Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cortes

Se reabre el coto tras el acuerdo entre cazadores y agricultores

  • Regantes, cazadores y consistorio pagarán el guarda; los agricultores no pedirán daños por conejo

0
03/10/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • M.T. CORTES
Cortes ha reabierto su coto de caza dos años después de que la Sociedad de Cazadores de la localidad se lo devolviera al ayuntamiento por no poder hacerse cargo de los gastos de guarderío y de las posibles indemnizaciones por los daños ocasionados en la agricultura por la fauna cinegética, principalmente el exceso de conejos y, ocasionalmente, jabalíes. Y lo ha hecho tras alcanzar un acuerdo las partes implicadas -cazadores, agricultores y ayuntamiento- que plantea un novedoso sistema de responsabilidad compartida entre las mismas de cara a la resolución de la problemática del tratamiento de los daños y a citados.

LA ADJUDICACIÓN

De este modo, el ayuntamiento ha adjudicado directamente el coto a la Asociación de Cazadores de Cortes San Miguel. Como novedad en esta adjudicación, el ayuntamiento, la Comunidad de Regantes del Canal de Lodosa y la asociación local de cazadores sufragarán de forma conjunta el coste de la contratación de un guarda para gestionar las autorizaciones de caza del conejo. En concreto, cada entidad abonará 2.000 euros al año. Si se agotan esos 6.000 euros y fuera necesario más dinero, la sociedad adjudicataria deberá vender tarjetas por autorizaciones excepcionales de caza a los cazadores que la soliciten.

Por su parte, la Comunidad de Regantes del Canal Imperial de Aragón se hará cargo del 100% del coste del guarderío por autorizaciones excepcionales de caza por daños en su área regable. Y es que, entre los deberes de la asociación de cazadores está el de adoptar las medidas necesarias para prevenir daños por fauna cinegética cuando sea requerida para ello. No obstante, cuando el coto sea atravesado o linde con vías públicas de comunicación, canales o infraestructuras similares que tengan zonas adyacentes valladas en toda su longitud, corresponderá a los titulares o concesionarios de las mismas adoptar las medidas para que los animales que las habitan no causen daños en patrimonio ajeno.

Respecto a los agricultores y los propietarios de los terrenos incluidos en el coto, éstos se comprometen a no reclamar económicamente por daños a la asociación local de cazadores, los integrantes de la misma, y al ayuntamiento.

Además, tendrán que avisar con una antelación de 15 días hábiles a la asociación de cazadores de las nuevas siembras y plantaciones que vayan a realizar en las que haya riesgo de daños por fauna cinegética para que los cazadores puedan realizar labores de prevención. Esas zonas deberán estar limpias de malas hierbas u otros obstáculos que entorpezcan el trabajo del personal y de los hurones u otros medios que se usen para eliminar el exceso de conejos.

El presidente de la Asociación de Cazadores de Navarra (Adecama), Carlos Irujo, destacó la importancia de este acuerdo en el que la entidad que dirige ha asesorado a los cazadores de Cortes. “Se comparte la responsabilidad y la gestión”, dijo. Respecto a lo novedoso de esta adjudicación, dijo que sólo en el coto de Villafranca “se ha implantado algo de este estilo con nuestra ayuda”. Añadió que Adecana ha pedido al Gobierno foral que tome medidas para implantar el acuerdo alcanzado en Cortes “en el resto de cotos locales navarros que tienen este problema”.

La alcaldesa de Cortes, Conchi Ausejo, afirmó que “es la mejor solución a la que se podía llegar y la más ecuánime para todos”, dijo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual