Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tribunales

Absuelto un vecino de Buñuel demandado por el exalcalde

  • Santiago Mayayo y el secretario municipal pedían 11.700 euros a Argimiro Cerdán por injurias

0
29/03/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • Jesús Manrique. Tudela
El vecino de Buñuel Argimiro Cerdán Martínez ha sido absuelto de dos delitos de injurias y calumnias tras la demanda interpuesta contra él por el exalcalde de esta localidad, Santiago Mayayo, y el actual secretario del ayuntamiento, José Antonio Pérez. Pedían una multa de 5.700 euros -3.600 por calumnias y 2.100 por injurias-, y una indemnización de 6.000 euros que dijeron que donarían a una ONG. Alegaban, entre otras cosas, que este vecino les había acusado de incurrir en delitos de prevaricación o falsedad en documento público en escritos presentados en el ayuntamiento o en recursos que interpuso ante el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) y que fueron desestimados. La Fiscalía, por su parte, solicitaba 3.360 euros de multa.

En la sentencia del juzgado de lo Penal nº 2, que es recurrible, el magistrado dice que, tras examinar los citados escritos, Argimiro Cerdán no cometió ninguno de los dos delitos y lo absuelve de ambos.

ORIGEN DEL CASO

Los hechos se remiten a 2009, cuando hubo un conflicto entre este vecino y el ayuntamiento por un camino junto a su parcela que aseguraba que era suyo y no de propiedad municipal.

Cerdán presentó entonces una serie de escritos ante el ayuntamiento y varios recursos ante el TAN para defender su postura. El exalcalde y el secretario consideraron que suponían sendos delitos de calumnias e injurias contra ellos.

En cuanto al de calumnias, la sentencia señala que varias de las afirmaciones de este vecino en los citados escritos no van referidas ni a Santiago Mayayo ni al secretario, sino a otras personas o entidades. En concreto, el juez cita a Lucio García, alcalde en funciones en un pleno del 22 de julio de 2009 en el que se aprobó que el ayuntamiento recuperara la posesión del camino público -el alcalde se ausentó porque afectaba a un familiar-; los concejales que votaron a favor del acuerdo; el entonces presidente de la Mancomunidad de Aguas del Moncayo, José Mª Vázquez Royo; la junta de gobierno del Sindicato de Riegos; y el Sindicato de Riegos del Canal Imperial de Aragón de Buñuel.

ARGUMENTOS DEL JUEZ

La sentencia añade que en otras ocasiones no se sabe con exactitud a quién se refiere el vecino, ya que no concreta algunas de sus acusaciones de calumnias, injurias, falsedad en documento público, etc. “En todos los casos no se menciona a los querellantes por sus nombre ni por sus cargos”, recalca.

Luego cita algunas acusaciones del vecino referidas específicamente al Ayuntamiento de Buñuel o el secretario, pero la sentencia insiste en que el acusado no describe hechos concretos, sino que lanza “acusaciones vagas e inconcretas y siempre que menciona algún delito lo hace anteponiendo el adjetivo de presunto”. “No se aprecia ánimo de difamar a los querellantes, un deseo específico de menoscabar su honra y pública consideración”, añade la sentencia.

En cuanto al delito de injurias, el magistrado dice que es necesario que se concrete la persona ofendida, no bastando la denuncia genérica del hecho para que alguien se sienta ofendido. “Las manifestaciones del acusado quedaron circunscritas a recuerdos presentados ante el TAN, que los desestimó. De esta forma, la dignidad, fama y propia estimación de los señores Mayayo y Pérez no sufrieron merma alguna”, concluye la sentencia.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual