Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ARQUEOLOGÍA

Un grupo de voluntarios excava el pasado de la judería de Estella

  • Los fines de semana de septiembre y octubre unas veinticinco persona realizarán este trabajo

Imagen de la noticia

Un grupo de voluntarios excava el pasado de la judería de Estella

El grupo de voluntarios que trabajó ayer en la excavación de la judería nueva posa en la primera cata que se ha ampliado. R.A.

Imagen de la noticia

Un grupo de voluntarios excava el pasado de la judería de Estella

La segunda cata, cerca del castillo de Belmecher. R.A.

Imagen de la noticia

Un grupo de voluntarios excava el pasado de la judería de Estella

Arranque del torreón de Belmecher junto a la judería. R.A.

0
Actualizada 11/09/2011 a las 02:01
Etiquetas
  • R.A. . ESTELLA

Veinticinco voluntarios tratan de bucear en la historia de la judería nueva de Estella más allá de la información que aportan los documentos. El método no es otro que la excavación arqueológica, la búsqueda directa de restos bajo tierra que puedan esclarecer cómo y hasta cuándo vivieron los judíos en este barrio de Estella. El Centro de Estudios Tierra (CETE) emprende estos días una nueva campaña de trabajo que es continuación de la que ya se iniciase en el año 2008 y con la que se pretende añadir cada año nuevos datos al pasado de la judería de Estella.

El grupo de voluntarios, al que se sumarán en ocho fines de semana 25 personas bajo la dirección de Txemi Legarda, se encargará de rastrear el terreno en busca de información. "La documentación sobre los judíos en Navarra está profusamente estudiada por los trabajos de medievalistas como Juan Carrasco, un experto en la materia. La única manera de obtener nuevos datos es realizar una excavación de investigación. A diferencia de otros proyectos como el de los castillos, en el que la idea es hacer aflorar las ruinas y prepararlos para la visita turística, aquí lo que se pretende es excavar, estudiar y tapar", expone Legarda.

¿Qué es lo que se sabe de la judería nueva de Estella? Este asentamiento judío, antiguamente denominado Elgacena y que venía a suponer el 10% de la población de la ciudad, se trasladó desde una ladera norte junto al castillo de Zalatambor, hacia otra situada en la zona oriental bajo la protección del otra fortaleza, Belmecher, en el año 1.135. El barrio, que estaba protegido por una muralla que se restauró precisamente hace tres años, data, por tanto de principios del siglo XII.

¿Cuándo se abandonó? Es algo que no se sabe a ciencia cierta. "Podemos presumir que fue a partir de 1498, cuando en Navarra se empieza a cumplir el decreto de expulsión de los judíos. Tenían la opción de convertirse o marcharse, pero no sabemos lo que hicieron aquí en Estella. Muchos años después estos terrenos pasan a manos privadas, primero a un caballero, y después a diversos propietarios hasta llegar a hoy. Hasta cuándo estuvo aquí el barrio judío, no lo sabemos", relata Legarda.

¿Cómo empezar a buscar? El trabajo de los voluntarios durante estos dos meses se articulará en torno a cuatro catas. Una de ellas es una ampliación de la campaña anterior, en la que aparecieron restos de una casa, así que la superficie original de 5x5 metros se ha ampliado a 5x7 para tratar de localizar el cierre de los muros y también avanzar en la excavación de varios niveles de incendio localizados.

Separarlo de Belmecher

Pero la primera misión de la nueva temporada será intentar delimitar el espacio que ocupaba la judería. Para ello se ha abierto una segunda cata de 4x2 metros que la semana próxima se va a ampliar a 4x4 a contraterreno para buscar el muro interior de separación de Belmecher de la judería. La tercera, de 5x2 metros, se realizará en la torre de la que aún quedan restos en el extremo de la muralla exterior de la judería. Por último, una cuarta cata de 7x3 metros que se realizará entre dos viviendas buscará información sobre las mismas.

En la excavación se espera que aparezcan numerosos restos que arrojen luz sobre la vida en la judería, aunque lo que no se espera son hallazgos monumentales. "Los edificios más importantes que podríamos encontrar son las sinagogas, que se cree que había dos. Pero estas construcciones se diferenciaban poco de una casa corriente", matiza Legarda.

Huir del fetichismo del objeto

El recurso a los voluntarios para realizar campañas de excavación no es nuevo, dada la falta persistente de fondos para realizar trabajos institucionales de este tipo. Pero tampoco son tan comunes. "En el caso del CETE comenzamos a darle vueltas a la idea a raíz de las peticiones que nos llegaban con la campaña de visitas guiadas de Zalatambor, un campo de trabajo en el que no participan adultos. Muchos nos decían, "si tuviera oportunidad, ya me gustaría excavar". Proyectos de este tipo ya se han llevado a cabo en Italia y una vez lo vi también en Tudela. El trabajo que pueden sacar adelante los voluntarios no es la única ventaja. "Las campañas de voluntariado permiten acercar a la gente a la arqueología, hacerle aprender que lo importante no es encontrar un objeto, por bonito que sea. Hay que desterrar ese fetichismo", indica Legarda. "Con este tipo de proyectos se consigue también que los voluntarios aprendan y aprecien el patrimonio, de manera que se convierten en los mejores difusores del mismo", añade.

CLAVES

1 El calendario. La excavación se realizará los sábados y domingos de septiembre y octubre en horario de 8 a 14 horas. Para las jornadas del mes de octubre aún es posible incorporar algún voluntario más.

2 Los grupos. Cada fin de semana, en torno a una decena de personas va turnándose en las tandas de trabajo. En el último han estado sobre el terreno Iván Roldán Vergarachea, Mercedes Juániz Hernández, Alicia Alamillos Dean, María Puy Terán Lisarri, Gonzalo Arrarás Vidaurre, Eva e Ignacio Alfaro Cantón, Maite Pérez Reta, Esteban Ugarte Álvarez, Chema Pérez Sáenz, Juanmi Domblás García y Marisa Ruiz Amóstegui

LA CIFRA

25 VOLUNTARIOS Están inscritos en las diferentes jornadas de la excavación, ya que no necesariamente hay que ir a todas




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual