Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tierra Estella y Valdizarbe

Una investigación doctoral rescata la huella que dejó

La arquitecta estellesa Uxua Domblás trabaja en un método para socializar los paisajes urbanos a partir de este caso

Una investigación doctoral rescata la huella que dejó

Una investigación doctoral rescata la huella que dejó

Uxua Domblás Ibáñez posa ante la presa de Curtidores, un ejemplo paradigmático de cómo la industria del curtido cristalizó en el paisaje de la ciudad.

montxo a.g.
0
11/09/2015 a las 06:00
  • r. aramendía. Estella
La industria del curtido, que corrió peligro de desaparecer de Estella a manos de la crisis industrial de los 70, vuelve en este curso 2015-2016 a primera página de la actualidad. La arquitecta estellesa Uxua Domblás Ibáñez, investigadora de la cátedra Unesco de Territorio, Paisaje y Patrimonio de la Universidad del País Vasco (UPV), ha elegido el pasado curtidor de Estella como caso práctico para desarrollar en su tesis doctoral una metodología de socialización del paisaje urbano que pueda aplicarse a cualquier otro lugar y riqueza cultural. El director de tesis es Agustín Azcárate que trabajó, por ejemplo, en la socialización de la catedral de Vitoria con el Abierto por obras.

¿En que consiste socializar el paisaje urbano? “Se trata de dar a conocer el patrimonio de una ciudad sin que las personas se den cuenta de que están aprendiendo”, explica esta arquitecta de 32 años nacida en Estella, que cuenta con un master en Rehabilitación y Gestión Integral del Patrimonio.

La mano del azar ha intervenido decisivamente para configurar este proyecto. “Quería que mi caso práctico fuese sobre Estella, pero no tenía claro cuál. Entonces, el descubrimiento de la antigua tenería en la Casa de la Moneda me abrió los ojos sobre cómo la actividad curtidora, uno de los motores económicos de Estella en siglos pasados había transformado el aspecto y la cultura de la ciudad aunque tenemos muy poca conciencia de ello”, relata. En el caso de Domblás este hallazgo dibujó una curiosa pirueta del destino, puesto que ella misma es hija de Antonio Domblás, uno de los dos artesanos guarnicioneros que quedan en Estella, una actividad derivada en sí misma del curtido. “Fue como si el círculo se cerrase”, exclama.

Así nació el llamado Proyecto Piel, nombre que engloba a los trabajos que a partir de ahora se van a realizar. Los años 2015 y 2016 prometen ser de verdadera “agitación social” en torno a la industria del curtido, puesto que la investigación arrancará con al menos un año de actividades en torno al tema que implicarán una gran participación ciudadana.

Los primeros pasos ya se han dado. “Se pretende involucrar a todas las instituciones y asociaciones posibles”. De momento, la empresa Navark ha comenzado a dar a conocer la tenería de la Casa de la Moneda con dos visitas guiadas extraordinarias con motivo de la Semana de Música Antigua de Estella, la segunda de las cuales tendrá lugar mañana jueves. También la asociación de fotografía Afte-Lae va a preparar una actividad en torno al curtido con motivo del próximo Octubre fotográfico y el Museo Gustavo de Maeztu también está trabajando la idea de organizar una exposición en que se relacionen trabajos del pintor respecto a este tema. Más adelante, se tratará de implicar al Museo Etnológico de Navarra, que cuenta con utensilios antiguos de esta labor que fue artesanal.

Otra de las acciones previstas es una “work shop” de ciudades con tenerías, que se desarrollará con seis sesiones durante una semana, espacio ideal para recibir aportaciones de académicos, historiadores o simplemente curiosos de la materia.

PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Pero en esta investigación se quiere implicar además a la ciudadanía por distintos tramos de edad. También con Navark se está trabajando en la realización de un “cuaderno del profesor” para distribuir en centros escolares en que se explique a los alumnos la vertiente gremial, histórica y paisajística que ha tenido el curtido. Pasado y futuro se unirán para proponer a los adolescentes una gymkana-rallye fotográfico a través de Instagram. “Es un ejemplo de cómo puede trabajarse el patrimonio con las redes sociales y las nuevas tecnologías”, explica.

La tercera edad también puede ofrecer aportaciones fundamentales. “La tesis incluirá una serie de micro entrevistas a personas mayores que ayuden a rescatar como era la experiencia de ese trabajo y muchos detalles sobre el mismo, pero además quizá los jubilados puedan aportar mucha ayuda en tareas como rastrear en los archivos del Ayuntamiento con un taller de paleografía que queremos llevar a cabo”, puesto que el Proyecto Piel ya ha llegado al Ayuntamiento para recabar su colaboración.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual