Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
balsa de la Hoya del Mostaz

Medio Ambiente investiga la muerte de cientos de peces en Corella

  • Desde hace 4 meses aparecen unos 70 peces muertos diarios en la balsa de riego La Estanca sin saber la causa

El guarda Enrique Pérez muestra una de las anguilas que se sacaron de la balsa a una piscina para estudiar lo que está ocurriendo

Medio Ambiente investiga la muerte de cientos de peces en Corella

El guarda Enrique Pérez muestra una de las anguilas que se sacaron de la balsa a una piscina para estudiar lo que está ocurriendo

DN
0
28/02/2014 a las 06:01
  • DN. Corella
El departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra está investigando la muerte de cientos de peces en la balsa de la Hoya del Mostaz de Corella, más conocida como La Estanca. El problema comenzó hace más de cuatro meses y, desde entonces, están apareciendo entre 60 y 70 ejemplares muertos cada día.

Medio Ambiente sigue realizando análisis tanto del agua del embalse, propiedad del Sindicato de Riegos de Corella y que se utiliza para regar los campos y como zona de ocio y pesca, como de los peces para intentar encontrar la causa de lo que está sucediendo. El agua procede del río Alhama, que también llena la balsa de La Estanquilla de la ciudad, aunque en este caso no ha habido problemas.

BUSCANDO LA CAUSA

El guarda rural Enrique Pérez, que controla toda la actividad de la Asociación de Cazadores y Pescadores La Hoya del Mostaz, explicó que la alarma saltó hace cuatro meses cuando empezaron a aparecer peces muertos como lucios, percas, carpas, anguilas y también cangrejos. "Este problema nos está produciendo mucha incertidumbre. Por un lado, se han descartado algunas causas con los análisis y ahora estamos barajando la posibilidad de que se haya desarrollado algún tipo de algas que están causando las muertes", afirmó.

Una de las primeras medidas que se adoptó hace cuatro meses fue capturar 14 carpas y casi 30 anguilas y llevarlas a una piscina artificial para comprobar su evolución. "Salvo en la primera semana, a primeros de octubre, que murieron dos carpas, posiblemente por las heridas del anzuelo, ya no se ha producido ninguna muerte más. Sin embargo, en el embalse se siguen dando, principalmente lucios", añadió el guarda, quien adelantó que, probablemente, en próximos días se volverán a llevar los peces al embalse.

Además, se realizaron análisis del agua que descartaron algún vertido de productos peligrosos. También se comprobó que la causa no era la falta de oxígeno y se ha comunicado a los pescadores que intenten mantener con vida algunos de los peces para poder analizarlos.

A pesar de todo, la población de peces no se ha resentido en exceso, aunque otro problema es la presencia de siluros desde hace unos tres años. "Devoran todo tipo de peces y pueden llegar a poner 25.000 huevos por cada kilo que pesan", explicó Enrique Pérez.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual