Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ENCIERRO DEL PILÓN

Velocidad y ligereza, en tiempo récord

  • Las reses de la ganadería Eulalio Mateo, de Cárcar, batieron el tiempo récord en el sexto Pilón de este año, con un descenso de 50 segundos que se saldó sin heridos y con sólo tres atenciones de la DYA, a pesar de la enorme afluencia de corredores

Imagen de la noticia

Velocidad y ligereza, en tiempo récord

El sexto Pilón de Falces se saldó sin heridos, a pesar de la gran afluencia de corredores. GALDONA/ BUXENS

Imagen de la noticia

Velocidad y ligereza, en tiempo récord

La última cuesta fue rápida y peligrosa. ALBERTO GALDONA/ EDUARDO BUXENS

Imagen de la noticia

Velocidad y ligereza, en tiempo récord

Juan Pedro Lecuona, momentos antes de lesionarse. BUXENS/ GALDONA

0
Actualizada 20/08/2011 a las 01:01
  • VIRGINIA URIETA . FALCES.

SE presumía entretenido. Las reses de la ganadería Eulogio Mateo (Cárcar) son muy conocidas en Falces, sobre todo por darse a la fuga. El año pasado se escaparon cinco vacas. Ayer, fueron muy veloces pero se portaron bien. El sexto Pilón de Falces se saldó sin incidentes y con normalidad, excepto el encierrillo, que fue movido. "Cabritera", una vaquilla colorada de 350 kilos, iba junto a la manada cuando se desvió, cayendo a la poza. Tuvieron que ir con el manso para subirla, y después llevarlo al corral. "Esperamos que bajen todas", confesó Mateo, el ganadero, momentos antes del Pilón. Y aunque el encierrillo fue lento, bajaron todas las vacas, batiendo el tiempo récord de estas fiestas: 50 segundos. Pura velocidad.

Salieron despacio, pero enseguida despuntó una de las reses y fue sembrando el miedo entre los corredores, que eran muchos. Bajaron ligeras y la última cuesta fue tensa: faltó muy poco para que algunos mozos fueran embestidos por la res, imparable. Un par de vacas resbalaron al llegar a la cuesta, y varios corredores se tiraron al suelo porque no podían ganar la carrera. La DYA atendió sólo a tres personas, por caídas y raspazos, a pesar de la enorme afluencia de participantes.

Juan Pedro Lecuona, pamplonés y corredor habitual en los encierros, fue atendido ayer tras chocarse contra el vallado y hacerse una herida en la espinilla. "He intentado colarme entre las vacas, porque ahí se disfruta muchísimo. Pero una res me ha empujado y he tenido que tirarme contra el vallado. Venían muy fuertes, aunque se dejaban llevar", comentó.

Un evento masificado

Dicen algunos falcesinos que un buen corredor, para serlo, ha de estar "bautizado" en el Pilón. Tiene que probarlo, porque no es como los demás encierros. Tanta popularidad ha alcanzado, que cada día se ven más caras nuevas entre los que participan. Pero son muchos los que quieren entrar por el mismo sitio, y es difícil que lo consigan todos, con diez vacas a las espaldas.

"Desde el año pasado, hay mucha gente nueva y las lesiones también son más graves. Que una vaca te fracture tres costillas o que la manada te pase por encima, son cosas que también se deben a la afluencia", explicó Carlos Arana Álvarez, falcesino de 49 años que lleva más de 30 años corriendo. "Cuando hay muchos corredores no te caes, te tiras", explica. "Nosotros ya no nos metemos en la cuesta, es imposible. Yo me quedo siempre arriba".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual