Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
cintruénigo

Las trenzas dulces de la Virgen

  • Con la proximidad de la festividad de la Virgen de la Paz, que tendrá lugar el domingo, Cintruénigo se impregna del sabor dulce de la populares trenzas que elabora la vecina Carmen Montes

Las trenzas dulces de la Virgen

Las trenzas dulces de la Virgen

De izquierda a derecha: Manuel Magaña, Verónica Álvarez con su hija Claudia, Carmen Montes, Pilar Fernández, y el párroco de Cintruénigo Santiago Jiménez, en el instante de la bendición de las trenzas.

p.r.
0
24/01/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • PACO ROMERA. Cintruénigo
Se trata de la nota de identidad más característica de la fiesta cirbonera de la Virgen de la Paz de enero, una reminiscencia de antaño cuando las fiestas de la patrona de Cintruénigo se celebraban el primer mes del año. Por ello, cuando se acerca el día 24 de enero, la villa se impregna del sabor dulce de las típicas trenzas de caramelo que se pueden adquirir en diversos comercios.

La responsable de que esta tradición se reedite anualmente es Carmen Montes Álvarez, quien recibió la fórmula de preparación de las trenzas de sus familiares ya desaparecidos.

En su obrador de las Cuatro Esquinas, Montes, con sus ayudantes, se enfrasca en tan ardua labor en cuanto finalizan las fiestas de Navidad. Allí se procesa el azúcar, materia básica a partir de la cual se originará después el caramelo trenzado de tono nacarado que tanto simbolismo tiene en estas fechas. Y es que, está documentado que esta especie de recogidos evocan a las primitivas trenzas que llevaba la imagen de la Virgen, en muchos casos naturales ya que eran ofrecidas por algunas devotas agradecidas por haber recibido algún favor por parte de la patrona cirbonera.

Montes dispone de cuatro ayudantes que colaboran con ella en que la tradición se materialice. Se trata de Manuel Magaña, su amiga Pilar Fernández y su hija Verónica Álvarez, ésta con su hija Claudia de pocos años de edad. Por tanto ya hay tres generaciones familiares (abuela, hija y nieta), que de alguna forma apuntalan la conservación de la costumbre.

Dulces..., y bendecidas

Aproximadamente, el número de trenzas elaboradas alcanzará las 8.000, que se comercializarán en bolsas de 10 unidades a un precio de 3,50 euros.

La costumbre es adquirir este dulce para regalarlo a personas del pueblo que viven fuera, convenientemente bendecido, algo que se lleva a cabo aprovechando la cercanía de la fiesta de San Blas.

El tema de la bendición está debidamente garantizado porque, desde hace unos años, los curas de la parroquia se pasaban por el obrador de Carmen Montes para bendecir simbólicamente las primeras partidas del dulce que se elaboran. Así lo hicieron, por ejemplo, los párrocos Bibiano Esparza y José Ignacio Larragueta, y así lo ha hecho también estos días Santiago Jiménez, nuevo responsable de la parroquia cirbonera.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual