Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Fiestas en Navarra 2011
Fiestas en Navarra 2011

Seis silencios, seis, ante una mansada insufrible de Urcola en un triste cierre de feria

Imagen de la noticia

Seis silencios, seis, ante una mansada insufrible de Urcola en un triste cierre de feria

Pase de pecho de Christopher Sánchez al cuarto de Urcola, el único que se dejó hacer . K. LARREA

0
Actualizada 12/09/2011 a las 02:37
Etiquetas
  • KOLDO LARREA . PERALTA .

Triste final de feria por un ganado manso sin paliativos, por el escaso toreo que permitió y por los fallos de la terna en la suerte suprema. Todo ello hizo que el festejo se saldase con seis silencios y que el público, que acudió ilusionado a la plaza, la abandonase con gesto contrariado por el escaso arte que pudo presenciar.

El anuncio del hierro de Urcola, propiedad de Victorino Martín, había levantado bastante expectación, lo que se tradujo en una buena entrada, pues se desplazaron hasta Peralta numerosos aficionados de otras localidades navarras.

Pero, como suele decirse, todo el gozo, en un pozo. Salió el primero y resultó muy parado. Segundo y tercero fueron dos mansos de libro. El cuarto fue el único que, sin clase, tragó en la muleta, embistió al pasito por el derecho, se dejó hacer. El sexto, complicado, desarrolló peligro sordo. Y el remiendo de Concha y Sierra, un verdadero torito -le faltaban tres meses para ser cuatreño-, resultó algo brusco aunque pudo lucir más, en otras manos. Y si la materia prima fue mala, lo mismo sucedió con varios tercios de banderillas, en los que el desorden, fruto del miedo, se impuso en el ruedo.

Y todos estos males cobraron mayor dimensión al no estar nada certeros los novilleros a la hora de matar. Por todo ello, fue una tarde de escasísimo contenido, en la que sólo se salvó la banda -triunfadora de la feria- y el paciente público, que supo contener su enfado.

Respecto a la mano de obra, poco que decir y nada para el recuerdo. A toro pasado, se puede afirmar que Christopher Sánchez fue el más afortunado del sorteo. Al que abrió plaza, lo recibió con una larga cambiada de rodillas que hizo concebir esperanzas de toreo. Error. El toro, en el último tercio, comenzó tardo y se fue parado progresivamente. El sevillano estuvo en el sitio y le robó al utrero algún derechazo y natural sueltos, porque la ligazón era imposible. Falló al matar y comenzó la tanda de media docena de silencios. Su segundo tragó al pasito, lo que le permitió ligar un par de series en redondo que tuvieron cierto gusto. A la hora de matar, dejó un pinchazo hondo, marcando muy bien los tiempos, y acertó al tercer golpe de descabello.

Fernández, por su parte, se encontró en primer lugar con un manso que huyó de la pelea y que sólo buscó el calor de las tablas. El catalán lo intentó por ambos pitones pero no había nada que hacer, el lucimiento era imposible. El de Concha y Sierra, mal picado y peor banderilleado, no le gustó nada al barcelonés. Aprovechó la corta embestida del novillo para ejecutar varios derechazos que no dijeron nada. Mató de una estocada baja y delantera que sirvió pero no convenció.

Antón tuvo la suerte de espaldas. Su primero fue un manso de libre que no tuvo un pase, ni medio. El navarro le quitó las moscas e intentó cazarlo con el estoque. El que cerró plaza y feria resultó igual de deslucido pero además peligroso. El de Murchante robó algún ayudado antes de reconocer que no había nada que hacer.

Terminado el festejo, Victorino Martín hijo fue claro: "Mal, muy mal. No hay excusas". Sinceridad que le honra.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual