Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
VIANA

El relevo del tamborilero marca el ritmo del día de la moneda en Viana

  • Su sucesor, de 9 años, convocó a los niños en el portal de San Felices para conmemorar la fundación de la ciudad

Toño Galar Abadía y Héctor Valencia García (delante).

Toño Galar Abadía y Héctor Valencia García (delante).

Toño Galar Abadía y Héctor Valencia García (delante).

montxo a. g.
04/02/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • m. martínez de eulate. Viana
Toño Galar Abadía no tocó el lunes su tambor. Él, quien ha sido durante los últimos cuarenta años -tiene 60- el tamborilero del día de San Felices, cedió su honor. Lo hizo, con ganas de otorgar ya el relevo -cansado en cierto modo después de todo este tiempo- pero muy emocionado a su vez por el significado que imprime una despedida.

Muchos recuerdos en su memoria que fue repasando durante su último recorrido por el centro de Viana acompañando a quien desde el lunes encarnará esta figura: Héctor Valencia García, de 9 años. Él será quien se ocupe desde ahora de esa llamada, la que convoca cada 1 de febrero a todos los niños en el portal de San Felices para iniciar la celebración del día en el que se conmemora la fundación de la ciudad. Porque fue allí, en dicho portal, donde se colocó la primera piedra en 1219 y donde ayer el sucesor tuvo un bonito gesto con su antecesor. “Toño se ha emocionado al darme las baquetas y yo le he tocado un solo”, contó el pequeño.

Los dos, acompañados por la comparsa de gigantes y gaiteros, marcharon en pasacalles por la calle Mayor en dirección a la iglesia de Santa María. Más de un centenar de niños, cada uno con su tambor, hicieron sonar este instrumento en un afán por realzar más esta fiesta tan señalada para sus vecinos. Fue el propio Toño Galar quien introdujo esta participación de los escolares en sus inicios como tamborilero. “Era una forma de meterles a los chavales esta figura, tan importante ese día. A mí me propuso serlo José María Los Arcos, el primer alcalde de la democracia, y retomamos así una tradición que se había dejado de lado unos pocos años. Yo acepté -en aquella época tocaba la caja en la charanga- y desde entonces he salido siempre. Ya son muchos años, y claro es muy bonito ver crecer a los niños contigo y que sigan hoy pegados a ti tirando del carro de sus hijos, pero llega un momento que ya pesa. Todo llega y todo pasa, como dice Serrat. Los chavales tienen que participar y hacer cosas. Héctor me cae muy bien y toca muy bien el tambor”, contó Toño Galar.

El niño, por su parte, se mostró encantado al haber sido el elegido. “Mi padre me lo dijo y me puse nervioso. Es una responsabilidad y me comprometo hasta los 18 años por lo menos. Me gusta mucho tocar. Salgo en fiestas, estuve también en una concentración de gigantes el día de mi cumpleaños y todo desde que un día con 3 años empecé a tocar un tambor que tenía en casa. Me encantó y me compraron otro mejor”, contó. El lunes, sonó sólo durante casi dos horas, antes del acto en el portal de San Felices. “Ha empezado por el barrio de la Vizcaína y ha pasado por El Cristo y Salcedo para parar en el centro 0-3, seguir por el Arrabal y terminar en el casco antiguo”, citó su madre.

Entonces se sumó la corporación municipal, encabezada por el alcalde regionalista José Luis Murguiondo, y autoridades invitadas como el diputado Íñigo Alli (UPN); los senadores Francisco Javier Yanguas y María Cristina Sanz (UPN-PP); la directora del Servicio de Acción Cultural del Gobierno de Navarra, Dori López; el parlamentario socialista Ramón Alzórriz; o el alcalde de La Brède (Francia), Michel Dufranc, como ciudad hermanada.

Ellos participaron en el reparto de la moneda, acto central del día, tras la celebración de una misa. A la salida, en la puerta, regalaron alrededor de 900 monedas de 1 euro a los niños, una entrega -como símbolo de prosperidad- que se implantó entre 1552 y 1558 para que de esta forma se recuerde siempre ese acontecimiento histórico de la fundación. “Es el día más señalado de entre nuestras festividades, está a la altura del día de la patrona, aunque se celebre de forma discreta. Este año no hemos ofrecido regalo a los niños en el portal de San Felices y sí hemos incorporado la actuación de la comparsa, con cuatro figuras, y los gaiteros”, explicó el alcalde, José Luis Murguiondo.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual