Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

Imanol Sánchez y Raúl Rivera se reparten las dos primeras orejas del ciclo taurino

  • El madrileño Gómez del Pilar puso el mejor toreo de la tarde y, sin embargo, se fue de vacío

Imagen de la noticia

Imanol Sánchez y Raúl Rivera se reparten las dos primeras orejas del ciclo taurino

Ayudado de Gómez del Pilar frente al codicioso quinto, un novillo que no se cansó de embestir. GALDONA

0
Actualizada 05/09/2011 a las 01:02
  • KOLDO LARREA. . PERALTA .

En ocasiones, el toreo no es justo en el reparto de trofeos y esto es lo que sucedió ayer en la entretenida novillada que abrió feria. Gómez del Pilar ejecutó el mejor toreo de la tarde pero, por fallar en la suerte suprema, se fue de vacío. Los otros dos novilleros, más voluntariosos y menor rodados que el anterior, cobraron sendas orejas por hundir, en mejor o peor sitio, el estoque, el mismo que siempre da y quita. Lo innegable es que lo tres mostraron una estupenda disposición ante una novillada de juego muy dispar.

Sánchez recibió con unas mecidas verónicas al que abrió plaza, que, mal picado, tuvo nobleza y clase en la muleta; sólo le faltó un punto de fuerza para tener más transmisión. El joven aragonés lo entendió muy bien y le ofreció los tiempos que pedía el bondadoso novillo, algo terciado como los dos siguientes. Le realizó una faena larga, con soltura, basada más en la diestra, en el toreo en redondo. Perdió el trofeo por acertar al segundo golpe de descabello. Su segundo, el sobrero, no tuvo la misma calidad, y su faena, tampoco. Sustentado en la voluntad, en el tesón, realizó otro trasteo largo ante un utrero que se fue apagando hasta pararse. Pero en esta ocasión, mató de una estocada, algo caída, el público pidió el trofeo y el palco lo tuvo que conceder. Primera oreja de la feria.

Algo similar le ocurrió a Rivera en el sexto, otro novillo sin clase que aceptó la insípida muleta del toledano. Pases y más pases, molinetes de rodillas para calentar en plan bullanguero y, eso sí, la mejor estocada de la tarde, casi la única buena, y nuevo trofeo. Frente al tercero, rajado, mostró similares maneras, insistió e insistió, mató de otra estocada y casi logra su objetivo, pero la petición no fue mayoritaria.

Gómez del Pilar tiró de oficio frente al peligroso, por incierto, mirón y reservón, y consiguió salir ileso del trance, que no fue poco. Ante el quinto, el mejor de l a tarde, por su calidad y su codicia, confeccionó una completa faena, con mando, por ambos pitones, y con mejor argumentos al natural, con muletazos largos y alguno barriendo la arena. Preparó mucho la suerte suprema pero marró con los aceros y se le esfumó el triunfo.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual