arrastrando todos el mismo peso.

Los dieciséis competidores del miércoles, ocho en cada equipo, crearon un espectáculo en el que el resultado estuvo muy reñido. La competición se dividió en tres partes: 10 minutos de arrastre de piedra, 5 de descanso y cambio de carril, y otros 10 de arrastre. “Se cambia de lado por que sea más justo, ya que el suelo en una parte no es igual de áspero que en la otra”, explicó Saralegi. Los dos equipos comenzaron a la vez al grito de 'ya' de sus instructores o arreadores, encargados de controlar el tiempo y marcar las salidas. Según Saralegi, la arrancada es lo más importante, porque si la piedra llega al final de la pista a mayor velocidad se gira de forma más cómoda. Dos jueces, Xabi y Aitziber, controlaban en pista que las piedras llegasen bien hasta el final de la plaza.

RESULTADO REÑIDO

El equipo masculino, con camiseta azul y dirigido por el instructor o arreador Jon Kanflanka, alias ‘Mikone’, campeón navarro de segalaris (cortadores de hierba), sintió el honor de resultar vencedor. En total sumaron 48 plazas, 22 metros y 13 centímetros. Cada plaza equivale a 28 metros, que es la largura de la zona de esta en la que se desarrolló el arrastre. Las mujeres, de verde, quedaron por debajo por muy poco: 47 plazas, 10 metros y 2 centímetros. Cogieron ventaja en la primera ronda, pero en la segunda no consiguieron mantenerla. La fatiga y el peso del calor hicieron mella al final de la prueba ralentizando a los tiradores, pero los gritos y aplausos continuos de ánimo de los cientos de vecinos que asistieron les animó a luchar hasta que se agotó el tiempo.

El fondo y la técnica son los aspectos más importantes que los tiradores perfeccionan durante los martes y jueves de todo el año con la ayuda de Gabriel Saralegi, aunque asegura que aparte hacen más deporte. Desde chóferes de camión a técnicos de medio ambiente o médicos sacan tiempo para el 'harri tira'. “Cada vez se apunta más gente. Entreno en unas 10 modalidades distintas de 'herri kirolak' a más de 50 personas”, dijo mientras señalaba a un grupo de niños que trataban de mover las grandes piedras al finalizar la competición. “Los tiradores se motivan pensando en sorprender al público, en hacer más plazas”.

La temperatura, que alcanzó los 30 grados, contribuyó al cansancio de los participantes. En cambio, ese calor lo recibieron con agrado las decenas de niños que a las 12.45 horas, tras el arrastre de piedra, y durante más de 20 minutos pudieron disfrutar en el mismo frontón de la fiesta de la espuma, para la que se utilizaron 80 litros de jabón. Leire, de 9 años y equipada con biquini y gafas de bucear, se mostró muy contenta porque pensaba que se cumpliría la previsión de lluvia que vio esa misma mañana en internet.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual