Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cintruénigo

Las Clarisas de Cintruénigo dicen adiós tras 76 años en la localidad

  • El motivo de esta decisión es que la comunidad de religiosas había quedado reducida a sólo dos hermanas

Las hermanas Clarisas Mª Luz Pérez -delante- y Mª Inés de la Cruz -detrás-, durante la ceremonia de despedida.

Las Clarisas de Cintruénigo dicen adiós tras 76 años en la localidad

Las hermanas Clarisas Mª Luz Pérez -delante- y Mª Inés de la Cruz -detrás-, durante la ceremonia de despedida.

ROMERA
14/02/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • PACO ROMERA. Cintruénigo
Cuando el párroco de Cintruénigo Santiago Jiménez impartió la bendición final en la misa del Miércoles de Ceniza, todos los fieles que se habían dado cita en la iglesia del monasterio de las Hermanas Clarisas de la localidad tuvieron la certeza de que estaban asistiendo a un hecho histórico. Y es que, tras 76 años de presencia en la villa, las ‘monjas encerradas’, como cariñosamente se conocen a las Clarisas en Cintruénigo, decían adiós.

El motivo de esta despedida es que el paso del tiempo ha ido mermando el número de integrantes de esta orden en Cintruénigo quedando reducido a tan sólo dos: Mª Luz Pérez Verde y Mª Inés de la Cruz.

Ellas fueron las protagonistas de la ceremonia, sintiendo el aprecio de los presentes.

Fue Mª Luz Pérez, que estuvo acompañada de su compañera en el monasterio Mª Inés de la Cruz, quien dirigió unas palabras a los asistentes a modo de despedida. “Nunca jamás nos hemos sentido forasteras”, indicó la religiosa, a la vez que pidió a los presentes que llevaran a sus familias la bendición de las Clarisas cirboneras.

Pérez apuntó que durante su presencia en la villa ribera “hemos rezado mucho por Cintruénigo y por los cirboneros”. Y es que, pese a que la comunidad se ha dedicado a la vida contemplativa, también ha estado ligada a la vida de la localidad, llegando a ser varias las jóvenes cirboneras que tomaron sus hábitos. Ejemplo de ello fue Mª Jesús Solana, quien falleció en el monasterio cirbonero el pasado mes de octubre a los 95 años de edad.

CON LA ESPERANZA DE VOLVER

Pérez, quien ha permanecido en Cintruénigo 55 de sus 76 años de vida, llegó procedente del convento de Soria. Ahora, el destino de la que ha sido supervisora de la comunidad le llevará al convento que las Clarisas tienen en Monzón (Huesca).

Por su parte, su compañera Mª Inés de la Cruz partirá hacia Montevideo (Uruguay), donde su madre se encuentra enferma.

Pérez aseguró que le da “mucha pena” tener que abandonar Cintruénigo, pero quiso cambiar el ‘adiós’ por un ‘hasta luego’. “Esto es un cierre temporal, porque estamos seguras de que regresaremos a Cintruénigo. El monasterio es de la comunidad y, en cuanto tengamos alguna hermana más, estaremos aquí de nuevo”, explicó Pérez.

Esta misma esperanza es compartida por muchos vecinos de la carretera de Madrid donde está el monasterio cuyas campanas, por el momento, han dejado de llamar a los fieles a su misa diaria.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual