Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

El patrimonio subterráneo de Lodosa

  • Javier Martínez Giralda, profesor de la Escuela de Música de Estella, sugiere visitar las cuevas vivienda de Lodosa. Un lugar con mucho peso etnográfico. Son vestigios de la conquista árabe, cuando comenzó a propagarse esta construcción por España.

Imagen de la noticia

Javier Martínez Giralda (dcha.) atiende a las explicaciones que Florencio Duque Campo le realiza dentro de una de estas construcciones. MONTXO A. G.

Imagen de la noticia

Imagen exterior de una cueva rehabilitada incrustada en la roca. MONTXO A.G.

1
Actualizada 07/01/2012 a las 01:02
Etiquetas
  • M. M. E. . ESTELLA

Asolo 500 metros del casco urbano. Allí, en la parte baja de la peña de Lodosa y entre las decenas de cuevas excavadas en su roca caliza. Este es el escenario de muchos de los recuerdos de infancia de Javier Martínez Giralda, profesor de la Escuela de Música de Estella de 33 años. Un lugar, para él, con mucho encanto y peso etnográfico y cuya visita hoy -que recomienda fervientemente- le retrotrae siempre a aquellos ratos de libertad con amigos.

Residente ahora en Luquin pero vecino de Lodosa hasta pasados los veinte años, esta zona fue el territorio de juegos preferido de su cuadrilla hasta la adolescencia. Cabañas con palés a modo de trinchera, combates simulados. Todo, en un lugar repleto de cuevas artificiales, donde llegaron a habitar cerca de un centenar y medio de familias hasta la década de los sesenta del siglo pasado. Entonces, las lluvias del otoño de 1961 obligaron a desalojarlas por peligro a quedar sepultadas y con ellas se bloqueó, casi totalmente, el cobijo en este tipo de arquitectura subterránea que se propagó por la península con la conquista árabe al derivar de la tradición bereber del norte de África.

En Lodosa, comenzaron a aparecer a primeros del siglo XIX y en 1934 llegaron a ser 220. Cerradas hoy muchas de ellas y convertidas otras en almacenes, merenderos o perreras, la voluntad del departamento de Turismo del Gobierno de Navarra hizo que en el año 2007 se abriera la puerta a la rehabilitación. La cueva propiedad de los hermanos Duque es un ejemplo. Javier Martínez Giralda la recorrió por última vez con Florencio y María Puy Duque Campo el pasado mes de diciembre. "Se perciben las marcas del pico. Era un trabajo muy arduo. Una construcción muy inteligente. Nada de humedad y una temperatura constante de 18 grados", comentó. De esta agradable sensación térmica se acuerda. De niños se metían por sus recovecos. Jugaban al escondite. "Y también cogíamos pulgas, pero nos gustaba estar. Ahí no teníamos que dar explicaciones a nadie de lo que hacíamos e íbamos siempre, fuera invierno o verano", indicó.

Su abuelo Manuel Martínez Vergara nació en una de ellas. "A mí no me tocó vivirlo, claro, y tampoco solía contar él mucho de su estancia. No por el sitio, sino más bien por la etapa histórica de la Guerra Civil que le tocó vivir allí", aclaró.

Abiertas a visitas

Ahora, los propios hermanos Duque permiten la visita a la suya, la mayoría son de propiedad privada, tan solo llamando al teléfono que facilitan en la misma puerta. "Son muy amables. Uno disfruta porque ves cómo se vivía allí hasta hace medio siglo. Ellos han recopilado mucha historia de quien habitaba cada una de ellas. Es una especie de museo etnográfico, bien trabajado y documentado", comentó.

Pero Javier Martínez no recomienda solo pisar estas cuevas, que se sitúan en tres zonas de la peña y que han vuelto a ser habitadas en algunos casos, sino recorrer también las calles de Lodosa -desde las propias cuevas es perfecta esta panorámica- en una ruta que él comenzaría en la plaza de España. Se transitaría así por las calles Mayor y Montserrat antes de llegar a la senda que accede a las cuevas de los Moros y se volvería a entrar a la calle del calvario para llegar a la otra zona de cuevas que arrancan en el punto limpio de Lodosa. El paseo concluiría, después de pasar por el parque El Medianil, en la plaza de España. Javi Martínez aconseja terminar con un frito de pimiento del piquillo del Bar Molina en la boca.

LA SALIDA DEL FIN SE SEMANA

CARACTERÍSTICAS

1 Primeros del s. XIX. Comienzan a aparecer entonces y llegaron a ser 220 en 1934. Hoy, se conserva parte.

2 Cueva tipo. Patio de entrada previo a un hall del que se accede a la cocina y una habitación secundaria a mano derecha y a la habitación principal y a un almacén a la izquierda. Al fondo, la nevera donde se almacenaba la nieve y conservaban los alimentos con entrada a la cuadra y conejera.

RUTAS COMPLEMENTARIAS

1 Hacia Sartaguda. La visita a las cuevas permitiría empalmar, según el protagonista, con un paseo de carácter más naturalístico por la orilla del río Ebro en dirección hacia Sartaguda para visitar, por ejemplo, el parque de La Memoria. El recorrido pasaría, entonces, de cuatro a diez kilómetros.

2 Más. En la oficina de Turismo de la localidad. Teléfono: 948 69 36 42.



  • chucho
    (08/01/12 22:00)
    #1

    Quisiera hacer una mención sobre que la rehabilitación de las cuevas se debiera a "la voluntad del departamento de Turismo del Gobierno de Navarra hizo que en el año 2007 se abriera la puerta a la rehabilitación". Tirando de hemeroteca y consultado con la agente de desarrollo del ayuntamiento, la voluntad fue del ayuntamiento, que se puso en contacto con el Servicio Navarro de Empleo y por fases se han ido rehabilitando varias cuevas. El personal contratado lo financiaba al 80% el SNE. Al César lo que es del César.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra