Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
artajona

"Llegué al hospital con un litro de sangre en la tripa"

  • Este vecino de Puente la Reina de 39 años relataba en el Complejo Hospitalario lo sucedido el viernes en fiestas de Artajona, donde recibió una grave cornada de una vaca brava

Carlos Lerga Muro envía desde la habitación del hospital un mensaje de tranquilidad y agradecimiento.

"Llegué al hospital con un litro de sangre en la tripa"

Carlos Lerga Muro envía desde la habitación del hospital un mensaje de tranquilidad y agradecimiento.

IVÁN BENÍTEZ
0
Actualizada 17/09/2015 a las 13:10
Etiquetas
  • iván benítez. Pamplona.
Cristina no gana para disgustos. El viernes, el mismo día en el que trasladaban a su marido en ambulancia al Complejo Hospitalario de Navarra tras recibir una cornada de una vaca en el recto durante fiestas de Artajona, ella se encontraba en la habitación 318 del mismo hospital cuidando a su padre, intervenido por una peritonitis. Esa misma noche, Carlos Lerga Muro, su marido, de 39 años, natural de Mendigorría y vecino de Puente la Reina, llegaba al centro hospitalario con una hemorragia interna y con problemas respiratorios. Esa noche permaneció en observación y al día siguiente pasó a planta, concretamente a la habitación 316, frente a la de su suegro. El lunes por la tarde, ambos se recuperaban en la misma estancia. Con rostro cansado y dolorido, este trabajador de Volkswagen dejaba claro que su afición por el recorte y las vacas, la misma que comenzó con 15 años, ha tocado a su fin. Y con el dedo pulgar hacia arriba, en señal de victoria, enviaba un mensaje optimista a todos los que se han preocupado por su estado y en especial a sus hijas: Ane, Adriana y Leire.

¿Qué tal se encuentra?
Un poco mejor gracias al apoyo de la gente. Asumiéndolo... hay que seguir.
¿Qué sucedió el viernes?
Era una vaca difícil. Antes de echarla al ruedo pedí a Miguel Reta, el ganadero, que fuera la primera para no recortarla mucho. Aunque a mí precisamente estas vacas son las que más me gustan (sonríe). Aproveché que la estaban moviendo de una lado a otro para recortarla, y fue al subir a la barrera cuando se giró y me alcanzó. Al pincharme noté que tenía algo gordo. Me hizo mucho daño y normalmente no se suele notar.
¿Qué parte del cuerpo ha afectado?
Me perforó el recto por tres sitios. Llegué muy malico al hospital, con un litro de sangre en la tripa y me costaba respirar. Hoy es el día en que igual me tienen que poner sangre.
¿De dónde viene esta afición por el recorte?
No lo sé. Mis padres tampoco se lo explican. Ni mis hermanos (Fran y Ana) sienten afición por las vacas. Vengo recortando por toda Navarra desde los 15 años. Empecé cuando Miguel Reta era recortador. De esa época mantengo la amistad con él. Una vez que me casé, lo fui dejando, pero la cabeza me pedía seguir. Este verano quería retirarme en Artajona, de hecho solo pensaba saltar al ruedo el viernes.
¿Qué dice el médico?
Ocho días más de antibiótico fuerte y luego a ver...
Las vacas han dejado este verano un reguero de heridos. Ha sido un verano especialmente complicado...
Sí, hasta el cirujano me dijo que había tenido varios casos y que ha sido un verano especialmente catastrófico. Me preguntó si las vacas son ahora más bravas. Yo creo que más que la bravura lo que pasa es que ha disminuido el número de recortadores, por lo que tienen más fácil su objetivo (sonríe).



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual