Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TUDELA

Una plaza con aroma a poesía judía

  • La plaza Yehuda Ha-Leví de Tudela recuerda al poeta judío del siglo XI-XII

Estado actual de la plaza

Una plaza con aroma a poesía judía

Estado actual de la plaza

BLANCA ALDANONDO
0
10/04/2015 a las 06:00
  • DN. TUDELA
El pasado judío de Tudela es todavía hoy, más de cinco siglos después de la expulsión de esta comunidad, una de las señas de identidad de la ciudad.

Uno de los personajes más conocidos de aquella cultura hebrea, tan arraigada en la Tudela medieval del siglo XI, fue el poeta Yehuda Ha-Leví, nacido en la ciudad entre 1070 y 1075.

En recuerdo a su figura y obra, el Ayuntamiento dedicó en 1996 la plaza que acababa de urbanizar junto a la propia Casa Consistorial, en los terrenos que antes ocupaban los patios y corrales de la calle Rúa.

La plaza se inició para crear un aparcamiento que diera servicio, principalmente, a las personas que acudieran a esta zona del Casco Antiguo, tanto para acudir a los comercios del lugar o al propio consistorio.

Las obras sirvieron para dotar al lugar del citado aparcamiento, además de para sanear la zona, restaurando las fachadas traseras de los edificios de la Rúa; y para recuperar una parte del antiguo convento de San Antón. En concreto, de este convento se recuperó la parte principal del mismo, así como la cúpula y sus cuatro escudos heráldicos, abriendo al público un espacio cubierto.

Un poeta universal

Pero si por algo se distingue esta plaza tudelana es por la figura que le da nombre. Como ocurre con otro ilustre judío tudelano, el viajero Benjamín, la obra de Yehuda Ha-Leví es mucho más conocida lejos de Tudela que en la propia ciudad.

Según explica el ya fallecido Jesús Martínez Escalada en su obra La historia de Tudela contada por sus calles, Yehuda fue un poeta precoz y prolífico y, ante todo, una persona inquieta que pronto dejó atrás su ciudad natal para atravesar las tierras cristianas de Castilla hasta llegar a los dominios musulmanes en Al-Andalus, como invitado de Moseh ibn Ezra, considerado el ‘Príncipe de los poetas hebraicos’, junto con el cual entabló relación con el círculo de literatos de esa generación.

La conquista almorávide obligó a Yehuda a trasladarse, como otros tantos judíos, a Toledo. Años después, contemplando el estado precario en el que estaban las aljamas judías en Andalucía por el progresivo desmoronamiento de los almorávides y las campañas cristianas en la zona, decidió viajar a Tierra Santa cruzando Egipto, donde encontró amigos que intentaron persuadirle de su idea de llegar hasta Palestina, algo que, todavía hoy, es un misterio.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual