Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
festividad

12 horas de fiesta en Etxarri-Aranatz

  • El vino, la comida y la música fueron protagonistas ayer en el Día de San Adrián, celebrado en Etxarri-Aranatz. El buen tiempo multiplicó el número de asistentes, que recorrió los 5 kilómetros de distancia para disfrutar de los bailes más tradicionales

Un corro de niños interpretando danzas tradicionales.

12 horas de fiesta en Etxarri-Aranatz

Un corro de niños interpretando danzas tradicionales.

garzaron
0
19/06/2013 a las 06:01
  • marta baigorri. etxarri aranatz
Los vecinos de Etxarri- Aranatz vivieron ayer una jornada intensa. La festividad de San Adrián dio comienzo a las nueve y media de la mañana. Sonó el primer cohete y la comitiva municipal se pusó en marcha. Apenas 5 kilómetros separan el casco urbano de la ermita de San Adrián, pero este domingo fue un día caluroso y el ascenso hizo sudar a más de uno. La recompensa, de nombre "fritada", comenzó a las diez y media de la mañana. Se preparó un caldo a base de carne y patatas. Primero se sirvió la carne y con el jugo restante se hizó una sopa. De este modo, la habitual calma que se vive en las estribaciones de la sierra de Aralar dio paso durante unas horas a una verdadera fiesta.


Una tradición familiar

A mediodía tuvo lugar la celebración de una misa en honor a San Adrián, en la ermita que lleva su nombre. Allí se congregaron niños, jóvenes, adultos y mayores para venerar al santo. Una vez que hubo terminado, los etxaiarras emprendieron de nuevo el ascenso hasta un claro en el que después tendría lugar la comida. "La de hoy es la única jornada familar que se conserva en Etxarri Aranatz", así lo afirmó Belen Lazcoz Marcotegui, de 69 años y vecina de la localidad. La tradición marca que cada familia debe acondicionar una mesa y preparar diversos alimentos para la hora de la comida. A fin de que sigan siendo las familias las verdaderas protagonistas de este día, más allá del habitual puesto de helados no está permitida la entrada a vendedores de comida ajenos. A pesar de todo, las familias están dando paso en los últimos años a cuadrillas de amigos . En cuanto a la comida que se suele servir, los asados de cordero y pollo son los que más triunfan. Un postre típico es el "piperopille", una especie de torta. Hace años, los chicos y chicas jóvenes las intercambiaban entre sí. Hoy esta costumbre se está perdiendo, pero sigue manteniéndose como postre principal. Lo que sí continua es la tradición de ir pasando de mesa en mesa, conversando con las demás familias y bebiendo vino. La bebida ha tenido siempre un papel fundamental en la festividad de San Adrián. Sin embargo, en una jornada como la de ayer, en la que se alcanzaron los 28ºC, todavía más. José Ignacio Bakaikoa Aristorena, de 52 años y alcalde del pueblo reconoce: "Ya se han preparado 500 litros de vino, pero si fueran necesarios más, en media hora llegaría el resto".
La música no podía faltar en una jornada como la de ayer. Antes de comer un corro de niños protagonizó diversos bailes, entre ellos el aurresku. Por la tarde fueron los quintos quienes se encargaron de amenizar la fiesta. Después tuvo lugar la adoración del árbol antiguo . A partir de las seis de la tarde se inició la vuelta a casa,encabezada por los txistularis, que se prolongó hasta la medianoche. El camión del Ayuntamiento con el vino se detiene unas cuantas veces para proveer a sus vecinos de más bebida: "Es un día un poco peligroso", comenta Belen Lazcoz entre risas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual