Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Lugares

Los diversos nombres de la plaza Vieja de Tudela desde su origen

  • Ha acogido las ceremonias más importantes de la localidad, como son el Ángel, el Volatín y el cohete de fiestas

La plaza Vieja de Tudela, en la actualidad.

Los diversos nombres de la plaza Vieja de Tudela desde su origen

La plaza Vieja de Tudela, en la actualidad.

Nuria G. Landa
0
17/04/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • DN. Tudela
Varios nombres contemplan su historia, pero solo uno, ‘plaza Vieja’, es el que pervive desde el 8 de noviembre de 1980.

Centro neurálgico de la ciudad en su origen, puesto que en el siglo XVI, cuando se llamaba plaza de las Verduras, las verduleras vendían allí los productos de la huerta, provocando tal alboroto que el ayuntamiento suprimió esta actividad en 1816 por las continuas quejas del cabildo de la Catedral.

Situada en la confluencia de las calles Roso, Cárcel Vieja, San Antón, callejón de los Capulacios y Pontarrón, en la parte baja de la misma existió la calle de la Lechuga, desaparecida alrededor de 1940, según señaló el historiador tudelano ya fallecido Jesús Martínez Escalada en su libro 'La historia de Tudela contada por sus calles'. También se denominó plaza de Santa María -siglo XVII- con motivo de la puerta de la Catedral que da a este emplazamiento y que lleva el mismo nombre; y plaza de Ugarte, don Javier -desde 1915 a 1980-, un político español que impulsó la construcción del Canal de Lodosa. Además, entre el siglo XVII -cuando se construyó la plaza de los Fueros- y 1915 también recibió la denominación actual.

Como lugar de importancia en la historia de Tudela, en ella se sitúa el ayuntamiento -anteriormente Casa del Regimiento, y que ha sido objeto de varias rehabilitaciones- y la Catedral de Santa María, cuya puerta de Santa María está en la propia plaza, así como la capilla de Santa Ana -iniciada en 1712 e inaugurada en 1753- y una de las Torres de la Catedral -tras derribarse la original en 1676-.

SEDE DEL ÁNGEL

La plaza ha sido sede de las dos ceremonias de Semana Santa más importantes que celebra Tudela, el Volatín y la Bajada del Ángel. La primera tiene su origen en el siglo XIV. La noche del Sábado Santo se colocaba un muñeco que simbolizaba a Judas en un balcón del ayuntamiento, después de haber quemado un árbol de fuego y haber disparado bombardas. Por su parte, el Ángel como es hoy se conoce desde 1663.

Ambos actos se trasladaron a la plaza de los Fueros en 1852, cuando el Regimiento propuso a la Cofradía del Santísimo Sacramento trasladarlos a la citada ubicación por su mayor amplitud para acoger al numeroso público y por el estado de ruina de la fachada del ayuntamiento.

Asimismo, desde 1955 a 1982, esta plaza también acogió el cohete de las fiestas de Santa Ana, siendo el primer lanzador el alcalde Daniel Solano Ortega. El acto se trasladó en 1982 a la plaza de los Fueros por las obras de restauración de la torre de la Catedral.

Otra curiosidad es que hay indicios de que en 1568 ya se corrían toros, lo que generó una gran polémica porque parte de la plaza era de la parroquia de Santa María y había enterramientos en el emplazamiento. Por eso, en 1617, en una visita del deán Antonio Cuellar, este ordenó que no se consintiera celebrar corridas en esa zona bajo pena de excomunión y 50 ducados de la época.

La ciudad se opuso y se profanó el terreno mediante el pago de 200 ducados y el traslado de los cadáveres al claustro de la Catedral. Mientras tanto, los festejos se trasladaron a una pequeña placeta en la parte baja de Herrerías antes de volver a la plaza Vieja, pero un derrumbamiento de la torre original de la Catedral que se alzaba en la hoy calle Roso y la construcción de una nueva en terrenos de la actual plaza imposibilitó que se siguieran celebrando corridas.

Muy amplia en sus orígenes, ha ido sufriendo numerosas reformas urbanísticas que han limitado su tamaño, como las citadas construcciones de la capilla de Santa Ana y la torre de la Catedral. Además, en 1902 se instaló una fuente en el centro, que fue trasladada en 1939 a la Ermita del Cristo con motivo de la traída de agua potable.

Pero la más importante de ellas comenzó en 1992, cuando se transformó totalmente, al realizarse excavaciones arqueológicas en las que se hallaron importantes piezas del mundo islámico, así como restos y cimentaciones de la antigua mezquita, entre otras cosas, que provocaron la modificación del proyecto y que se rebajara la rasante.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual