Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TUDELA Y RIBERA

Los cascantinos celebran San Babil

  • Más de 500 personas acudieron a la fiesta, tras la que se entregaron los tradicionales cordones a los devotos

Los cascantinos reciben los cordones a la salida de la misa celebrada en la iglesia de la Victoria.

Los cascantinos celebran San Babil

Los cascantinos reciben los cordones a la salida de la misa celebrada en la iglesia de la Victoria.

R.V.
0
Actualizada 27/01/2016 a las 10:13
  • Rafa Villafranca. Cascante
Más de 500 personas acudieron el domingo a la fiesta de San Babil que se celebró en la iglesia de la Victoria de Cascante, que se quedó pequeña ante la gran afluencia de fieles.

Los devotos de este obispo mártir asistieron a la misa que se celebró en el templo cascantino por parte del párroco Javier Ignacio Villava Primo. La misa concluyó con el canto que los auroros ya habían entonado al amanecer por las calles de la localidad.

Seguidamente, los cofrades de San Babil Antonio Irujo Redrado, Antonio Clemente Miramón, Francisco Campos Sánchez y Francisco Javier Jiménez Royo repartieron a las puertas del templo los tradicionales cordones -rojos, azules, verdes y negros- que los devotos llevarán colgados en sus ojales o en las muñecas de sus brazos durante todo el año para prevenir las enfermedades de los huesos. Y es que, según apunta la creencia, San Babil calma el dolor y cura el reumatismo. Al finalizar la misa, la imagen del santo fue trasladada hasta su hornacina en la capilla de la Virgen del Pilar de la propia iglesia.

¿Quién fue San Babil?

Pese a la gran devoción que se le tributa en Cascante a este santo, al que el ayuntamiento le dedicó una calle en 1897, no hay seguridad sobre los datos de su vida.

Parece que fue el obispo de Antioquía, muerto en la cárcel durante la persecución de Diocleciano en el año 250. Pero, según el santoral, hay otro San Babil que fue obispo de Pamplona y acabó martirizado en Odón durante la dominación musulmana. También se contempla la posibilidad de que fuera cascantino, pudiendo confundirle con el diácono de la localidad San Vicente que murió mártir en tiempos de Diocleciano.

La devoción y festejos por el santo fueron muy destacados al principio del siglo pasado, años en los que se le honraba con fuegos artificiales, procesión, hoguera, toro de fuego, charanga, vaca ensogada y baile, entre otros actos. Hoy tan solo quedan los cohetes de víspera, la aurora, la misa y el reparto de los cordones.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual