Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
JUBILACIÓN

Adiós a 38 años de clases en Olite

  • Javier Muruzábal Elizondo ha pasado cuarenta años como docente
  • El profesor olitense celebró este martes su sesenta cumpleaños

El profesor olitense Javier Muruzábal Elizondo se jubiló este martes tras cumplir 60 años

Adiós a 38 años de clases en Olite

El profesor olitense Javier Muruzábal Elizondo se jubiló este martes tras cumplir 60 años

ALBERTO GALDONA
0
08/11/2013 a las 06:01
Etiquetas
  • SHEYLA MUÑOZ. OLITE
Javier Muruzábal Elizondo celebró este martes su 60 cumpleaños. Fue una jornada muy ajetreada en la que no faltó un almuerzo con los que hasta el pasado jueves fueron sus compañeros en el colegio Príncipe de Viana de Olite. Con ellos celebró, además de su cumpleaños, su jubilación después de cuarenta años impartiendo clases como profesor, la mayoría de ellos en Olite. En las aulas de su colegio impartió Muruzábal su primera clase el 22 de mayo de 1975, una fecha que recuerda de memoria. Antes estuvo ejerciendo un año, en el curso 1973-1974, como profesor en prácticas en el centro María Ana Sanz y, después, cinco meses en el colegio público Marqués de la Real Defensa de Tafalla. "Desde septiembre de 1974 hasta el 31 de enero de 1975. Tenía a 68 alumnos en la misma clase", rememora

Atrás quedan cuatro décadas en la enseñanza, un tiempo que, según asegura, se le ha pasado volando. "Parece que era ayer cuando empecé. Estos cuarenta años se han pasado sin casi darme cuenta", dice este olitense, casado y con dos hijos de 29 y 27 años de edad. Buena parte del tiempo que ha estado enseñando en Olite lo ha hecho a los alumnos de 3º y 4º de Primaria. Este curso continuó con los de 5º -sus alumnos de 4º el año pasado- con el objetivo de evitar cambios bruscos una vez iniciado el curso escolar. Además de ejercer como maestro generalista, durante unos años impartió también clases de Educación Física.

Los cuarenta años de experiencia que atesora en el mundo de la educación le han permitido vivir de cerca y en primera persona los cambios que se han ido introduciendo con el paso de los años. "La educación ha vivido un cambio radical desde que yo empecé hasta ahora", asegura Muruzábal, quien lamenta la pérdida progresiva de una relación "tan directa" entre profesores y alumnos. En su opinión, el avance de los tiempos y la llegada de las especialidades contribuyeron a mejorar muchos aspectos en la educación, pero, al mismo tiempo, otras cosas se fueron perdiendo como esa relación tan estrecha entre profesor y alumno.

Como docente en un momento en que las nuevas tecnologías están en auge, Muruzábal también ha sido testigo de su implantación en el mundo de la enseñanza. "Las nuevas tecnologías han supuesto muchos avances, lo que siempre es positivo. Sin embargo, yo soy mayor y confieso que me gustaba más lo de antes", se sincera.

RECORTES EN EDUCACIÓN

Consciente de que se marcha en un momento complicado, Muruzábal no renuncia a hablar de los recortes que está sufriendo el mundo educativo. "Están afectando muchísimo a la educación. En lo que al colegio de Olite se refiere, en los últimos tres años se han perdido dos profesores. ¿Quién sufre todo esto? El alumnado", dice tajante. Y precisamente de quienes han sido sus alumnos no tiene más que buenas palabras. La semana pasada le despidieron con una poesía y una canción. Pero también quienes ya no están en el colegio pero pasaron por su clase se han acordado del momento de su jubilación. "La semana pasada dos ex alumnos me entregaron un detalle firmado por medio centenar de antiguos alumnos. No pude evitar las lágrimas", confiesa.

Recién estrenada la jubilación, el balance que emite Javier Muruzábal de su época como docente es positivo. "Me siento muy contento por el tiempo que he pasado en el colegio de Olite, por lo vivido con mis compañeros y con todos los que han sido mis alumnos. Con algunos habré acertado y con otros me habré equivocado, pero eso es ley de vida", asume. A partir de ahora comienza una nueva etapa en la que, al menos al principio, espera aburrirse de no hacer nada. Gran aficionado al deporte, también se confiesa gran amante de los viajes. Por eso, entre las tareas pendientes está aprender inglés.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual