Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Fiestas en Navarra 2011
Fiestas en Navarra 2011

Una pochada popular pasada por agua

  • Se guisaron 500 kilos de alubia navarra, 50 más que en 2010, y se repartieron entre unos 2.100 comensales

Imagen de la noticia

Una pochada popular pasada por agua

La cuadrilla El Tresquilón se cobijó dentro del bar El Galo de Lerín. S.E.

Imagen de la noticia

Una pochada popular pasada por agua

"Los Dandys" comieron en la calle bajo un toldo impermeable. S.E.

Imagen de la noticia

Una pochada popular pasada por agua

José Mª Enciso Ruiz, "El Kubala". S,E,

0
Actualizada 19/08/2011 a las 02:58
Etiquetas
  • SUSANA ESPARZA . LERÍN

Las cuadrillas tuvieron ayer que esconderse -bajo toldos, en bares, en piperos o resguardadas bajo cualquier elemento que sirviera como techo- pero las ganas que tenían los vecinos de Lerín de celebrar la ya más que tradicional pochada pudieron a la lluvia. Llegado el medio día, la lluvia obligó a los comensales a trasladar sus mesas y sillas a las bajeras y locales que sirvieron como cobijo. Pocos fueros los que aguantaron sentados en la calle Mayor y los que lo hicieron fue bajo cubierta.

A pesar de las precipitaciones, cerca de un centenar de personas ya guardaba cola a las 13 horas para recoger las raciones correspondientes que se empezaron a repartir a las tres de la tarde. José María Enciso Ruiz, más conocido como "el Kubala", fue quien dirigió un año más la preparación del guiso. Junto a él, ejercieron como cocineros Pedro Castillo San Juan, Alesintxo Orozco Moreno, Vicenta del Prado Rojo, Paulino Sabino Solano, Ignacio Lanz Sordovilla, Javier Yerro Yerro, Álvaro Chocarro Medrano y los ediles Pachi Maestu y Jacinto Pérez.

Todos ellos comenzaron a preparar los ingredientes a las ocho de la mañana y media hora después comenzaron a cocer las alubias.

Para esta edición, el Ayuntamiento compró 50 kilos más de pochas que en las anteriores, ya que en 2010 se quedaron escasos. Se repartieron 500 kilos para unos 2.100 comensales que se acercaron hasta los bajos del ayuntamiento para recoger sus raciones en cazuelas y calderos.

Desde las nueve

Aunque en la calle Mayor de Lerín no se vivía el mismo ambiente que otros años, no faltó el buen humor dentro de las bajeras y chabisques. La cuadrilla conocida como Los Piratas se refugió de la lluvia en el local de Guillermo Sánchez Inchusta, miembro del grupo. "A las nueve de la mañana hemos venido a coger sitio y a las doce hemos puesto las mesas dentro de la bajera" , explicó Sánchez. Uno de los amigos aseguró que la lluvia no impidió la celebración. "El ambiente es mayor cuando todos comemos en la calle, pero lo importante es pasarlo bien con amigos", destacó Pedro José Sánchez Suescun.

Otros eligieron el bar El Galo para disfrutar de la cita gastronómica, como la cuadrilla El Tresquilón que, además de las pochas, comieron solomillo y carrilleras. "Lo más importante es juntarte con los amigos y disfrutar de la jornada desde la mañana. Este año nos hemos disfrazado con pijamas para venir a comer", explicó Fernando Montes Azqueta, uno de los amigos. El dueño del bar, Roberto Sánchez López, comentó que la pochada popular es uno de los días con más movimiento en Lerín. "Desde la hora del vermú hasta la noche el ambiente es muy bueno", destacó Sánchez.

JOSÉ MARÍA ENCISO RUIZ "EL KUBALA" ENCARGADO DE COCINAR LAS POCHAS

"Todavía no revelaré el secreto"

Ya son 27 años los que lleva el vecino de Lerín José María Enciso Ruiz preparando este plato típico navarro. Comenzó en Sesma en el año 1984 y, poco después, se hizo cargo de la pochada de Lerín. Se le conoce como "El Kubala" porque en su juventud, cuando se dedicaba a la venta de helados, aprovechó la llegada de un jugador al Barcelona para vender sus productos. "Helados Kubala, si no los vende los regala", gritaba, según él mismo, por las calles de Lerín. Ayer tuvo unas palabras para el que hacía como pinche en Sesma, Javier Etayo, que falleció hace dos meses.

Un año más fue el encargado de dirigir la improvisada cocina instalada en los bajos del ayuntamiento de Lerín. "Claro que mi receta tiene un secreto que no revelaré. Sólo se la diré a mis ayudantes cuando ya no pueda más", explicó "El Kubala", que no se mostró nada satisfecho con el resultado de este año. Pero solo fue él, porque el resto de comensales garantizó haber comido un guiso de diez. "Podían haber salido muchísimo mejor. No estoy contento con el resultado", ratificó Enciso.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual