Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
feria

Antigüedades y precios bajos sí se venden en Estella

  • El reclamo de la feria de antigüedades para atraer visitantes a Estella este domingo funcionó gracias a una envoltura de precios reducidos en hostelería y comercio, con el pincho y la consumición a 2 euros y descuentos de hasta el 20%

Un surtido variado Uno de los expositores que ayer se podían ver en la feria de Estella.

Antigüedades y precios bajos sí se venden en Estella

Un surtido variado Uno de los expositores que ayer se podían ver en la feria de Estella.

montxo a.g.
0
18/06/2013 a las 06:01
Etiquetas
  • m.m.estella
OFERTA rebajada en hostelería; promociones en comercios y buen tiempo. Estos fueron los tres ingredientes que ayer dieron con la fórmula para que la novena edición de la feria de antigüedades y almoneda de Estella no se quedara constreñida a los veinte puestos de la plaza de Santiago, sino que proyectara el flujo de visitantes por todo el centro urbano.
Como en anteriores años, el visitante podía encontrar en la plaza de Santiago los objetos más curiosos, hasta bombas y granadas, mientras que en quince bares la oferta en miniatura gastronómica acompañada de un zurito o un vaso de vino se abarataba hasta los 2 euros. Una rebaja que también adoptaron la mayoría de los 42 comercios que se adhirieron a la campaña con descuentos que oscilaban entre el 10 y 20%.

El resultado era visible en una mañana de sábado en la que, de habitual, la ruta de bares y comercios se nutre con caras conocidas de la ciudad o de la comarca. Ayer, como subrayaban detrás de la barra y mostradores, había nuevos clientes. Muchos con el folleto en mano que el puesto de información de los comerciantes instalado en la plaza Santiago distribuía con la relación de establecimientos en las que ofrecían estas promociones especiales.

La feria, que ya suma su novena edición, se fraguó para apuntalar una actividad comercial con gran arraigo en la ciudad del Ega en la que actualmente conviven cinco establecimientos dedicados al sector. Este domingo, acudieron con sus expositores tres de ellos y la representación foral se completó con Antigüedades Juan Manuel Alba, de Tudela. El resto procedía de Arnedo (La Rioja); Aranjuez y Alcalá de Henares (Madrid); Derio (Vizcaya); La Puebla (Zaragoza); Zaragoza; Tolosa (Guipúzcoa) y San Sebastián, además de cuatro franceses de San Juan de Luz, Ciboure y Biarritz.


Nuevas incorporaciones

Salvo dos nuevos, la mayoría repetían en esta cita bianual, que también se celebra en septiembre y suma cinco años de andadura. Los que estrenaron espacio en la plaza Santiago -con un horario común de 10.30 a 20.30 horas -eran de Alcalá de Henares y otro de Zaragoza. "Ayer (el viernes para el lector) un amigo me comentó que se organizaba esta muestra en Estella y decidí acercarme porque las tiendas se nos han quedado frías, no son tan ágiles como un mercado en la calle en el que llegamos más fácil a la gente", comentaba Pedro Cruz Marqués, de Antigüedades Banarie de Zaragoza. "Y estoy contento. Se trata de un lugar muy agradable".

Antonio García Fernández y Lola Martínez Redondo aprovecharon su estancia en la feria de Pamplona para acercarse a la de Estella. "Tengo clientela en la capital navarra como en la de La Rioja por lo que me parece un sitio estratégico para que se acerquen ambos. Además, me gusta la iniciativa de que sea en la calle lo que nos permite mostrar a todo el mundo qué se vende en nuestras tiendas, no sólo artículos de lujo. Es mejor que un pabellón en el que el público es más específico", decían los propietarios de Antigüedades García Martínez, de Alcalá de Henares (Madrid).

Pero además de las incorporaciones, la asociación también valoró la fidelidad de los que repiten como ejemplo de que la feria funciona. De hecho, el sumar ya nueve ediciones ha hecho que en el calendario anual de exposiciones de anticuarios confeccionado por el sector se incluya la de Estella. Y entre los asiduos también gente del otro lado de los Pirineos porque, como indicaba Maguy Souquet, de Brocante Basque de San Juan de Luz, se acercan a un lugar con tradición en este sector.

"La gente de Estella entiende de antigüedades. Por eso nosotros intentamos aquí vender piezas menos vistas que las del país", indicaba Souquet. Para ella no era tan inusual una feria al aire libre, frente a la costumbre más arraigada en el país de cobijarlas en pabellones. "En Francia las antigüedades salen a la calle porque hay que buscar al cliente". Y a ellos, precisamente, también les encontraron para venir a Estella. "En la feria de Munilla (La Rioja) se nos acercaron desde la asociación de comerciantes para invitarnos. Y si aquí seguimos al cabo de cinco años será por algo". Aunque también varios anticuarios indicaron que los 100 euros que pagan por instalar el puesto les parecía excesivo.


"LOS JÓVENES, SIN CULTURA DE ANTIGÜEDADES"

"Se ha perdido el concepto de antigüedad entre los jóvenes, que no saben valorar y les da igual un mueble de Ikea que uno Isabelino. Al final este sector acabará en pocas manos para una clientela selecta. Aunque ferias así sirve para que la gente nos conozca y vea que aquí se venden artículos de todo tipo y a muy diferentes precios"


"TENEMOS UNA FERIA YA ESTABILIZADA"

"¿En auge? No me atrevería a decir tanto, pero sí que tenemos ya una feria estabilizada. Si hace buen tiempo prefiero la calle porque abrimos la tienda a todo tipo de clientelas. Aunque las antigüedades en general han caído en ventas a la décima parte y seguimos los incombustibles. Yo llevo ya tres décadas en este sector".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual