Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
SUCESOS

Mejoran los heridos de la traída de Cintruénigo

  • Sólo la mujer corneada sigue en el hospital y los dos hombres ya han sido dados de alta

Imagen de la noticia

Mejoran los heridos de la traída de Cintruénigo

Mª Ángeles Pérez posa en la habitación del hospital en la que se recupera. NURIA G. LANDA

Imagen de la noticia

Mejoran los heridos de la traída de Cintruénigo

Íñigo Chivite es trasladado por varios jóvenes tras recibir la cornada. NURIA G. LANDA

0
Actualizada 06/09/2011 a las 00:05
Etiquetas
  • PACO ROMERA . CINTRUÉNIGO

Los tres heridos más graves de la traída de vacas por el Alhama que se celebró el domingo en Cintruénigo evolucionan favorablemente de sus heridas. Dos recibieron sendas cornadas y el tercero sufrió un traumatismo craneoencefálico, y fueron trasladados al hospital Reina Sofía.

De los dos corneados, Íñigo Chivite y Mª Ángeles Pérez, sólo la segunda sigue ingresada en el centro y el primero ya descansa en su casa.

Por otro lado, Jesús García, cirbonero de 48 años que fue volteado por una vaca y se golpeó la cabeza, también fue dado de alta ayer por la mañana. Ayer, su hija Tania reconocía que el estado de su padre no era bueno. "Está en la cama porque, aunque no tiene ningún hueso roto, se siente muy mal", reconoció. Pero lo mejor es que en el hospital les confirmaron que no tenía ninguna rotura. "Nos inquietaba el golpe en la cabeza porque quedó inconsciente, pero los doctores nos han dicho que no tiene nada", se felicitó su hija Tania.

Sin embargo, los médicos les han recomendado que le hagan un seguimiento durante unos dos meses. "Como quedó inconsciente, nos dicen que le hagamos preguntas frecuentes sobre cualquier cosa para ver cómo reacciona por si presenta cualquier alteración", explicó.

Tania García explicó que su padre siempre ha sido aficionado a las vacas, pero se lamentó de lo ocurrido el domingo. "El año pasado, en la misma traída, una vaca le produjo una herida en la tripa, pero afortunadamente sin consecuencias. Ahora ya ha dicho que no va a salir más a las vacas", concluyó.

MARÍA ÁNGELES PÉREZ CORNEADA E INGRESADA EN EL HOSPITAL

"La vaca pasó entre las ramas y me dio una "paliza"

A Mª Ángeles Pérez, cirbonera de 54 años, no se le olvidará nunca la traída de vacas de 2011. Una vaca le propinó una cornada en el muslo derecho cuando se intentó refugiar en un árbol y ayer se recuperaba en el hospital, donde todavía tendrá que estar tres o cuatro días. "Estoy muy dolorida. Creo que tendré 40 o 50 golpes y por eso he descansado mal, porque he notado mucho los dolores. Eso sin contar la cornada, que ha sido muscular pero muy molesta", reconoce.

La mujer recordaba ayer el momento del percance. "Vi que la vaca venía a por mí y traté de refugiarme en una higuera, pero no me dejó. Entró entre las ramas y me pegó la paliza. Creía que no me iba a dejar", explicaba. Cuando el animal se marchó, se dio cuenta de que sangraba abundantemente. "Noté que estaba herida y todavía tuve serenidad para decirle a un chaval que estaba a mi lado que me dejara la camiseta. Se la quitó y pude taponarme la herida", recuerda.

Eso sí, luego no tiene muy claro qué ocurrió. "A partir de entonces, tengo todo muy confuso. Sólo sé que estaba muy mal".

Su marido estaba siguiendo el espectáculo, pero no se enteró de lo ocurrido hasta poco después. "No me ha reñido porque me quiere mucho. Además, no hay vuelta de hoja porque sabe que las vacas me apasionan", explica.

Y es que no le importa reconocer la gran afición que tiene por los festejos. "Hasta ahora nunca me había pasado nada y eso que me gusta salir a las vacas y encierros. El año que viene volveré a salir. Y ya tengo la silla de ruedas preparada para cuando me manden a casa porque cómo me voy a quedar sin ver las fiestas de mi pueblo", bromeaba.

ÍÑIGO CHIVITE CORNEADO Y DADO DE ALTA

"Vi a una vaca atacando a mi hermano y me tiré a ayudarle"

El cirbonero Íñigo Chivite, de 31 años, fue el segundo corneado de la traída de vacas por el Alhama. Fue empitonado en el perineo y ayer por la mañana fue dado de alta del hospital.

El joven, recién casado recientemente, descansaba en su domicilio de Cintruénigo, donde no dejó de recibir visitas de familiares y amigos.

Chivite recordaba a la perfección lo que había pasado. "A mí no me hubiera pasado nada porque estaba protegido encima de un árbol. Pero me di cuenta de que una vaca le estaba pegando un revolcón a mi hermano y me tiré a ayudarle para intentar quitársela de encima", explica.

Pero no se percató de que tras él llegaba otra vaca que fue la que le corneó. "De eso sí que me enteré claramente porque en seguida noté que sangraba", señala. De ahí le llevaron al hospital Reina Sofía, donde reconoce que pasó una noche "relativamente tranquila, pero con alguna molestia".

Íñigo Chivite, que fue sacado del recorrido en volandas por varios compañeros, reconocía que le gusta ver este tipo de festejos, pero desde fuera. "No tengo la costumbre de salir a las vacas, pero lo del domingo fue porque vi a mi hermano. Si no no me hubiera pasado nada", indica.

En cuanto a las fiestas de Cintruénigo, que empiezan mañana miércoles, el cirbonero tiene claro que no van a ser como otros años. "Sobre todo trataré descansar y recuperarme. Aunque es posible que salga en algún momento, no me voy a olvidar nunca de las vacas de este año", dice.

Eso sí, reconoció que su mujer le ayudará a recuperarse. "Me apoya en todo y me prestará su compañía y su ánimo", concluye el joven cirbonero Íñigo Chivite.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual