Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Estella disfrutó media hora más de cabalgata

  • La expedición de Oriente, de la mano de Peñaguda, estuvo arropada por el folclore local y las carrozas escolares

Imagen de la noticia

Baltasar entrando en la plaza de Los Fueros mientras sus ayudantes intentan hacer andar a su caballo que se resistió durante todo el recorrido. MONTXO A.G.

Imagen de la noticia

Todas las generaciones se agolpaban a la espera de los reyes. MONTXO A.G.

0
Actualizada 06/01/2012 a las 00:04
Etiquetas
  • M.M. . ESTELLA

La montura de Baltasar, un caballo cruzado negro de nombre Forest, pareció ayer aliarse con los niños a los que la visita de los Reyes Magos les sabe a poco. Su negativa a avanzar en ocasiones hizo que la comitiva ralentizara su paso o, incluso, se detuviera a la espera del monarca. Así, el recorrido por las calles, que había comenzado a las siete de la tarde y suele concluir en torno a las ocho y media, se prolongó casi dos horas. El resto de la visita cumplió con el guión que la sociedad Peñaguda prepara desde hace 54 años cuando tomó el relevo a los militares en la organización de la cabalgata.

Una salva de cohetes anunció a las siete de la tarde que la comitiva, nutrida con más de 400 personas, partía del asilo de San Jerónimo arropada por el folclore local y las carrozas de los colegios. La banda de música abría la cabalgata al son de las marchas Viva Pamplona y Luna Marchs. Tras ellos, la carroza del colegio Remontival llegaba repleta de estrellas plateadas con 34 pequeños y 20 padres. "Compré un libro de disfraces y este me gustó porque me pareció sencillo de hacer y asequible", comentaba Pachi Ochoa Lizarri.

Los txistularis Padre Hilario Olazarán abrían camino al rey Melchor, muy parecido a José Andrés Díaz de Cerio Soto; acompañado por sus pajes (Andrés Díaz de Cerio Casas; Mari Carmen Marcos Garín y la niña que portaba el cofre de oro Sara Monreal Murugarren). Por detrás, desfilaban el grupo de danzas Larraiza, los gaiteros Deierri y la carroza de Santa Ana.

El centro escolar se decantó por escenificar un coro infantil con la ayuda de 70 niños y 20 padres. "Siempre había tenido la idea de sacar a los pequeños cantando y como era complicado porque quizá no se les oiría se me ocurrió esta otra idea", indicaba Mikel Larrión López. El colegio abría el camino a Gaspar, al que muchos confundieron con Ángel Grimal Pérez, con sus tres pajes (Ana Arbizu Soto; Txus Pejenaute Llanos y llevando el incienso la pequeña Andrea Albalat Grimal).

Más de mil caramelos

La comitiva continuaba con los danzaris de Ibai Ega, gaiteros de Estella-Lizarra y la carroza del colegio Mater Dei, con un buzón rodeado de 50 niños disfrazados de cartas y 40 padres. "Hicimos un concurso de ideas en el que los niños presentaban sus propuestas con dibujos. Se premió a la más original que imaginaron Iván Sánchez Montero y Naia Sánchez Valiente", indicaba Ana Valiente López de Lamela.

El colegio daba paso al rey Baltasar, que recordaba a Carlos López Narrica, igualmente rodeado de su cortejo (Mirentxu López Vega; Jorge Iribas Cardona y a cargo del cofre con la mirra el niño Asier Mangado López). Aún quedaba una cuarta carroza, la que desde hace dos años trae el colegio de dentistas. "Repartimos caramelos sin azúcar, pasta de dientes y cepillos de dientes. Hacemos una excepción con las monedas de chocolate, pero es que es lo típico del Ratoncito Pérez", comentaba Amaya Fernández Andueza, gerente del colegio.

Miles de personas en un atardecer con 11 grados de temperatura enmarcaron la cabalgata a su paso por San Francisco Javier; La Coronación; San Andrés; Baja Navarra; plaza de Los Fueros; Calderería; Plaza Santiago; Recoletas; Yerri; Inmaculada y el edificio consistorial, donde a partir de las nueve de la noche se abrieron las puertas para la recepción de los reyes a los niños, a los que, por cortesía del Ayuntamiento, se les regaló una caja de pinturas. Además, la comitiva dejó a su paso 1.300 kilos de caramelos y cientos de balones.

Pero antes del encuentro con los más pequeños, en la plaza de Los Fueros, los reyes protagonizaron la adoración al Niño ante el Nacimiento encarnado por la que fuera presidenta de la Peñaguda, Dori Casado Sillero, su marido José Martínez Pérez y el pequeño de cuatro meses Unai Barber Boneta. El pequeño es el bisnieto de uno de los socios fundadores de la sociedad organizadora, Jesús Azcona Gastón, de 83 años.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra