Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tudela

San Antón, la calle más estrecha de la capital ribera

  • Su nombre recuerda a un convento de una orden de frailes cuyo titular era San Antón y se extinguió en 1788

San Antón, la calle más estrecha de la capital ribera

San Antón, la calle más estrecha de la capital ribera

Foto actual de la calle con la parte del convento que se recuperó -cúpula y arcadas libres de casas viejas-.

nuria g. landa
0
24/04/2015 a las 06:00
  • ​dn. Tudela
La calle San Antón, situada en el centro geográfico de la capital ribera -en pleno Casco Viejo- tiene su entrada por la plaza Vieja y sale a Caldereros.

Se estrecha en su mitad, lo que hace de ella la vía “más estrecha de Tudela, ya que apenas mide un metro y veinte centímetros”, como asegura el historiador ya fallecido Jesús Martínez Escalada en su libro La historia de Tudela contada por sus calles. Según añade, por su peculiar trazado, es una vía muy irregular con esquinas, recovecos y estrangulamientos que le dan “una forma urbanística muy pintoresca”.

Su nombre recuerda a un convento de frailes antoninos, cuyo titular era San Antón, que tuvieron un hospicio y hospital para el gremio de los “sogueros”. Al parecer, este Instituto tuvo su origen en Francia por el siglo XI y su principal actividad era la de asistir a los enfermos dándoles consuelo.

EL CONVENTO

Poco se conoce del origen de esta casa tudelana. Se sabe que existía en el siglo XIII porque en Corte Real -sentencia dada en Olite el 20 de febrero de 1336- sale Fray Aragón Berat, comendador mayor de la Orden de San Antón, que en estas fechas ya tenía un convento en la calle de su nombre.

También se sabe, por una escritura de 12 de enero de 1499, que Mosen Pierres de Peralta les donó un solar y patio a la salida del Puente del Ebro, junto a lo que después fue el humilladero, para que construyesen una casa e iglesia por la estrechez que padecían en las dependencias que tenían dentro de la ciudad; y allí fueron en 1500. Pero los inconvenientes que les ocasionaban las avenidas del Ebro, que llegó incluso a arruinar parte de la casa e iglesia, les obligó a volver a sus dependencias anteriores.

En 1700 se concedió el patronato de la capilla mayor a los Marqueses de Montesa, y en ella se enterró a Fernando de Montesa. En compensación, éstos hicieron casi nueva la iglesia y el retablo mayor del altar. En esta iglesia existió la fundación de una cofradía de sogueros y esparteros llamadas de San Antón y San Eloy, respectivamente.

Esta orden de frailes antoninos se extinguió en 1788, pasando todas sus pertenencias a la iglesia de Nuestra Señora de Gracia (hospital). Este paso de pertenencias se hizo efectivo en 1814, una vez que fallecieron el comendador y los dos frailes más que quedaban. Su biblioteca se trasladó al Archivo Diocesano y la imagen de San Antón se depositó en la iglesia del hospital, donde recibía culto y tenía su fiesta cada 17 de enero.

ACTUALMENTE SE IGNORA SU PARADERO

Al no encontrar aplicación a este edificio, se entregó en 1818 a la Hermandad de la Escuela de Cristo, que lo abandonó por su estado ruinoso. Por no haber quien lo reclamase, el ayuntamiento de Tudela lo cedió en 1850 a su patrono -Luis San Clemente, de la familia Montesa-, que lo mandó derribar para construir viviendas y dar mayor amplitud a la calle formando la actual placeta.

En los años 1994-96 se realizó el Plan de Urbanización de la Manzana de la Rúa, viéndose afectado el viejo convento, con lo que se recuperó la parte principal que de él quedaba -su artística cúpula, con sus cuatro escudos heráldicos restaurados en su primitiva policromía, y parte de lo que fue el claustro, dejando las arcadas libres de casas viejas y pegotes que lo habían ocultado-.

La parte de lo que fueron las celdas conventuales sirvió para levantar un edificio de dos plantas que tiene su entrada por la plaza de Yehudá Ha-Leví -es sede del consorcio Eder, la Cámara de Comercio y la Asociación de Empresarios de la Ribera (AER)-.

ESTADO ACTUAL

Frente al antiguo convento de San Antón hay un callizo sin salida con pendiente descendente y, en su final, se encuentra la antiquísima fuente de San Antón, protegida por un pretil de piedra y a la que se accede por unas breves escaleras.

En el lado derecho de la calle, en el nº 10, esta la sede de la peña El Brindis, fundada en 1966 con el nombre de peña taurina El Cordobés. Como actividad principal, en fiestas de Santa Ana, celebran el homenaje al Tudelano Ausente.
Las viejas casas de esta calle se encuentran actualmente muy modificadas, si bien todavía se adivinan restos del siglo XVI.

Aparte del restaurado convento de San Antón, albergó los dos únicos hornos públicos que existían en la ciudad -horno de Clavijo y horno de Coscolín-. En la actualidad sigue abierto este último.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual