Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Fiestas en Navarra 2011

Los gigantes se presentan en silencio

  • A pesar de hacer el recorrido sin música, los acompañó una multitud de niños y mayores

Imagen de la noticia

Los gigantes se presentan en silencio

Los gigantes caminan por las calles de Cintruénigo acompañados por una multitud de niños y sus padres. PACO ROMERA

Imagen de la noticia

Los gigantes se presentan en silencio

Los cirboneros esperan impacientes la salida de los gigantes. PACO ROMERA

0
Actualizada 07/09/2011 a las 02:20
  • PACO ROMERA . CINTRUÉNIGO

La expectación era máxima en Los Paseos. Una multitud de padres con hijos se impacientaba a la espera de ver aparecer a la comparsa de gigantes de la localidad, quienes no salían a la calle desde el mes de octubre, coincidiendo con el Día de la Gastronomía Navarra.

Y es que el de ayer es un pasacalles muy peculiar, ya que se limita al traslado de las figuras sin ningún tipo de acompañamiento musical. A pesar de eso, la asistencia es masiva ante las ganas de los más pequeños de ver de nuevo a sus queridos gigantes.

A las 20 horas y coincidiendo con la caída de la tarde, las pequeños no podían aguantar sus caras de nerviosismo al ver a los cuatro gigantes cirboneros salir del polideportivo. Estos personajes, que avanzaban en paralelo, forman parte de la identidad del pueblo y representan la esencia de las tradiciones cirboneras.

Rápidamente, los cuatro gigantes avanzaron silenciosos recorriendo el casco urbano de la localidad hasta llegar al centro de Los Paseos, donde los portadores aprovecharon para realizar un pequeño descanso.

Una bajada sin música

Como cada año en esta tradicional bajada, la música es un elemento que se echa de menos, puesto que junto a los gigantes, forman un binomio indisoluble. El silencio sólo se vio perturbado por los gritos y el entusiasmo de los niños que, junto a sus padres, acompañaron a los gigantes en su recorrido hasta la plaza de los Fueros.

A pesar de que las fiestas todavía no habían dado comienzo, los pequeños sentían una enorme emoción por poder tocar, retratarse y disparar fotos a los gigantes.

Tras la parada en Los Paseos, el grupo de altura continuó con su recorrido hasta la plaza por la calle Ligués, sorprendiendo a los vecinos que notaron enseguida lo que se avecinaba: un escuadrón que escoltaba gritando a los gigantes, que en silencio atravesaban las calles del municipio.

Una vez llegaron a la plaza, los portadores dejaron a los gigantes preparados para hoy, en el día del cohete, bailar con ellos y hacer las delicias de los cirboneros.

CRISTINA SÁEZ 3 AÑOS.

"En casa juega con los gigantes de goma y con las chapas de sus caras"

Cristina acudió a la bajada junto a su padre, David Sáez, quien afirmó que "en casa juega con los gigantes de goma y también con las chapas con las caras. Este tema es parte de su infancia".

IRENE DÍAZ 6 AÑOS.

"Estoy muy nerviosa porque me hace ilusión volver a verlos otro año"

"Estoy algo nerviosa porque me hace mucha ilusión volver a verlos otro año. Acudo con mis padre al Gigantón, que me encanta, aunque disfruto mucho con las ferias y con todos los actos programados para los niños".

BRUNO YANGUAS E IGNACIO PITILLAS LOS DOS DE 3 AÑOS.

"Están muy familiarizados con ellos"

José Ignacio Pitillas acudió junto a su sobrino Bruno y su hijo Ignacio a la bajada, y aseguró que "ambos están muy familiarizados con los gigantes. Disfrutan mucho las fiestas, sobre todo los festejos taurinos".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual