Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
MERCHE OSÉS URRICELQUI PRESIDENTA DEL CENTRO DE ESTUDIOS TIERRA ESTELLA (CETE)

"La autovía del Camino ha hecho que la gente se quede"

0
Actualizada 21/08/2011 a las 01:05
  • E. FERNÁNDEZ/ C. LIPÚZCOA . ESTELLA

Merche Osés Urricelqui (Pamplona, 1976) es presidenta del Centro de Estudios Tierra Estella (CETE) desde 2007 y acaba de ser reelegida por otros cuatro años. Estellesa de residencia y de corazón (nació en Pamplona por motivos hospitalarios), es además profesora de Geografía e Historia del IES Tierra Estella y conoce a la perfección la evolución histórica y urbanística de la justamente llamada "Toledo del norte".

¿Cuándo se desarrolló Estella?

Hasta principios del siglo XX, Estella tenía todavía una estructura medieval con tres barrios amurallados e independientes: San Pedro de la Rúa (en la margen derecha del río Ega) y San Miguel y San Juan (en la izquierda). En esa época hubo un primer desarrollo económico y fue necesario demoler las murallas para abrir la ciudad. En 1905 se derriba el portal de Santiago y en 1906 la puerta fortificada de La Gallarda. Para absorver el tráfico rodado se proyecta el paseo de la Inmaculada, paralelo a la calle Mayor, y se ensancha el puente del Azucarero (1908).

¿Alguna otra actuación principal?

Como la calle de San Nicolás es demasiado estrecha se sustituye por una vía paralela más amplia, la de Fray Diego de Estella y, también, en 1935, se construye el túnel de Zalatambor, que sacará fuera del casco urbano el tráfico que circula por la carretera nacional Pamplona-Logroño.

¿Cómo afecta la industrialización de los años 60 a la ciudad?

Se extiende por las carreteras que llevan a Vitoria; a Pamplona, donde se construye el barrio de la Merced; y a Logroño, lo que dará lugar a la calle Carlos VII. Asimismo, la ladera meridional del Puy (barrio de Lizarra), que hasta entonces sólo tenía viñas y olivares, se llenará de apretados bloques de viviendas, mientras que en la parte más elevada se construirán dos centros educativos y un convento.

¿Y las últimas décadas del s.XX?

En los 70 continúa la ocupación de la ladera norte del Puy, que se colmará de chalés unifamiliares y después, de pisos, algo que sucede también en la zona de Santa Bárbara y en Irache. En la década de los 80 se rehabilita el centro de la ciudad, que sufre un gran deterioro debido a la marcha de los habitantes del centro. Y en la década de los 90 y los 2000, a causa del boominmobiliario y de la construcción de la autovía del Camino, se desarrollan nuevas zonas de urbanizaciones en Ibarra, Zaldu, Ayegui, la segunda fase de Irache -con viviendas adosadas- y La Tejería, que ahora está paralizada. La autovía del Camino impulsa el desarrollo urbanístico y hace que la gente se quede en Estella, porque permite vivir en la zona y trabajar en Pamplona o en Logroño.

¿Cómo ve el futuro de la ciudad?

Con la crisis actual, el futuro está complicado. Las autoridades tienen que trabajar mucho para promover el empleo industrial y, sobre todo, de servicios, porque la economía estellesa se ha basado siempre en los servicios (comercio, curtidos, artes gráficas, talleres de reparación...) También hay que promover el turismo, porque hay un gran patrimonio artístico y de recursos naturales con un gran potencial en toda la Merindad.

1957

Estella tiene unos 8.000 habitantes y está iniciando su industrialización. El río Ega (1), procedente de Álava y al que acaba de unirse el río Urederra (2) en Galdarráin (3), atraviesa la ciudad. Estella se ubica en una cubeta rodeada de montañas, de altura moderada pero que condicionan enormemente su desarrollo: El Puy (4), Peñaguda (5), San Lorenzo (6), Cruz de los Castillos (7), Oncineda (8), Santa Bárbara (9)o Ibarra (10). En un segundo plano se encuentra Montejurra (11), un enclave histórico del carlismo, a cuyo pie se sitúa el monasterio Sta. María la Real de Irache (12), construido entre los siglos VIII y XI. Estella linda al oeste con el municipio vecino de Ayegui (13), al que se accede por la carretera de Logroño (14), y al este con Villatuerta (15), por la carretera de Pamplona (16). La ciudad se comunica con la capital alavesa por la carretera de Vitoria (17) y por el ferrocarril de vía estrecha Estella-Vitoria (18), que unirá estas dos localidades hasta 1967. Su estación de ferrocarril (19) se convertirá posteriormente en estación de autobuses. Cerca de ella, en el mayor de los meandros que dibuja el río a su paso por la ciudad, se encuentra el popular parque de Los llanos (20), una hermosa arboleda que alberga en su interior los conventos de San Benito y de Santa Clara. En la imagen se observan también la nueva plaza de toros (21), los antiguos cuarteles (22), la plaza de los Fueros (23), que está unida a la estación del ferrocarril por la calle San Andrés y los restos de la antigua plaza de toros (24).Asimismo destacan las dos grandes vías para conducir el tráfico: el paseo de la Inmaculada o del Andén (25), paralelo a la calle Mayor; y la calle Fray Diego de Estella (26). Enfrente del cementerio (27)y del convento del Verbo Divino (28), del s. XVII, se advierte ya el barrio de La Merced (29), fruto de la incipiente industrialización y cuya 1ª fase de viviendas data de 1955. La Merced albergará en 1958 la fábrica de electrodomésticos Agni, la más grande de Estella y que ocupará a cerca de 800 obreros. Ya fuera de la ciudad, se ve el campo de fútbol del C.D. Izarra (30) en la carretera de Allo (31)y, en la carretera de Tafalla (32), el antiguo término de Noveleta (33).




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual