Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
FUSTIÑANA

Homenaje a la centenaria Carmen Gil

  • El ayuntamiento le regalo una réplica de la torre de la iglesia, los jubilados un ramo de flores y también cantaron los auroros

Carmen Gil, sentada a la derecha, entre familiares y representantes municipales, entre otros.

Carmen Gil, sentada a la derecha, entre familiares y representantes municipales, entre otros.

Carmen Gil, sentada a la derecha, entre familiares y representantes municipales, entre otros.

u.a.
0
Actualizada 12/04/2014 a las 06:01
  • U.A./ ANDRÉS VITAS
Fustiñana quiso este martes rendir homenaje a la vecina Carmen Gil, que cumplió sus 100 años de edad. Para ello, representantes del ayuntamiento, con el alcalde Juan Antonio Sola a la cabeza, acudieron al domicilio en el que vive con su hermana Josefina, de 87 años.

Una vez allí, se le hizo entrega de una réplica de la torre de la iglesia de la localidad y también recibió un ramo de flores de la junta de los jubilados. Además, en el acto participaron los auroros, que le dedicaron algunas canciones, entre ellas una alusiva a su centenario.

Carmen agradeció a todos su asistencia y ahora tiene previsto celebrarlo con familiares con una misa y una comida el próximo sábado.

DATOS BIOGRÁFICOS

La homenajeada, nacida el 8 de abril de 1914, entró en la orden religiosa Concepcionista con 16 años. Fue la segunda de 7 hermanos y actualmente quedan con vida ella misma y Josefina.

Durante su trayectoria dirigió varios conventos, como los de Burgos, Ponferrada, Manzanares, Granada o Marcilla y en 1976 pidió al Papa Pablo VI salir del convento para dedicarse a cuidar a su hermano José, que era sacerdote.

Más adelante se trasladó a Fustiñana a vivir con su hermana, aunque siguió colaborando con la iglesia ayudando en las misas a dar la comunión o a visitar enfermos.

Carmen se encuentra bien y este martes aseguró que para llegar a los 100 años "hay que pasar una guerra que me hizo fuerte". Mantiene perfectamente su memoria y recuerda que tuvo como alumna a Manuela Azaña, sobrina de Manuel Azaña, que iba a menudo a visitarla.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual