Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
FALCES

Una multitud despide el último Pilón

  • El último encierro de las fiestas se salvó sin ningún herido a pesar de la masiva afluencia de público y corredores

Imagen de la noticia

Una multitud despide el último Pilón

A pesar de la rapidez del encierro y de la masiva afluencia de corredores, las asistencias sanitarias no atendieron a ningún herido. ALBERTO GALDONA

0
Actualizada 22/08/2011 a las 01:03
  • JOSÉ MIGUEL SÁNCHEZ . FALCES

Allí hoy no quedará nada. Sólo polvo y silencio. 820 metros de recorrido vacío. No sonará ningún cohete a las nueve de la mañana y no se verá gente buscando un sitio entre los peñascos. Todo volverá a la normalidad despúes de una semana de vértigo, carreras, recovecos y pocos espacios. Lo que hoy permanecerá huérfano ayer estuvo casi repleto. A rebosar. Rapidísimo. Algunos corredores llegaron más frescos al no acumular cansancio del encierro de Tafalla, donde las fiestas terminaron el sábado y al que muchos acuden para viajar después al Pilón. También ayudaron las vacas de la ganadería Teodoro Vergara, de Falces, que no quisieron aguar, en su propia casa, el punto y final de las fiestas. Corrieron con el riesgo habitual, muy rápidas, pero también muy nobles. Tanto que no dejaron ni un solo herido.

La manada salió ligeramente fragmentada en dos grupos. En el de delante, seis vacas muy rápidas que a punto estuvieron de llevarse por delante a un mozo, que se lanzó al lado izquierdo. En el de detrás, las otras cuatro, algo más despistadas y con una última res ligeramente descolgada, que buscaba el lado izquierdo.

Los corredores dieron la penúltima curva con destreza. Tuvieron casi 30 metros sin problemas para ponerse delante de las vacas y proseguir la carrera. A pesar de la masiva afluencia, se pudo correr sin problemas. Hasta que en un punto, el mozo que más cerca de las astas se atrevió a correr resbaló y se llevó por delante a otros dos. Dos más cayeron casi por efecto dominó y aguantaron el paso de los animales agarrados a las protecciones. Las diez vacas ni se inmutaron. No hicieron por los corredores y continuaron con su ritmo imparable. Con la manada muy estirada.

Dos astados tomaron entonces la iniciativa en la persecución, al filo. Iban tan rápido que en la llegada a la última curva tres de ellas erraron en la trazada y una se quedó vuelta. Pasaron del primer lugar a ocupar el último. Pero no hubo riesgo. Ya que en lugar de volver por donde habían venido, siguieron al resto de la manada para cerrar la carrera algo más retrasadas. Final en poco menos de un minuto. Sin heridos, sin sobresaltos. Una carrera hermosa, al límite y muy rápida que puso el broche del Pilón y volvió a levantar el polvo de la tierra. El polvo de un recorrido que hoy permanecerá vacío. En silencio. Esperando a los corredores del año que viene.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual