Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TUDELA

Técnicos apuestan por retrasar motas del Ebro para ganar espacio y reducir daños

  • La mejora del cauce y ordenar el territorio teniendo en cuenta el río, otras soluciones

Técnicos apuestan por retrasar motas del Ebro para ganar espacio y reducir daños

Técnicos apuestan por retrasar motas del Ebro para ganar espacio y reducir daños

El salón del centro cívico Lestonnac se llenó de público.

manrique
0
02/11/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • JESÚS MANRIQUE. Tudela
Retrasar las motas que marcan el cauce del Ebro y limitan su flujo natural; ordenar el territorio y las construcciones teniendo en cuenta los mapas de inundabilidad; crear zonas de inundabilidad; mejorar el cauce; y, sobre todo, promover la colaboración entre todos los implicados, tanto administraciones como afectados, para buscar soluciones a largo y medio plazo.

Estas fueron algunas de las soluciones que se plantearon este viernes para intentar reducir los daños que causan las inundaciones por las crecidas del Ebro durante las Jornadas sobre el uso sostenible del agua de Tudela que promueven Ecologistas en Acción, la Cumbre Social de la Ribera y la Escuela Social de Tudela y la Ribera.

Una mesa redonda en la que estuvieron todas las partes implicadas: la CHE (con Mª Luisa Moreno, jefa de Hidrología y Cauces); Gobierno de Navarra (Eva García, directora general de Medio Ambiente); ayuntamientos (Fernando Mendoza, alcalde de Arguedas); agricultores (Luismi Serrano, vicepresidente de UAGN); el mundo universitario (Alfredo Ollero, profesor de Geografía Física); y ecologistas (Eduardo Navascués, de Ecologistas en Acción). Moderó el periodista Fermín Pérez-Nievas.

Debate sobre las motas

Uno de los temas más debatidos fue el de las motas, que riada tras riada se rompen dejando pasar el agua hacia los campos y cuya reparación cada varios años supone fuertes inversiones.

La CHE, Gobierno foral, Ollero y ecologistas coincidieron en que no son la solución y que hay que retrasarlas para que el río recupere su espacio. “No son efectivas, no evitan la inundación, sino que la prolongan porque aunque el río baje 3 metros el agua sigue en los campos porque la propia mota no la deja volver al cauce”, dijo Ollero.

“El sistema de motas no funciona”, reconoció Mª Luisa Moreno, de la CHE, quien añadió que desde 2012, según la legislación europea, no se pueden hacer nuevas motas ni elevarlas salvo en emergencias. “Las motas no funcionan, dan problemas pero no se puede cambiar el sistema de un día para otro”, apuntó Eva García, del Gobierno foral.

Navascués incidió en que no son la solución. “Cada 2, 3 o 5 años se rompen y se gastan cantidades ingentes de dinero en repararlas. Dan sensación de falsa seguridad, se podrían retranquear”, indicó.

Luismi Serrano, de UAGN, puntualizó estas afirmaciones. “Habláis de retrasarlas 100 metros, pero en algún sitio habrá que poner fin al río”, dijo, al tiempo que se quejó de la suciedad que hay en el río y que impide que tenga la misma capacidad.

Por su parte, Mendoza dijo que hay problemas “vergonzosos” con las infraestructuras. Y puso como ejemplo que la CHE ha reparado la primera mota en Arguedas, pero no la segunda, “que es la que marca el límite de avenida ordinaria y extraordinaria y que, además, es mejor porque no está tan cerca del río”, dijo.

Dragados sí o no

Otro tema fue si es positivo el dragado del río. Mª Luisa Moreno, de la CHE, apuntó que no hay una sobreelevación general del cauce y que una opción es redistribuir las gravas y depositarlas en zonas de erosión que sirven de protección, algo que ha funcionado en Aragón.

Ollero recalcó que el dragado es “placebo” y que no dura “ni unas horas porque los sedimentos se acumulan de nuevo en el mismo sitio, es tirar el dinero”, afirmó. Eva García apuntó que el Ebro no es un canal pero que buscarán más agilidad en las autorizaciones cuando estas actuaciones sean necesarias.

Posibles soluciones

Al final llegaron las posibles soluciones. El agricultor Luismi Serrano apostó por un buen mantenimiento del cauce y criticó que son los más afectados porque el sistema de seguros agrarios hace que no puedan recibir ninguna indemnización de las administraciones por inundación. “Y si lo aseguras y hay siniestros continuos al final no se hacen cargo”, dijo. Mendoza pidió un buen diagnóstico técnico; y desde la CHE se señaló que hay que adaptarse a la inundabilidad tomando medidas de prevención, limitando los usos junto al río y revisando los protocolos.

Eva García, del Gobierno foral, apostó por crear una comisión entre Navarra, La Rioja y Aragón y planificar soluciones a medio y largo plazo “sin el calentamiento del momento de las inundaciones”.

Por último, Ollero y Navascués opinaron que hay que retrasar las motas y recuperar sotos, y el segundo propuso las zonas de inundabilidad controlada, a lo que Serrano respondió que “habrá que pagarlas” en referencia a compensar a los agricultores.

En lo que sí estuvieron todos de acuerdo es en que hay que abrir cauces de colaboración con la participación de todos los implicados intentando dejar a un lado intereses personales y buscando soluciones a medio y largo plazo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual