Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
EBRO

Tudela y la CHE no se ponen de acuerdo sobre las obras para paliar las inundaciones

  • ​La CHE propone colocar compuertas en Queiles y Mediavilla para que si crece el Ebro el agua no suba e inunde calles

Desembocadura del Queiles en el Ebro en el paseo del Prado, donde la CHE quiere colocar unas compuertas.

Tudela y la CHE no se ponen de acuerdo sobre las obras para paliar las inundaciones

Desembocadura del Queiles en el Ebro en el paseo del Prado.

BLANCA ALDANONDO
0
19/10/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • JESÚS MANRIQUE. Tudela
El Ayuntamiento de Tudela y la Confederación Hidrográfica del Ebro no se ponen de acuerdo para llevar a cabo unas obras propuestas por la segunda y que, según defiende, servirían para reducir las inundaciones por las crecidas del Ebro en el Casco Viejo.

La CHE, dentro de las obras urgentes para mejorar la seguridad en núcleos urbanos, dotadas con 5,9 millones de euros por el Gobierno central, propuso, tras barajar varias alternativas, instalar unas compuertas flotantes en la desembocadura de los ríos Queiles y Mediavilla de la ciudad.

Funcionarían sólo en crecidas del Ebro y se cerrarían cuando el nivel del río alcanzara el del Queiles, ya que, en opinión de la CHE, cuando esto ocurre el agua del primero remonta por el cauce del segundo y, a través de desagües, inunda las calles. A lo anterior se sumaría un sistema de bombeo para mantener el nivel del Queiles y que no inundara las calles por su propio caudal.

El coste de esta actuación, única prevista en núcleos urbanos de Navarra, asciende a 525.000 euros, pero sólo el sistema de compuertas, ya que la CHE pretende que el ayuntamiento asuma el de bombeo, valorado en 300.000 euros, algo a lo que no está dispuesto.

Tudela, basándose en informes del Gobierno de Navarra, la empresa pública Nilsa, y la Junta de Aguas, no ve con buenos ojos la propuesta, porque asegura que no está acompañada de los estudios que confirmen que es la más adecuada (no son necesarios al ser una obra de urgencia) y por el coste para las arcas municipales, que ahora no puede asumir.

CONVERSACIONES DESDE AGOSTO

La CHE comunicó su propuesta al ayuntamiento en agosto, que realizó varias consideraciones al respecto. Tras dejar clara la necesidad de actuar para evitar los problemas en el casco urbano cuando hay crecidas importantes del Ebro, trasladó la duda de si la intervención es eficaz, ya que consideró que quizás las inundaciones no se deban solamente a la entrada del Ebro en el Queiles, sino por la subida del nivel freático.

Además, pidió documentos técnicos del proyecto para estudiarlos, aunque, según indicó la concejal Olga Risueño (I-E), al no ser necesarios por tratarse de obras de urgencia, envió una memoria “de 6 páginas”.

Pero los informes técnicos pedidos por el ayuntamiento reflejan diferencias con la CHE. Dicen que las compuertas no han sido consensuadas y que puede haber problemas con el bombeo del agua para mantener el nivel del Queiles.

Además, insisten en que no hay ningún estudio sobre caudales, zonas inundables, agua a bombear, etc; o memoria que justifique la necesidad de instalar las compuertas ni descarte otras alternativas. Tampoco figuraba presupuesto del sistema de bombeo, que Nilsa valoró en 300.000 €.

Risueño consideró excesivo este gasto para el ayuntamiento “sin saber si va a ser útil”, ya que, en su opinión, hay que buscar soluciones globales a las crecidas del Ebro.

Sobre el sistema de bombeo, la CHE planteó que se podría contar con la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias, pero el ayuntamiento, tras consultar con la UME, constató que no dispone de equipos para achicar esos caudales, lo que haría necesario tener instalaciones fijas.

NO VÁLIDO EN GRANDES CRECIDAS

En cuanto a la efectividad de la propuesta, los informes del ayuntamiento dicen que las compuertas “sólo evitarían la inundación de algunas calles en caso de avenidas leves”, pero que en las grandes, como las del este año, no serían efectivas y podría incluso agravarse el problema si el caudal del Queiles es alto. También plantea qué ocurriría si hay problemas con las bombas y no pueden achicar el agua.

Los informes concluyen que la propuesta no es la solución y consideran que lo deseable sería disminuir la altura del agua en el propio Ebro “inundando zonas agrícolas próximas al casco urbano de forma controlada para situaciones de crecidas extraordinarias”.

Ante esta situación, la Junta de Gobierno aprobó el pasado viernes un acuerdo por el que considera de “interés municipal” la propuesta, pero la supedita al cumplimiento de varios aspectos. El primero es que la obra sea ejecutada y financiada en su totalidad por la CHE y que, si es necesario el bombeo, sea diseñado y ejecutado por ella.

Además, pide un documento técnico que especifique el protocolo de funcionamiento de las compuertas y los bombeos, y una comparativa entre el caudal y la cota de inundación actual y a futuro tras las obras para justificar su eficacia. Por último, el ayuntamiento condiciona su apoyo a la obra a que la CHE, en caso de afecciones a elementos urbanos, como los colectores de saneamiento, se haga cargo de los daños si se produjeran.

Ahora, Tudela está a la espera de la respuesta de la CHE, aunque Olga Risueño señaló que este organismo ha dejado claro que su actuación sólo incluye las compuertas. Sin embargo, confió en alcanzar una solución.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual