Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CORRIDA DE TOROS

Una tarde muy torcida

  • Lancho acabó en el hospital con posible fractura de tabique nasal en un festejo deslucido por un par de tormentas

Imagen de la noticia

Una tarde muy torcida

El tercero, llamado "Coronel", peleó con bravura en varas. GALDONA

0
Actualizada 20/08/2011 a las 01:01
  • KOLDO LARREA . TAFALLA

Como se dice en Navarra, no salió una a derechas. Por un lado, el tiempo; dos chaparrones que dejaron desiertos los tendidos y deslucieron el festejo. Por otro, la cogida de Lancho, que pudo tener mucho más graves consecuencias. Y, por último, las suertes de varas en una tarde en la que había premio para el mejor picador. Salvo Ureña, los otros dos diestros no colocaron en suerte al toro y a los varilargqueros pareció importarles muy poco que había en juego un premio de 500 euros a la mejor vara.

Además, salió el primero, un bonito jabonero, que tomó con muy buen estilo y fijeza el capote de Ureña, pero lo estrellaron dos veces contra un burladero y salió del peto, al que se había arrancado alegre, con su pitón izquierdo colgando desde la cepa. Según el reglamento, el toro sólo puede ser devuelto si sale estropeado al ruedo, nunca si sufre alguna lesión o accidente durante la lidia. El público, desconocedor en su mayoría de la norma, pidió la devolución. Quienes velan por el cumplimiento del reglamento, también, basándose en el argumento del orden o desorden público, depende de cómo se mire.

Lo cierto es que Lucero, que prometía ser un buen toro, fue devuelto y que el sobrero fue peor en hechuras y en comportamiento. Respecto al ganado, el encierro vazqueño no se comió a nadie. Se dejó hacer sin clase y con escaso motor, en corto recorrido. En cualquier caso, se esperaba más de él. Y eso que el tercero fue bravo -apenas se pudo apreciar en la muleta- y el sexto, que saltó al callejón, tuvo calidad.

La pena fue que este lote cayó en manos de un diestro que no está para estos tragos. La corrida le vino grande y decepcionó hasta a sus seguidores. No pudo con el tercero, un toro de buenas hechuras, al que convirtió en malo en el último tercio. Y se vio desbordado por la embestida de ese buen sexto, aunque mejoró algo su imagen al trazar algunos derechazos de buen corte, acompañando la noble embestida del cinqueño jabonero.

Mucha mejor imagen dejó el sustituto de Marco. Ureña dio la cara en todo momento, ejerció de director de lidia y se puso en el sitio. El sobrero primero embistió sin clase y en muy corto recorrido por ambos lados. El murciano le robó muletazos de mérito pero escasos de lucimiento porque éste era muy difícil. Bajo un chaparrón, se esforzó ante el cuarto y le sacó todos los muletazos que tenía, y gustó en unos naturales sueltos y varios pases del desprecio. Pese a que la estocada cayo algo baja, cobró la única oreja de la tarde.

Lancho mostró asimismo muy buena disposición. Fue cogido por el segundo de manera espeluznante. No hubo cornada pero sí bastante deterioro en la cara. Con la muleta, sus dos faenas pecaron de encimismo, cuando los toros pedían otra distancia. Pese a ello, bien pudo cobrar un oreja, sólo por el esfuerzo. Qué menos.

FICHA TÉCNICA

GANADO Seis toros de Prieto de la Cal -con cuatro cinqueños-, el primero como sobrero, bien presentados, dejándose sin clase y con muy justo motor, con un tercero bravo en el caballo y un sexto que tuvo calidad, ovacionado en el arrastre.

DIESTROS

Paco Ureña: silencio tras aviso y oreja. Israel Lancho: vuelta tras petición y saludos desde el tercio tras petición. Rubén Sanz: silencio en ambos.

PRESIDENCIA

A cargo de Daniel Arregui, asesorado por Pilar Navarro y Francisco Sagardía, mal por devolver al corral antirreglamentariamente el primer toro, y por el desconcertante criterio con las peticiones de trofeos.

INCIDENCIAS

Tres cuartos de plaza. Tarde soleada y calurosa, con tormenta en el cuarto y otra en el quinto. Lancho y Sanz hicieron el paseíllo desmonterados. Los subalternos Jesús María Herrero y Miguel Ángel Martín saludaron montera en mano tras banderillear al segundo y sexto, respectivamente.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual