Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
patrimonio

Allo convierte en historia los rincones olvidados de su memoria reciente

  • La localidad estrena la recopilación del patrimonio inmaterial, un trabajo en el que han participado 18 vecinos

0
Actualizada 22/10/2015 a las 00:06
  • r.a. Estella.
Los testimonios del pasado de la vida cotidiana en Allo han quedado fijados para la historia en el trabajo sobre el patrimonio inmaterial de la localidad que acaba de concluir y que se presentó públicamente el pasado domingo. Se trata del relato de las costumbres, los usos sociales y los hábitos que desde la perspectiva de la etnografía enriquecen los datos históricos.

Una gran parte de las localidades navarras ya han abordado este reto de preservación puesto en marcha por la UPNA junto a Navarchivo y que está ejecutando la empresa Labrit Patrimonio. En la labor de cubrir toda la geografía foral el equipo recaló en Allo en septiembre de 2014, fecha en que comenzó el proyecto. Hasta abril de 2015, momento en que concluyó la recopilación, se ha contado con el testimonio de 18 vecinos, que entre todos han conseguido reunir más de mil pasajes y recuerdos a través de 32 horas de grabaciones. Las personas que con su memoria han contribuido a conservar parte de la historia de Allo son Jesús Macua, Gonzalo Garayoa, Rafaela Alonso Lucea, Agustín González Goicoechea, José Ramón Macua, María Luz Goicoechea García, Petra Les Macua, Javier López, Felipe Macua Osaba, María Zalduendo, Ángeles Sesma Martínez, María Luz Gómez Garayoa, Delia Marturet, Eladio Ganuza, María Teresa Montoya, José Luis Esparza, Alberto Martínez de Morentin, Santiago Ochoa y Jesús Mari Esparza.

Recuerdos compartidos

Sus aportaciones se presentaron el domingo en presencia de miembros del Ayuntamiento y representantes de la UPNA y la empresa elaboradora, Labrit Patrimonio. Fueron muchos los recuerdos comunes que salieron a relucir. José Ramón Macua rememoraba con especial viveza la celebración de los carnavales antes del miércoles de ceniza. Con cualquier trapo, y sólo con cambiar de sexo (los hombres vestirse de mujer y viceversa), se improvisaba un disfraz. Los más osados copiaban el atuendo de Adán y Eva y cruzaban la plaza desnudos, mientras la Guardia Civil corría tras ellos.

Ángeles Sesma recordaba cómo era común que las mozas tirasen el agua recogida en la fuente para volver a llenar allí los botejos, porque era el lugar donde iban los mozos a cortejar.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual