Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
PELIGROSO ENCIERRRO

Ocho atendidos tras escapar un novillo del encierro de Santacara

  • José Antonio Jiménez Treviño, concejal de festejos de Santacara, dice que el vallado cumplía con la ley

Imagen de la noticia

Ocho atendidos tras escapar un novillo del encierro de Santacara

El novillo rompió una cadena y abrió el portón que se ve en la imagen superior. ALBERTO GALDONA

Imagen de la noticia

Ocho atendidos tras escapar un novillo del encierro de Santacara

De izquierda a derecha, Carlos Egea, Javier Garde, Jesús Luis Caparroso, Pablo Sesma, Rubén Armendáriz, José Antonio Jiménez, y Carlos Cristóbal, de la comisión taurina. SOLA

6
Actualizada 20/08/2011 a las 01:01
  • R. ELIZARI / G. GONZÁLEZ . SANTACARA / PAMPLONA

Otro novillo fugado de un encierro, en este caso en Santacara, dejó ayer por la tarde ocho atendidos, cuatro de ellos heridos (uno trasladado al Hospital de Navarra). Siete eran espectadores que cayeron al suelo o sufrieron crisis nerviosa cuando el animal, de unos 400 kilos, desencajó una valla metálica con una embestida tras romper una cadena y escapó por el hueco. Hora y media después, fue abatido cuando se encontraba cercado en un corral de ovejas de las afueras de la localidad. El vallado cumplía la normativa y el pasado día 13 recibieron el visto bueno al informe de su arquitecto, algo obligado desde el pasado 3 de agosto, un día después de que un novillo fugado en Lodosa matara a un espectador.

El suceso ocurrió poco antes de las siete y veinte de la tarde en el encierro vespertino. En la plaza que hay a mitad de recorrido, un joven de 26 años recortó al animal, de la ganadería Arriazu, de Ablitas, y éste lo siguió hacia el vallado. Cuando el novillo fue a embestir al joven, se topó con un portón metálico (de unos siete metros de anche, casi dos de alto y cuatro barrotes), provocando que la instalación se desencajara. Por el hueco creado al abrir la valla, el animal huyó.

En la zona del vallado se produjo "el caos", según testigos presenciales. Uno de ellos, un hombre de unos 65 años, J.G., resultó herido al golpearle la valla en la cabeza. Quedó inconsciente y la ambulancia medicalizada de la DYA tuvo que entrar al recorrido para llegar hasta él. Tras atenderle de una herida sangrante y recuperar la consciencia, fue trasladado al Hospital de Navarra con un traumatismo craneoencefálico y facial. En la zona, otra ambulancia de la DYA también tuvo que atender a dos mujeres, que perdieron la consciencia por una crisis de ansiedad, y dos menores de 12 años (nietas de una de ellas) por el mismo motivo, aunque no llegaron a quedar inconscientes. Las otras dos espectadoras atendidas, dos mujeres de 67 y 68 años, tenían heridas en la cara tras caer al suelo por empujones. El único mozo atendido fue el que recortó al novillo: fue empotrado contra la valla y presentaba golpes en la espalda, rodilla y brazos, quemazos y un varetazo en la espalda.

Abatido en un corral

Tras fugarse, sin embestir a ningún espectador, el animal recorrió las calle de la Plaza, la calle de la Paja, y por la iglesia, fue hasta la carretera de Tafalla. Finalmente, acabó en un corral de ovejas situado a unos 600 metros del lugar donde se celebraba el encierro. En su huida el novillo se encontró primero con un hombre mayor, que permaneció quieto, y el animal pasó de largo, un padre, que cogió a su hija en brazos, y se pegó contra la pared, y una niña pequeña que intentó buscar cobijo en su casa. El animal sólo embistió a un vehículo aparcado.

Hasta allí se desplazaron agentes de la Brigada Central de Intervención de la Policía Foral y el propio ganadero. El animal se encontraba cercado en el corral, y la policía preguntó al ganadero si podía hacerse cargo de él. Respondió que no disponía de mansos para trasladarlo, por lo que no podía garantizar la seguridad. Por ello, el animal fue abatido de un disparo por la policía con el consentimiento del ganadero, informó el Gobierno de Navarra. También se desplazaron al lugar patrullas de Tráfico y de la división de Juegos y Espectáculos de la Policía Foral.

"Este año habíamos apostado por ganado menos agresivo"

El concejal de festejos, José Antonio Jiménez Treviño, no ocultaba la tensión que había pasado durante toda la tarde de ayer: "Esta ha sido una semana de mucha tensión para que todo saliera bien con el tema de los permisos. El día 13 nos los concedieron. El vallado cumplía con todos los requisitos. Es más, este año hemos introducido un ganado menos agresivo. Afortunadamente, todo ha quedado un susto. Los novillos son animales inciertos. Estoy muy agradecido a la comisión taurina, y en especial, a Víctor Ibáñez. Sólo espero que mañana no ocurra ningún incidente y terminemos bien las fiestas", explicaba. El también concejal Javier Pérez Osésratificaba que el vallado cumplía con todos los requisitos exigidos por la ley: "La idea es continuar mañana (por hoy) con los festejos. El mecánico está buscando una cadena y reparar la valla afectada".

Carlos Egea Bañuel, el director de lidia, fue el primero que salió tras el novillo cuando éste se fugó: "Ha sido un gran susto por la gente que estaba en esa calle. El animal sólo quería escapar y huir. En su camino no ha embestido a nadie, tan solo a un coche".

En su intento por evitar que no sucediera ningún percance le acompañaba otro de los miembros de la comisión taurina Jesús Luis Caparroso Ruiz: "Nosotros estamos acostumbrados a recortar este tipo de animales. El novillo se ha encontrado en su camino con varias personas y le hemos citado para que no pasara nada", comentaba. Javier Garde Igual, vecino de Santacara de 38 años, es el dueño del corral donde consiguieron retener al novillo: "Los que corremos los encierros sabemos que este tipo de cosas pueden suceder. Después de huir, el novillo se ha quedado muy cerca de un corral que tenía, le hemos abierto la puerta, y menos mal que ha entrado con la ayuda de Carlos. Ahí estaba tranquilo y ya no ha pasado nada", explicaba. Otra vecina de Santacara explicaba que cuando el novillo rompió la cadena, cundió el pánico: "En esos momentos todo el mundo intentó refugiarse donde ha podido. En el pueblo no se habla de otra cosa".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual