Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ESTELLA

En guardia contra la soledad

  • La asociación de voluntarios Nagusilán Estella se refunda para relanzar su servicio de acompañamiento a ancianos y discapacitados

Un buen puñado de miembros de Nagusilán se reunieron para la presentación oficial de su refundación en Estella.

Un buen puñado de miembros de Nagusilán se reunieron para la presentación oficial de su refundación en Estella.

Un buen puñado de miembros de Nagusilán se reunieron para la presentación oficial de su refundación en Estella.

montxo a.g.
08/02/2016 a las 06:00
  • R.aramendía. Estella
Hay personas que cada semana viven esperando el momento en que el voluntario de Nagusilán Estella que les visita llame a su puerta o a la de su residencia. La vejez o la discapacidad son situaciones vitales en que muchas personas se encuentran a merced de la soledad. Aunque la mayoría tienen sus necesidades vitales cubiertas y están asistidas, no todos cuentan con una familia o un entorno social que es conecte con el mundo. Un rato de conversación, un paseo, una partida de cartas o simplemente un rato de compañía es lo que ofrecen los 34 voluntarios de la asociación Nagusilán Estella-Lizarra, que aunque nació hace seis años como una rama de un colectivo guipuzcoano, ahora se refunda con una entidad y estatutos propios para dar más visibilidad e impulso a esta tarea.

Hace poco más de tres meses, con 18 miembros y sin una dirección clara, el colectivo se debatía entre disolverse y desaparecer o afrontar con valentía una revitalización, explica Teresa Rivero, secretaria y una de las integrantes más antiguas. “La llegada hace dos años de Tito Sánchez fue decisiva. Ha trabajado muchísimo, atraído a nuevos socios y mejorado la organización”, reconoce. También la colaboración de personas como la psicóloga del servicio social de base de Estella, Montse Equiza, aporta la perspectiva de los recursos institucionales existentes.

Hoy Nagusilán Estella-Lizarra hace un llamamiento a todos los voluntarios que quieran sumarse a su labor, puesto que aunque su crecimiento en los últimos meses ha sido muy rápido, la necesidad de ayuda es aún mayor. Especialmente, echan en falta más personal masculino.

Cada voluntario de Nagusilán ofrece a la organización el tiempo de que dispone, sin un mínimo ni un máximo. Hay integrantes que realizan visitas una o dos veces por semana, quien puede incluso un poco más. Alguno dispone de coche para trasladar a algún acompañado a su pueblo de origen, pero tampoco es un requisito imprescindible. Es más, el colectivo cuenta con un reducido número de miembros que a veces llevan música a las residencias. Cualquier habilidad puede ser bienvenida.

SIN MEDIOS ECONÓMICOS

El riesgo que ha puesto en peligro la persistencia de la asociación ha sido la falta de ingresos, ya que hasta ahora no han contado con ningún tipo de ayuda. San Miguel les ha cedido un espacio en los locales parroquiales para utilizarlo como domicilio social, lo que por fin les permite tener entidad como asociación y ser susceptible a partir de ahora de ayudas. Celebran reuniones periódicas el primer jueves de cada mes a las 10.30 horas en la casa de juventud.

La nueva etapa les ha llevado a pedir más voluntarios, pero también les ofrece la posibilidad de dar más ayuda. Desde el comienzo oferta se volcó en las cuatro residencias de Estella: San Jerónimo, Santo Domingo, La Luz y Oncineda, entidades profesionalizadas que son las que seleccionan a los residentes que necesitan el servicio de los voluntarios de Nagusilán.

También desde el comienzo se ofreció acompañamiento a personas y domicilios particulares y esta es la línea en que más se quiere trabajar a partir de ahora. “No tenemos ni idea de números, pero seguro que hay una gran necesidad”, vaticinan. A las familias interesadas en recibir apoyo de Nagusilán se les recomienda contactar con el servicio social de base de Estella.

Nagusilán cuida a los mayores y discapacitados, pero también a los suyos. En colaboración con Volcán de Fundación Caja Navarra se va a ofrecer sesiones de formación a los voluntarios que les proporcionarán conocimientos necesarios sobre el trato a las personas a las que ayudan, así como el código ético que deben cumplir y su deber de confidencialidad. Por otro lado, con su formación, los voluntarios quedan respaldados en otras cuestiones como los seguros.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual